Archivos en la Categoría: Tomo 12 – LVV: 339 al 366

Enseñanza 366

1. Desde lo alto del monte de la Nueva Sión os envío mi palabra, ¡oh, pueblo amado! En esencia, presencia y potencia me tenéis por vez postrera comunicado a través del entendimiento humano, medio que elegí por mi divina voluntad en este Tercer Tiempo para manifestarme aquí, para derramar mi Verbo entre los hombres y prepararlos para la perfecta comunicación de espíritu a Espíritu, y por medio de esta preparación poder recibir del hombre el culto perfecto a mi Divinidad.

2. Tiempo de preparación ha sido este, en el que el Padre seguido de sus huestes espirituales, ha venido a entregaros la lección abriendo el Gran Libro de la Vida, el Libro de la Sabiduría divina, el Libro de los Siete Sellos, para que este pueblo, leyendo página por página, escuchando la explicación divina de todas sus lecciones, pudiera convertirse en verdad en el discípulo del Espíritu Santo, en el apóstol fuerte que en este tiempo lleve con el ejemplo, el pensamiento y la palabra, mi Obra al corazón de esta humanidad; a este mundo que en estos instantes de entregaros mi último mensaje, se debate en su zozobra, en su dolor y en su propia sangre. Leer Más

Enseñanza 365

1. Discípulos, os he sentado a mi mesa y en ella os he ofrecido el rico manjar de mi enseñanza: Mi cuerpo y mi sangre, la palabra y la esencia de ella, para que por medio de este sustento seáis inmortales e invencibles en los grandes combates de la vida.

2. Vosotros me rodeáis y el Maestro penetra en vuestro corazón y contempla vuestra tristeza. ¿Por qué, mis hijos? Yo he venido a prepararos para la verdadera comunicación, en este tiempo que he estado entre vosotros manifestándome por el conducto del hombre sencillo y humilde, mas no ha sido ésta la mejor ni la más perfecta de las formas que Yo he elegido para comunicarme con la humanidad. Esta ha sido una comunicación preparatoria para que los ojos de vuestro espíritu puedan pronto verme venir sobre la nube y entonces pueda también vuestro espíritu fundirse con los ángeles en su elevación. Leer Más

Enseñanza 364

1. Lleno de amor vengo hacia vosotros para iluminar vuestra mente, para sensibilizar vuestro corazón con mi palabra.

2. Recibo en este tiempo al que está escuchando esta enseñanza y al que está fuera de ella, al que se ha olvidado de Mí, como también a aquél que ha formado un Santuario en el fondo de su corazón.

3. De gozo está el Maestro cuando contemplo que sois los buenos labriegos, que habéis exterminado de vuestros sembrados la mala hierba y habéis apartado de la semilla la paja, para hacerme presente sólo la espiga del trigo dorado.

4. Los que así trabajáis, habéis cumplido con la promesa que me hicisteis en el instante en que llegasteis ante mi presencia para confiaros la semilla y las parcelas. Por vuestra obediencia me hacéis presente la semilla multiplicada. Leer Más

Enseñanza 363

1. Discípulos amados, venid a escuchar la palabra que os hará fuertes. Tened la convicción de la verdad de mi Obra para que la practiquéis y con vuestro ejemplo vayáis mostrándola a vuestros hermanos.

2. Cuando el hombre se regenere, cuando mi verdad reine en él y sus virtudes triunfen sobre sus pasiones mundanas, entonces habrá comprendido mi Obra.

3. Grande es la labor de mis labriegos y el camino por recorrer es muy extenso. Su labor se ha iniciado y la semilla está sembrada, mas vendrán otros labriegos a recoger el fruto para ser nuevamente sembrada la semilla a través del tiempo. En vosotros está, pueblo mío, el hacer que se reconozca mi Obra en este tiempo y que la humanidad reciba la gracia de mi sabiduría infinita como nunca había podido sentirla. Leer Más

Enseñanza 362

1. El Maestro os recibe en su caridad infinita para que escuchéis su palabra.

2. Comprended lo que os confío espiritualmente para que os dispongáis a esparcir este Mensaje entre la humanidad, porque pronto llegará el momento en que ya no escuchéis mi lección a través de un portavoz; os lo he anunciado y mi palabra es de Rey y ha de cumplirse.

3. Desde 1866, preparé el entendimiento del hombre para transmitir mi palabra y esta manifestación ya toca a su fin.

4. Mi Obra no es nueva, estáis ya en el Tercer Tiempo, en el cual la humanidad se encuentra evolucionada. Leer Más

Enseñanza 361

1. Os encuentro orando y mi Espíritu se aposenta cerca de vosotros. Vengo a alimentarme de vuestro amor, de vuestra fe. He probado vuestros frutos y me son agradables, por ello os bendigo y os concedo la paz.

2. Vuestro espíritu ha sido probado en distintas formas por Mí, y cuando habéis pasado el momento doloroso, os eleváis preguntándome si os he abandonado, y muy pronto os habéis encontrado Conmigo. En verdad os digo, que no estáis solos y que vuestra fe os ha hecho vencer las penalidades y las grandes pruebas de este tiempo.

3. Vosotros que habéis recorrido los largos caminos en busca mía, al fin me habéis encontrado y al oír mi palabra se han disipado vuestras dudas y recibís la clara respuesta a vuestras peticiones. Por doquiera habéis oído imploraciones e invocaciones a mi Espíritu y aún cuando no me hubieseis llamado, he venido a vosotros como lo prometí, porque os dije que os acompañaría en vuestras tribulaciones en estos días de dolor. Leer Más

Enseñanza 360

1. Amados discípulos del Divino Maestro: Venís una vez más y os doy asiento en mi mesa. Yo contemplo que habéis aprendido a endulzar vuestros labios; aún en los días más amargos, sabéis sonreír con esperanza y con fe, en medio del trance del dolor y es que os habéis fortalecido en mi enseñanza.

2. Así quiero contemplaros, siempre llenos de paz, de fortaleza y de confianza; habéis llegado al tiempo en que de lleno me sentís dentro y fuera de vuestro ser, próximo a vosotros en cualquier instante. Ya no sois aquellos que decíais: “Padre, ¿por qué me olvidáis en la prueba, por qué no me escucháis?” Ahora sois los que sabéis orar en la prueba y después de orar sabéis esperar con conformidad la llegada de mi paz; sabéis con obediencia dejar que el Maestro os pruebe. Leer Más

« Entradas Anteriores