Enseñanza 348

1. Pueblo: Vengo a entregaros página tras página del Libro de mis enseñanzas, para que las llevéis impresas en vuestro corazón. Estas lecciones serán el mañana para vosotros, un tesoro de incalculable valor que os ayudará a desempeñar vuestra misión en la Tierra y labrar un galardón para vuestro espíritu. Por medio de vuestra lucha, esta enseñanza quedará en el corazón de la humanidad y vosotros entonaréis un cántico de triunfo cuando lleguéis a la Tierra Prometida.

2. Yo os concedo que a través de vuestra preparación toméis de mi Arcano lo que os haga falta para entregar a vuestros hermanos; porque de diferentes caminos vendrán mis escogidos para convertirse en mis discípulos, en los labriegos, en los soldados que defiendan mi Obra.

3. Toda la Creación está sujeta a mi Ley y todo en su armonía me rinde culto. Elevad vuestra mirada al firmamento y veréis a los astros luminosos que mi sabiduría ha creado, ved en ellos un ejemplo de obediencia y armonía, inspiraos en esa grandeza, en esa perfección, para que meditéis y dejéis que mi voz de Padre os hable a través de vuestra Conciencia. Los árboles dan sus frutos que siempre son agradables a vuestro paladar. En todo, me manifiesto y os hablo para que vosotros meditéis y seáis obedientes a la Ley que os he entregado.

4. Me habéis adorado en los astros y en los objetos hechos por la mano del hombre. Buscadme ahora dentro de vosotros mismos. Bienaventurado el que penetre en el silencio interior, porque sentirá mi presencia y alcanzará la paz de su espíritu.

5. Habéis recibido mi palabra a través de humildes cerebros que no han sido cultivados por la ciencia de los hombres, mas Yo les he preparado para que sean el pedestal donde descanse mi Rayo universal.

6. Cuando escucháis mi palabra aún queréis que el Padre se haga visible ante vuestros ojos materiales y os digo: Preparad vuestro corazón y allí me sentiréis, porque no sólo vengo a consolaros en este tiempo de dolores, sino a traeros la enseñanza que os había prometido desde que estuve con vosotros en Jesús, en el Segundo Tiempo.

7. Mis ejemplos, mi pasión, están escritos en vuestro espíritu. Ahí está el libro que he escrito es Tres Eras, está la palabra de mis enviados, los testimonios, los hechos. Todo podéis encontrarlo si aprendéis a penetrar en vuestro espíritu.

8. En esta Era os hablo desde la cumbre de la montaña en donde os espero. Vengo a dar vida a vuestro espíritu para que se eleve a Mí. Sentid mi amor y llevad mi paz, buscad a los que se han perdido, lo mismo en este mundo que en el Valle espiritual. Bienaventurados seáis los que me habéis dicho: “Señor, seguiremos vuestra huella, convertidnos en los soldados fuertes para defender esta causa”.

9. Nuevamente os muestro el camino en donde hallaréis la verdad. Vengo a doctrinaros para que deis testimonio de Mí a la humanidad, para que preparéis con vuestro ejemplo a las generaciones venideras y éstas lleven mi amor y sientan mi paz; entonces os habréis convertido en los discípulos que imiten a mis apóstoles del Segundo Tiempo. Yo enviaré a algunos de vosotros a distintas comarcas y naciones para mostrar el camino a los que se han confundido; mas os levantaréis llenos de humildad, siendo un ejemplo limpio entre las multitudes que os confiaré, seréis como antorchas en que brille la Luz del Espíritu Santo.

10. Estoy preparando con mi palabra a mis escogidos sin contemplar sus faltas, vengo a sanar a sus espíritus, porque soy el Doctor de los doctores; los levanto y les digo: Seguid por este camino de verdad que os presento y pronto llegaréis a Mí.

11. Sois Israel, de quienes he entresacado 144,000 que lleváis mi Sello divino, para que por vuestro conducto alcance salvación la humanidad.

12. Los hombres, las mujeres y los niños de distintas naciones me buscarán, y vosotros, pueblo escogido, sois los medianeros, sois los donados por el Maestro, para que a vuestro paso se conviertan las tierras áridas y desiertas en tierras fértiles.

 Parábola:

13. “En una gran extensión de tierra se encontraba un corto número de habitantes. Ellos sabían que llegaría el tiempo en que vendrían a morar en aquellas tierras, caminantes de los cuatro ámbitos del planeta, de distintas razas y colores. Un mancebo humilde les enseñaba con palabras de verdad, de paz, de luz y de amor. Un anciano buscaba y hacía el llamado a las multitudes que tendrían que llegar a aquella comarca; él los guiaba, los preparaba y les hablaba de aquellas tierras privilegiadas. Llegó el tiempo en que fueron llegando poco a poco las multitudes y entonces el mancebo dijo al anciano: “¿Qué me presentáis?” Y el anciano contestó: “Aquí tenéis a estas multitudes que he preparado y que he guiado hasta aquí para que se conviertan en vuestros discípulos”. Entonces el mancebo le dijo: “Bendito seáis, seguid buscando en distintos caminos y veredas a la oveja descarriada; como faro luminoso iluminad a los cuatro ámbitos de la Tierra, traed en vuestros hombros a la oveja extraviada”.

14. Aquel anciano lleno de sumisión y obediencia, siguió su camino para reunir y congregar a las grandes multitudes. Entonces el mancebo se dirigió a los moradores de aquellas tierras y les dijo: “He venido con mi amor, a daros mi enseñanza, porque vosotros seréis los medianeros, por los cuales la Luz del Espíritu Santo iluminará a las grandes multitudes que están por llegar. He aquí, que Yo os he preparado la mesa con el pan de Vida Eterna y con este mismo pan alimentaréis a la humanidad”.

15. Así vengo a hablaros, mis hijos. Estudiad el sentido de mis enseñanzas y comprended quién es el mancebo y quién el anciano. Yo soy quien vengo a doctrinaros y a prepararos para la lucha de ideologías que se avecina. El anciano, es Elías, el buen pastor que reúne y congrega las ovejas de mi redil.

16. Pueblo que habéis orado para que la paz sea restablecida y el dolor sea aliviado, vais a oír con júbilo el testimonio de viva voz de vuestros hermanos y comprobaréis el valor de la oración.

17. Hoy os hago oír mis consejos y prevenciones, porque el mañana van a haceros falta. Os pido que estéis unidos para que seáis fuertes y no haya en vosotros ni un solo punto vulnerable. Así como un padre que ve próximo su fin, llama a sus hijos para que le acompañen en el postrer instante para darles sus últimas recomendaciones, así os hablo y os pido: Amaos y comprendeos, fortaleceos en la virtud, para formar un solo espíritu que vele y ore por el mundo.

18. Os dejo un grande cargo, pero os doy paz y fortaleza. Vosotros mismos no podréis juzgar vuestros actos, pero Yo, el Juez, pesaré vuestras obras, recibiré vuestros frutos y al final os mostraré el resultado de todos vuestros afanes y desvelos.

19. Bienaventurados seáis los humildes, los que reconocéis que una voluntad superior rige vuestro destino; la atribuís a mi Divinidad y me concedéis el derecho de disponer sobre vuestra vida, porque sabéis que Yo os doy siempre pruebas de mi amor a vosotros.

20. Sois el pueblo Espiritualista en quien he puesto mi mirada para que despertéis al mundo, para que reciba la Luz de mi Espíritu Santo.

21. La humanidad me busca a través de las religiones, entre las cuales están las que en sus prácticas enseñan la Espiritualidad.

22. Yo os he confiado mi Obra y os he iluminado para que seáis incansables cultivando mi palabra en el corazón de la humanidad, para que os levantéis con el estandarte de la Ley, y cual buen soldado defendáis con amor la causa que os he confiado.

23. Se recrea mi Espíritu con la cosecha de los buenos labriegos, pero también adolece cuando contemplo que el labriego ha dormido, que no ha sabido cultivar la semilla que le he confiado.

24. Cuando estáis apurando el cáliz del dolor, os escucho en silencio y espiritualmente os consuelo.

25. Grande es el número de los que han nacido en este tiempo a la vida de la gracia dentro de mi Obra; y vosotros, que habéis sido los primeros debéis prepararos para que el mañana, cuando ya no escuchéis mi palabra a través de un portavoz, no se sientan huérfanos vuestros hermanos ni desorientados.

26. El Libro de mi Enseñanza está formado con las lecciones que en este tiempo os he dictado a través del entendimiento humano; con este Libro que llegará a reconocer la humanidad como el Tercer Testamento, defenderéis mi Causa divina. La humanidad sólo reconoce la Ley del Primer Tiempo, lo que escrito está en el Primero y Segundo Testamentos, mas vendrá el Tercero a unificar y corregir lo que los hombres han alterado por falta de preparación y comprensión. La humanidad habrá de estudiar mi Mensaje para que penetrando en el fondo de cada palabra encuentre un solo ideal, una sola verdad, una misma luz que la guiará hacia la espiritualidad.

27. Preparaos, pueblo amado, para que sepáis velar por este tesoro que os he confiado.

28. Bienaventurados aquéllos que me saben comprender en cada manifestación a través del entendimiento humano. Bienaventuradas las familias en las que desde el primero hasta el último de sus miembros se encuentran en el seno de mi Obra Espiritualista, será la familia obediente, la simiente bendita que como ejemplo Yo mostraré a la humanidad.

29. Os he hablado de la vida del espíritu de lo que llamáis el Más Allá y de mi grandeza divina, y os digo: Que en todas estas lecciones no existe ningún misterio, porque aquel que se encuentre limpio tendrá el privilegio de ver y comprender la vida del Más Allá, aquel Mundo Espiritual que es iluminado con la Luz del Espíritu Santo y a sus moradores que unidos forman un lazo de amor; verá la cúspide de esa montaña de la cual os hablan los videntes. Allí es donde el Padre espera a toda la humanidad.

30. Mi Mundo Espiritual trabaja incansablemente y os inspira y alienta para que penetréis en la espiritualidad, os ayuda para que en vuestro cumplimiento obtengáis más adelanto.

31. Ha mucho tiempo habéis escuchado en mis manifestaciones, que llegará el día en que vosotros tengáis que ser a imitación de vuestro Maestro, para dar la enseñanza a vuestros hermanos que no conocen la Espiritualidad. Llegará el instante en que la Luz del Espíritu Santo de lleno os cubrirá y os iluminará, para que vosotros deis a conocer al mundo mi Obra, mi palabra dada en este tiempo, la luz que guiará a cada espíritu hacia la misión divina.

32. Vivid conformes con lo que os he confiado para vuestra vida humana. Alimentaos con el fruto del Árbol de la Vida, ved que bajo sus ramas encontraréis el descanso y el abrigo. Cultivadlo vosotros mismos para que veáis que sus ramas y sus frutos se multiplican.

33. La fuente derramará a raudales sus aguas cristalinas para calmar la sed de los peregrinos, de los que van cruzando el desierto, para que ellos se sientan fortalecidos.

34. El lobo con piel de oveja os acechará en los caminos, mas vosotros debéis de velar y orar y cuidaros de no caer en los abismos. Por instantes sentiréis que los rayos del Sol inclemente se harán sentir en vuestro ser, mas Yo haré que mi Mundo Espiritual sea como un manto protector en vuestro camino. Vosotros me ayudaréis a formar dentro de esta humanidad un mundo nuevo.

35. Sois los discípulos que os encontráis dispuestos a luchar el mañana. Seréis fuertes y sabréis entregar lo mucho que he confiado en vuestras manos para la humanidad.

36. No quiero que infrinjáis la Ley; a los unos os han sorprendido las tinieblas y esto os ha acontecido, porque no habéis querido escuchar mi voz de Pastor que con tanto amor os llama.

37. Os habéis familiarizado con mi palabra y dudáis que el Maestro deje de hablaros por conducto del entendimiento humano y de cierto os digo: ¿Por qué os intercaláis en mis altos juicios? Yo os he marcado el tiempo y no es mi voluntad que me digáis: “Maestro, contemplad que las vicisitudes y las guerras llenan de zozobra al mundo, es tiempo de prueba para la humanidad y, ¿vais a partir de entre nosotros?”

Entonces vuestra Conciencia os responderá y os hará reconocer el vasto tiempo que os confié mi palabra; mas como Padre y como Maestro, después de 1950 como hoy, estaré escuchando todos vuestros pedimentos a través de vuestra oración. Después de mi partida todos por igual seréis al cumplimiento de mis mandatos, desarrollaréis vuestros dones y a través de vuestra Conciencia os hablaré para que os regeneréis y os haré reconocer con la Luz de mi Espíritu Santo, el camino verdadero para que no caigáis en el abismo.

38. Cuando lleguen a vosotros las grandes multitudes en busca del consuelo y de mi caridad para sus espíritus, Yo os iluminaré y os inspiraré para que reciban por vuestro conducto mi palabra; os he confiado mi gracia para que seáis reconocidos como los hijos de la luz.

39. Os he purificado, pueblo amado, porque grandes cargos he confiado en este tiempo a vuestro espíritu para que hagáis méritos, para que testifiquéis la verdad de mi Doctrina haciendo el bien a la humanidad; para que en el Más Allá llevéis mi paz y no volváis a perderos en las tinieblas. Quiero que cuando vuestro espíritu llegue ante Mí, me digáis: “Maestro, hice vuestra voluntad en mi camino y aquí estoy nuevamente, para que confiéis a mi espíritu órdenes y mandatos de acuerdo con vuestra misericordia divina”.

40. Si vosotros os espiritualizáis, vuestros hijos os obedecerán y las multitudes os respetarán, porque contemplarán que sois los espíritus evolucionados que lleváis la Luz de mi Espíritu Santo. Y entonces los que se han estacionado, al contemplar vuestro ejemplo, volverán al camino, estrecharán vuestra diestra y seguirán vuestros pasos. Cuando se acerquen a vosotros los hambrientos de mi verdad, vosotros les entregaréis mis palabras para que se conviertan en los mansos corderos.

41. En este tiempo el mal será atado en gavillas y arrojado al fuego. Yo haré todas estas obras y vosotros, Israel, hablaréis al mundo del tiempo en que se encuentra viviendo y el por qué de todos los acontecimientos. Os he confiado mi verdad, porque grande es mi amor a vosotros, sois los depositarios de las grandes revelaciones y profecías.

42. Por conducto de vosotros será dada a conocer nuevamente la Ley a las nuevas generaciones. Por eso os he dicho que debéis estar en preparación, porque vosotros habéis venido a preparar el camino para que el mañana, las nuevas generaciones no sean idólatras ni surjan de entre ellos los falsos profetas que engañen a la humanidad.

43. Todo esto tendréis que revelar al mundo, Israel. En este tiempo en que han surgido diversas ideologías, se levantará secta contra secta, las religiones lucharán entre sí y a vosotros también os desconocerán, mas siendo los hijos de la luz y de la paz les diréis: “La verdad existe en el contenido del Tercer Testamento, allí está el testimonio de la presencia y de la venida del Señor en este tiempo”. Vosotros mostraréis a la humanidad este Libro y daréis testimonio de su verdad, con vuestro cumplimiento a mi Ley.

44. Mas si vosotros durmieseis, Israel, cuánto dolor habrá entonces, porque serán tocadas las naciones con mi justicia, no sabrán buscar al Dios verdadero y sólo se confundirán en medio de sus ideologías y querrán haceros reconocer a sus falsos dioses para confundiros.

45. Vivid alerta, mi pueblo, porque os he confiado grandemente mi palabra para que no seáis los ignorantes, porque vosotros sabéis sentir mi presencia y os he enseñado a reconocer la esencia de mi palabra.

46. Después de mi partida, se levantarán muchos haciéndoos creer que aún sigo comunicándome por su entendimiento. No me manifestaré en esos cerebros ni mi Mundo Espiritual lo hará, porque tampoco tomará el cerebro humano después de 1950 para comunicarse con vosotros; sólo espiritualmente podréis comunicaros con mi Mundo Espiritual de Luz.

47. Sed los hijos obedientes para que no caigáis en impostura, porque grandes acontecimientos habrá después de mi partida, mas vosotros despertaréis a los que duermen y no volveréis a caer en idolatría y en el momento en que os elevéis en oración, sentiréis mi fortaleza y recibiréis el efluvio de mi gracia; así os daré pruebas de que no estáis equivocados.

48. Mi mirada siempre estará atenta hacia vosotros, jamás os abandonaré, mi Espíritu estará cerca de vosotros contemplándoos en vuestra lucha y defendiéndoos de las asechanzas y peligros. Cumplid mi Ley, para que el hombre no se interponga en vuestro camino con sus leyes; si agradáis a vuestro Padre, seréis gratos ante el mundo y sentiréis la fraternidad de todos vuestros Semejantes. Ya es tiempo de que el mundo reconozca mi luz y no rechace a mis enviados.

49. Lleváis potestad para apartar de vuestros hermanos a los seres en tiniebla, para que vuestros Semejantes no se arrebaten el hilo de la existencia.

50. Un instante dejaré que el mundo haga su voluntad, mas después se hará la mía en el Universo. Velad y orad ante el dolor que apura la humanidad, porque los años han transcurrido y el tiempo os ha sorprendido. Yo os he mostrado el camino por el cual debéis de transitar y os he entregado todo lo que habéis de menester, porque Yo he velado por vuestro espíritu. A él, le he alimentado con el pan de Vida Eterna, y le he despertado de su sueño para que reconozca su misión y sienta su responsabilidad dentro de mi Obra.

51. Grande ha sido el materialismo y la incomprensión y por ello, discípulos amados, os habéis estacionado en la rutina sin dejar evolucionar a vuestro espíritu.

52. A cada instante os he hecho reconocer, con palabra de amor, lo que no habéis practicado para dar a conocer a la humanidad la Obra que os he confiado. Y si vosotros no os habéis preparado, ¿cómo ha de alcanzar la humanidad, por vuestro conducto mi paz, mi luz y mi amor? Sois vosotros a quienes he confiado la misión de que vayáis por todos los caminos a esparcir mis enseñanzas. Os he revelado la grandeza de la cual es portador vuestro espíritu. Os he dicho a vosotros, que sin haber hecho méritos, por amor y con mi gracia Yo os he escogido y os he ungido. Os he aleccionado para que seáis los apóstoles que mostréis al mundo mi enseñanza grabada en vuestro corazón.

53. El tiempo ha transcurrido y vosotros aún no habéis hecho méritos; tenéis que extender vuestro brazo para levantar al que ha caído, tenéis que mostrar la luz del mediodía a vuestros hermanos que se encuentran en tinieblas, para que ellos reconozcan que en todos los tiempos me he manifestado entre vosotros y en la humanidad.

54. En el Primer Tiempo Yo os liberté de la esclavitud del faraón por conducto de Moisés, a quien puse a la cabeza de mi pueblo para que le guiase a la tierra prometida, a la tierra de Canaán.

55. En el Segundo Tiempo, Jesús el Maestro Divino, os dio pruebas de mi esencia, presencia y potencia, mas el hombre en su egoísmo y en su materialismo me desconoció.

56. En este tiempo sois nuevamente los esclavos ya no del faraón sino de la tentación, porque ella os ha brindado las riquezas, los placeres y el poderío para subyugaros y muchos habéis caído y os habéis alejado del camino de la luz, porque habéis sido débiles. Yo no he apartado la gracia, vosotros la habéis retenido con vuestra falta de cumplimiento a mi Ley, mas el mundo en su incomprensión no se ha dado cuenta de esto y van entregando a sus hermanos una obra que ellos mismos han forjado.

57. Cuán grave es el error en el cual han caído los primeros y cuán grave el error en el cual también vosotros estáis cayendo, porque no habéis meditado que es un solo Dios el que os ha hablado y que por lo tanto no habéis recibido distinta enseñanza ni distinta Ley.

58. Un solo Dios siempre se ha manifestado delante de vosotros; nunca os he abandonado, siempre me he encontrado cerca de vuestro corazón. Jesús en el Segundo Tiempo, manifestó mi Amor divino y como Maestro os dio el ejemplo de obediencia a la Ley, os enseñó a orar y os mostró el camino.

59. En este Tercer Tiempo se cumple mi voluntad divina, porque habéis recibido mi enseñanza, el pan de Vida Eterna para vuestro espíritu. Os he anunciado que después del año de 1950, ya no escucharéis mi palabra a través del entendimiento humano y sólo a través de la evolución de vuestro espíritu os comunicaréis Conmigo de espíritu a Espíritu.

60. Os confié estos tres últimos años de mi comunicación a través de los portavoces para que meditaseis y comprendieseis vuestra responsabilidad, para que salieseis de vuestra rutina y dejaseis que vuestro espíritu diese pasos de adelanto; pero muchos de vosotros habéis permanecido dormidos y os encontráis faltos de comprensión y de elevación. ¿Por qué, Israel, no os habéis dedicado al estudio y análisis de la vasta enseñanza que os he entregado? Los ciegos no han contemplado aún la luz, a los paralíticos no les habéis sabido sanar para que me sigan y las multitudes se confunden y se preguntan, si habrán encontrado el verdadero camino.

61. Muchos habéis creído estar cumpliendo con mi Ley, y en grave error estáis, porque sólo el mal ejemplo vais mostrando a vuestro hermano; sois causa de que los hombres se confundan y sigan alimentando la idolatría y busquen a través de las distintas ideas humanas al Dios verdadero.

62. Vais a quedar, pueblo amado, al final de mi comunicación, cual huérfano, mas como en el Segundo Tiempo, después de mi partida me comprenderéis; después de que ya no escuchéis mi palabra conoceréis lo que mucho os he enseñado, mas vuestro despertar será tardío. Por ello, pueblo, con gran dolor en mi corazón de Padre os reclamo vuestra falta de cumplimiento y obediencia. No quiero que el mañana, la humanidad vaya a contemplaros como el pueblo ingrato a mi gracia divina, y muchos sin haberme escuchado como vosotros, van a creer en mi Mensaje y me van a amar.

63. Os he señalado vuestros errores para que comprendáis que no estáis mostrando mi Obra a la luz de la verdad, para que os regeneréis y manifestéis al mundo lo que de Mí habéis recibido.

64. Habéis creído Israel, que por ser Padre amoroso no habría de reclamaros vuestras faltas y que habría de cubriros con mi manto para daros a conocer al mundo como los verdaderos discípulos, soldados y maestros del mañana. Si así lo hiciere, Israel, Yo mismo os negaría mi amor, porque llegado el momento, vosotros no sabrías dar testimonio de mi verdad con vuestras palabras y obras, y entonces la humanidad del mañana habría de negar mi manifestación. Porque la perfección nunca se ha mezclado con vuestras imperfecciones.

65. Yo os he dicho que estáis en el tiempo de la lucha del amor contra el odio, de mi luz contra las tinieblas, de la humildad contra el orgullo y mañana, cuando sea vuestro despertar, sentiréis en vuestro corazón infinita y honda tristeza al comprender el tiempo que habéis desaprovechado y entonces, reconoceréis la misión de los portavoces que supieron prepararse para entregaros mi verdad.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s