Archivos en la Categoría: Tomo 07 – LVV: 175 al 207

Enseñanza 207

1. Benditos seáis porque ya no necesitáis de ninguna figura que me simbolice para sentir mi presencia; esto es un paso que habéis dado hacia la espiritualidad.

2. Tenéis ante vuestra vista un extenso campo, en el cual podéis analizar lección por lección, sin llegar al fin jamás, porque esta vida, que como humanos tenéis, no os será suficiente para comprenderlo todo.

3. ¡Cómo ha cambiado la faz de lo que os rodea desde que habéis escuchado mi voz! Se rompió el velo que cubría vuestros ojos y ya no podéis cerrarlos, pues, ¿quién es aquél que contemplando la luz quiere quedarse otra vez en las tinieblas? Leer Más

Enseñanza 206

1. Mi caridad hacia vosotros proviene de mi amor y se derrama incesantemente sobre todos los seres. Mi amor os bendice y os perdona siempre, os purifica y os ayuda a elevaros por el sendero de vuestra evolución, para que os sintáis cerca de Mí, y os hagáis dignos de reconoceros como hijos míos.

2. Os he dado mi Ley, para que os conduzcáis guiados por ella. Ese es el camino que os he trazado desde el principio de los tiempos, esa es la base, el cimiento sobre el que debéis edificar vuestras obras. Esa Ley os mostrará los principios necesarios para vosotros, porque en ella se encierran mis sabios preceptos.

3. Esta palabra con la que ahora os enseño, es la continuación de la enseñanza que he venido dándoos desde los primeros tiempos, que no acaba porque no tiene principio ni fin. Y a medida que vuestro espíritu evolucione, iréis comprendiendo más mis sabias lecciones, mi anhelo de perfeccionaros. Leer Más

Enseñanza 205

1. Venid a recibir la esencia de mi Cátedra, descansad vuestro espíritu, aquietad la mente y el corazón.

2. Acercaos de tal manera a Mí, que os sintáis fundidos en la paz de vuestro Maestro.

3. Así como vosotros habéis venido, así veréis llegar de lejanas tierras a vuestros hermanos, buscando todos la luz de este Mensaje.

4. A todos entregaré las primeras lecciones que les preparen, para entender más tarde las enseñanzas para el espíritu. Leer Más

Enseñanza 204

1. Yo os recibo, pueblo. Las puertas de mi Reino se abren para daros la bienvenida y derramar mi amor sobre vosotros. Os doy en este instante lo que necesitáis conforme a la fe de unos y a la necesidad de otros.

2. Vengo buscando el Santuario de vuestro corazón, vengo a daros la luz de la verdad, que es la luz del amor, cuya fuerza poderosa mueve la Creación y mantiene dentro de ella todo en orden, en armonía, en equilibrio. Por eso os enseño a amar, para que conozcáis el secreto de la vida. Sed generosos, para que vuestro amor sea un canto que alegre el corazón de los tristes.

3. Está en vuestras manos conocer y cumplir vuestra misión: Vuestro destino es sobreponer el espíritu a toda miseria y a todo pecado, elevar todo vuestro ser, ennobleceros y dignificaros. Quiero que lleguéis a dominar vuestro cuerpo sin violencia, que lo hagáis con sabiduría y a la vez con caridad. Leer Más

Enseñanza 203

1. Bienvenidos seáis los que queráis ampliar vuestros conocimientos para descubrir lo más elevado en vuestro ser.

2. Felices y bienaventurados sean los que quieren ver con claridad, mas de cierto os digo, que no podréis lograrlo hasta que hagáis el esfuerzo de quitaros la venda que cubre vuestros ojos.

3. El hombre se ha hecho doblemente culpable, no solamente porque no hace ningún esfuerzo para que caiga la venda que le impide el conocimiento de las enseñanzas más elevadas, sino porque no se ha desligado de los lazos de la materia que le llevan a los placeres corporales, en oposición a los placeres espirituales; y es por eso que se ha esclavizado bajo el imperio de las pasiones, dejando que su espíritu se asemeje al paralítico que nada hace por sanarse. Leer Más

Enseñanza 202

1. Ved con la mirada de vuestro espíritu la estrella que os conduce ante la presencia de vuestro Padre.

2. He aquí al Salvador, que viene a traeros en su palabra el divino calor que necesitan vuestros espíritus angustiados por el doloroso peregrinaje de la vida.

3. Si por el dolor os acercáis a Mí, es mi amor quien os recibe; confiad y penetrad en la solemnidad de esta manifestación.

4. Quiero estar con vosotros, tan cerca de vuestro corazón, que sintáis verdaderamente mi presencia. Quiero que vosotros y Yo seamos uno en la armonía y ternura de esta noche; que tengáis presente que Yo soy vuestra Luz primera, la Promesa divina, el Maestro incansable que trabaja para hacer de vosotros espíritus perfectos, dignos de Dios. Leer Más

Enseñanza 201

1. Pueblo: En esta Era en que el Espíritu de Verdad irradia su luz sobre todo espíritu, quiero que los que están destinados a escucharme bajo esta forma se concentren y mediten, porque solamente así podrán entender el divino Mensaje que en este tiempo os he traído. Este Mensaje es el libro que vengo grabando en vuestro espíritu, es la interpretación divina de la Ley que recibió la humanidad desde los primeros tiempos, es la esencia que encierra el Libro de los Siete Sellos, cuyo misterio os comienzo a esclarecer, iluminado vuestro espíritu con la luz de mi palabra.

2. Mañana, cuando ya hayáis comprendido mi lección, comenzará la lucha; ya no tendréis mi palabra bajo esta forma, pero sentiréis mi presencia en vuestro corazón.

3. Dios, en el Primer Tiempo por conducto de Moisés, escribió en piedra la Ley; la palabra de Jesús se escribió con sangre en el corazón del hombre; y en esta Era escribiré mis revelaciones en vuestro espíritu, con la luz de la inspiración. Leer Más

« Entradas Anteriores