La nube espiritual

1-13-40
Hoy temprano tuve un sueño… Ya se veía algo claro el amanecer, pensaba en nuestro Padre y me dio sueño nuevamente. Entonces dormí y en sueños me levanté, me acerque a la ventana, sentía la presencia del Padre, descorrí la cortina y abrí la ventana. Entonces vi un sol muy hermoso por donde se da el ocaso, entre dos cerros que están por donde vivo. El Sol estaba entre nubes blancas, y a sus lados había tres franjas perpendiculares de color naranja. Tres franjas por cada lado, cada franja brillaba con ese color naranja blanco intenso a semejanza del sol. Después los cerros se convirtieron en volcanes. El primero era pequeño e hizo erupción, no fue bastante; el segundo era un poco más grande y su erupción fue mayor; y apareció un tercero, este era mucho más grande y alto, su erupción fue impresionante, esa erupción se elevaba al cielo hasta perderse. Los tres volcanes también estaban cubiertos por nubes blancas. Cuando vi el último volcán, el sol todavía estaba presente , y en él y alrededor de toda esa visión sentía la presencia de Dios… Entonces desperté.
———

El significado es espiritual, por la presencia de las nubes en casi todo el sueño. Las nubes tienen el simbolismo de lo espiritual. Así nuestro Padre nos lo hace entender a través de Su sabiduría en el LVV.

Cuando Cristo en Jesús profetizó Su advenimiento sobre las nubes rodeado de Sus ángeles con poder y gloria, Sus palabras tenían un sentido espiritual. Ya que también nos manifestó que enviaría al Espíritu de Consolación o de Verdad. Ya no sería el Hijo del Hombre el que vendría a manifestarse materialmente, sino el ESPÍRITU del Hijo del Hombre, y ese Espíritu es el Cristo de Dios, que estuvo no sólo en Jesús, sino también en Yo Soy el que Soy cuando manifestó Su ley a Moisés.
Cristo es el amor y verbos divinos que siempre ha existido en nuestro Padre, que es ESPÍRITU DIVINO y SANTO. Cristo es el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin en nuestro Dios-Padre-Maestro. Él es el que de Tiempo en Tiempo se ha manifestado al espíritu de la humanidad. En un Primer Tiempo hizo resonar Su voz al pueblo reunido en las faldas del Monte Sinaí; en un Segundo Tiempo hizo encarnar Su verbo y amor en Jesús. En un Tercer Tiempo enviaría Su Espíritu Divino, cumpliéndose en este Tiempo la profecía de Joel, y que podemos leer textualmente en: 3.28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. 29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.
Fue así que en el Tercer Tiempo el advenimiento de Cristo se dio entre nubes, espiritualmente,… Dios es Espíritu. Y entre nubes se dejó ver y oír, ya que Él derramó Su Espíritu en una gran cantidad de mujeres y hombres principalmente en toda la redondez de la nación Mexicana. No importó la lejanía o el lugar, el espíritu dispuesto del hombre o de la mujer hicieron la comunicación nuevamente de Cristo con el espíritu de la humanidad. Una gran cantidad de hombres y mujeres sirvieron de Portavoces entre 1884 a 1950, para que la Sabiduría del Espíritu de Verdad, que es el mismo Cristo de Dios se diera a conocer en Su tercer advenimiento.
Los jóvenes y ancianos tuvieron sueños y visiones, prueba de la comunicación espiritual de nuestro Dios con los dones que cada espíritu posee en sí. Él no venía a buscar la gala mundana, ni el oropel ni la grandeza de alguna religión en particular. Sino la humildad del espíritu, por ello entre nuestros siervos también derramó Su verbo y amor divinos.

Si la nube tiene un sentido espiritual, el significado del sueño es también espiritual. Muchos conocemos el Ojo Visor y como a sus lados varían el número de las franjas, que pueden ser pocas hasta muchas. El sol representa su Ojo Vizor, las seis franjas Seis de los Siete Sellos. Aún no conocemos el Séptimo Sello, sólo Seis,… en cada capítulo de la historia espiritual de la humanidad Su presencia ha estado, no sólo como amor, verbo, caridad, sabiduría, sino también como Justicia divina.

Los volcanes rodeados de nubes haciendo erupción, tienen el significado de Su Justicia divina, de ello podemos leer también en el LVV. Nuestro Padre como Espíritu Santo, nos dice que estamos en nuestra tercera altura de perversidad. Pues la perversidad de nuestro espíritu de tiempo en tiempo ha ido en aumento, y por lo tanto Su justicia divina también. Mas hoy en nuestra tercera altura de perversidad, Su justicia se eleva a los cielos hasta conmoverlos. No es que nuestro Padre nos castigue con Su justicia, sino sólo deja que el espíritu saboree el fruto de su perversidad, nos deja beber hasta la última gota, pero también hasta la última gota nos dejará beber nuestro cáliz de amargura. Esa es la Justicia inexorable de Dios. Justicia que se eleva hasta las alturas, pues los Cielos también gimen y lloran, porque si grande es la Justicia inexorable de nuestro Dios, así de grande es… nuestra perversidad.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s