Enseñanza 353

1. Mi Corazón de Padre se abre amorosamente para recibiros, porque contemplo vuestros sufrimientos y vengo a confiaros mi caridad.

2. La fuente de la gracia se está derramando en este Tercer Tiempo y si en el Segundo preparé con mi palabra a mis apóstoles, en este tiempo vengo a iluminar a toda la humanidad con la Luz de mi Espíritu Santo. Porque a todos quiero hacerlos dignos de nombrarse hijos de Dios.

3. Sois el pueblo escogido de Israel, el fuerte, el mimado, y tendréis que ir delante de las multitudes de toda la humanidad, porque todos sois mis hijos. En este tiempo estoy entresacando al pecador, al hijo perdido le voy brindando la oportunidad para la redención de su espíritu.

4. No quiero que nadie se pierda, que ninguno de vosotros se aparte de mi regazo, porque mi amor es único. He aquí mi caridad y mi amor perfectísimo.

5. No vengo a delataros ni a contemplar la mancha en vuestro corazón. Yo escucho vuestro arrepentimiento cuando me decís: “Padre, queremos caminar por este sendero limpios de toda mancha”; entonces Yo perdono todo pecado. También escucho que me decís: “Padre, queremos seguir vuestra huella”, y os digo: “Penetrad en este camino que está lleno de virtud, es el camino limpio en el cual el pecado será apartado de vuestro corazón”.

6. Me estáis pidiendo que os conceda comunicaros con los vuestros y en verdad os digo en este día de gracia: Voy a concederos por última vez esta gracia, porque de cierto y en verdad os digo, que después de este año ya no habrá estas comunicaciones a través del entendimiento humano, mas aquellos espíritus por los cuales me pedís la luz, solamente se comunicarán con vosotros, de espíritu a espíritu. Por ello os estoy preparando a vosotros, para que se eleve más y más vuestro espíritu a fin de que recibáis esta gracia.

7. No estaréis desamparado jamás, pueblo, porque nunca me he apartado de vosotros, siempre os he cubierto con la ternura de mi misericordia; habéis sido vosotros los que por instantes os habéis apartado de Mí.

8. Ahora vengo a recordaros que existe un Padre para vosotros, un Padre muy amoroso que os entrega su caridad para conduciros por el camino verdadero.

9. El hombre ha puesto la venda de oscuridad en vuestros ojos y os ha desviado del camino certero, os ha conducido a los abismos, a las tinieblas, mas en verdad os digo: No quiero que os perdáis, por ello os brindo una nueva oportunidad para vuestra salvación.

10. Estoy escribiendo en cada uno de vuestros corazones la palabra amor, amor que es la defensa más grande del pueblo de Israel, amor, que es la más poderosa arma para toda la humanidad. Amor, que en verdad a todos os llevará al Reino de la Luz.

11. El ayer fuisteis los perdidos, que transitasteis como el hijo pródigo por los caminos del mundo, confundidos en vuestro espíritu, desilusionados en vuestro corazón, con la cuita grabada en lo más profundo de vuestro ser y no encontrabais una palabra de consuelo ni una mano que os guiara y por momentos el espejismo del desierto se presentaba ante vosotros; y cuando creíais haber encontrado el camino certero, en el mismo instante comprendíais que os habíais confundido y que la luz que había aparecido ante vuestros ojos sólo era un engaño.

12. En este tiempo habéis penetrado en el camino de la luz, no ha sido la casualidad la que os ha traído a este camino, ha sido mi voluntad, porque en verdad os digo, pueblo amado, no hay hoja del árbol que se mueva sin mi voluntad, porque el destino de cada criatura se encuentra en Mí.

13. En el Segundo Tiempo cuando llevaron el cuerpo de Jesús a la sepultura, mi Espíritu fue a dar luz a los espíritus que estaban entre tinieblas y a libertarles de sus cadenas. Desde ese momento aquellos espíritus que estaban en su noche tenebrosa, recibieron la luz.

14. Mi palabra se cumple: Los espíritus recibirán por mi gracia y por mi amor la resurrección y buscarán en el Valle espiritual más y más la elevación, porque han reconocido a su Señor, a su Salvador que delante de ellos se encuentra. Cantarán hosanna al Señor y en verdad una gracia más voy a concederles: La de convertirse en vuestros ángeles guardianes, para que os vayan guiando después de 1950. Por intuición recibiréis sus mensajes y sus consejos y en los momentos de prueba podéis llamarles en mi Nombre. Su voluntad es mi voluntad, en su amor por vosotros está mi amor, porque ellos se han lavado en las aguas purísimas del Cordero y se han hecho dignos de esta gracia.

15. Sois el pueblo escogido al que le fue entregada la Ley, para que por ella la humanidad se gobernara. Y es el tiempo en que esta humanidad se levante en el camino de la luz y de la verdad, dando cumplimiento a mis mandatos.

16. Os he entregado mi Luz divina en Tres Tiempos; no os traigo un fruto de distinto sabor. Mi enseñanza de este Tercer Tiempo es la misma Doctrina espiritual que siempre os he confiado.

17. En todos los tiempos el espíritu se ha materializado, por ello la humanidad se encuentra desorientada y no sabe conducirse espiritualmente por el camino que la lleve a la perfección.

18. He estado entre vosotros para aleccionaros y prepararos, para convertiros en los labriegos que vayáis sembrando mi palabra en los corazones ansiosos de verdad. Mas la duda y la falta de espiritualidad, ha sido la causa por la cual mi Obra no ha sido aún reconocida por toda la humanidad.

19. Corto es el número de los que me habéis escuchado en este tiempo. Mi Rayo universal os ha iluminado y os he preparado, para que por vuestro conducto escuchen mi llamado todos mis hijos.

20. Preparaos, Israel, para esgrimir con serenidad y valor la espada del amor, con la cual lucharéis contra la tiniebla que os acecha aún en los últimos días de mi comunicación en esta forma.

21. Mi Verbo divino se ha manifestado a través del entendimiento humano, para daros preparación y vida con la esencia de mi palabra, para la elevación de vuestro espíritu, para que seáis el ejemplo entre la humanidad.

22. En vuestro espíritu he depositado mi enseñanza para que se levante doblegando a su materia, para que seáis los mensajeros de mi palabra, para que los hombres no se conviertan en la barrera que impida el avance de la Obra Espiritualista.

23. El mundo alimenta el paganismo y la idolatría. Yo nunca os he entregado doctrina que aliente al fanatismo o niegue la espiritualidad que existe en mi Obra. Los elementos me han testificado y el mundo duerme en un profundo sueño, dejando que el espíritu permanezca en el abismo y en la tiniebla. Levantaos Israel, con la obediencia, con la potestad en vuestro espíritu para hablar y despertar al mundo.

24. Si no os habéis preparado, si no habéis almacenado mi enseñanza ni la habéis estudiado, no por ello seguiré cual Maestro entre vosotros comunicándome a través del portavoz. No, porque mi voluntad es única y ella se manifiesta dando cumplimiento a mi palabra en el Universo, en lo visible y en lo invisible. Después de 1950, os seguiré guiando e inspirando de Espíritu a espíritu.

25. Vosotros no os perderéis, porque entonces dejaría de ser Dios y todo lo que brotó de mi Espíritu, ha de retornar a Mí. Mas entonces el espíritu tiene que lavarse y hacer méritos en su lucha, para mostrar ante mi mirada perspicaz su cosecha limpia.

26. Levantaos con valor a enfrentaros a la tiniebla, a la impostura, demostrad la verdad que en este tiempo habéis recibido.

27. El pastor Elías irá delante de vosotros aclarando lo que no hayáis comprendido; preparaos y sed cual ovejas mansas y humildes que testifiquen al mundo lo que han recibido de mi Divinidad.

28. María os cubrirá con su manto y de su Corazón maternal brotará la Ternura divina, para que la llevéis en vuestro corazón y sea vuestra fortaleza.

29. Preparaos, pueblo, porque tiempos difíciles van a llegar entre vosotros y no es mi voluntad que por la impreparación vayáis a buscar la conducción del hombre ciego y menesteroso que nada tendrá que entregaros. Yo en este tiempo me he manifestado para entregar la luz al ciego y señalarle el camino.

30. Recordad que desde tiempo ha, os he dicho, que tendréis que luchar contra la impostura de los falsos pedestales, porque falsos labriegos surgirán en tiempos futuros.

31. No es mi voluntad que estéis débiles o faltos de conocimiento, mas si así os sentís, no es que os haya faltado mi enseñanza, sino que no la habéis grabado en vuestro corazón. Muchos confiáis en que un tiempo más, esté cual Maestro entre vosotros comunicado por el entendimiento humano, y os digo, que estéis alerta porque este tiempo toca a su fin. Por eso os digo, que os encontréis preparados, porque de entre vosotros surgirán los maestros que darán al mundo mi enseñanza.

32. La humanidad me buscará, buscará mi Obra, os buscará a vosotros. El hombre que más haya blasfemado, será el que más pronto venga a buscarme y tendréis que encontraros preparados, para hablarle de mi Doctrina.

33. Israel: Nunca neguéis mi caridad, ni cerréis vuestros labios para callar mi verdad, nadie lleva esta sabiduría como vosotros y el entendimiento más torpe, en el momento propicio, no dejará pasar desapercibida ninguna de vuestras palabras. Si os encontráis preparados, por vuestros labios brotarán palabras que asombrarán al mundo.

34. No desaprovechéis esta oportunidad, Israel, sed presto siempre en el cumplimiento y entregad la luz a los que estén en tinieblas. Confiad en mi palabra, porque en el transcurso del tiempo contemplaréis que una sola Doctrina quedará en el haz de la Tierra: La del AMOR.

35. Grandes multitudes tienen que levantarse mañana y vosotros tenéis que darles la conducción, tenéis que apartar su idolatría y su fanatismo, tenéis que orar para que mi luz brille en sus entendimientos, en sus espíritus, para que levanten la vista a lo infinito y contemplen mi presencia que os dirá: “Bienvenidos seáis ante el Padre, os habéis preparado con la fe y la esperanza en Mí, para recibir mi palabra y Yo os recibo”.

36. Desde los primeros tiempos he venido preparando a vuestro espíritu, acercándole al camino de virtud y he derramado en vosotros mi inspiración.

37. Os he mostrado a cada instante la rectitud, el amor y la obediencia a mi Ley. Ardua os ha parecido esta lucha y difícil de transitar este camino. Por eso vengo a cada instante a pulimentar vuestro corazón.

Mi palabra es como un cincel que se acerca a una dura roca y que momento tras momento la va pulimentando para darle forma, para edificar un Santuario en cuyo altar brillen las virtudes que os he entregado. Allí quiero morar para contemplar vuestra fe y para recibir vuestra oración, allí quiero que vosotros guardéis como en un cofre mi divina Palabra, para que mañana, cuando os creáis solos y estéis rodeados de las vicisitudes de esta vida, recordéis que lleváis en vuestro corazón un tesoro, que vuestro espíritu es el poseedor de él y que debéis entregar la caridad a las multitudes que van pereciendo de sed, y que las contemplo hambrientas de la verdad. Dadles el pan que os he entregado, que es el pan de la vida que sustenta al espíritu.

38. Mi palabra es como una campana sonora que está haciendo el llamado a los espíritus para darles ánimo, valor y fe.

39. Caminabais desorientados, como un caminante que no encuentra el final del camino, mas el Padre se ha acercado a vosotros en este tiempo de lucha para el ser humano; cuando las vicisitudes os abruman y la iniquidad está en su tercera altura, he venido como luz esplendorosa disipando las tinieblas.

40. Os he llamado porque formáis parte de las doce tribus del pueblo bendito de Israel, no quise que pasara este tiempo sin que vuestro espíritu sintiera mi paz y estuvierais en el banquete disfrutando de los mejores manjares que os he brindado en mi mesa.

41. Extiendo mis brazos paternales para dar la bienvenida a vuestro espíritu para grabar en vuestros corazones mi palabra, mostraros la Ley y para hacer que sintáis mi divina presencia como Espíritu Santo.

42. Estoy esperando vuestra elevación y espiritualidad para confiaros de lleno mi caridad. Aún os atan las cadenas del pecado. Por eso os digo: A una dura lucha os he sometido y os he dado la fuerza necesaria para que podáis vencer los obstáculos.

43. Libraos del pecado, despojaos del odio y de la maldad y venid a Mí para prepararos con mi enseñanza, porque el mañana seréis mensajeros de esta verdad.

44. No os confundáis ni equivoquéis el camino que os he enseñado, agregando las distintas creencias del mundo en mi Obra, porque os reclamaré como a los malos discípulos que apagaron su lámpara y se recostaron a dormir imitando a las vírgenes necias de mi parábola.

45. El camino que os he trazado es como un crisol en el que vuestro espíritu se purificará para llegar a Mí.

46. El crisol a que os somete el Padre, es el que os marca el camino recto y os aconseja que limpiéis vuestro espíritu a través de buenas obras, de vuestro cumplimiento y restitución espiritual.

47. Es necesario que os purifiquéis para que sintáis mi presencia y recibáis la inspiración de mi Espíritu Divino. Por eso también os he enseñado a orar.

48. Mi paz ha de ser en cada hogar, vuestros hijos serán como simiente de paz, a ellos los guiaréis con rectitud, con amor y caridad, con buenos ejemplos. En cada hogar me aposentaré como Peregrino y allí hablaré a los padres de familia de mi Ley que está en su Conciencia, para que ellos se rijan bajo mi voluntad.

49. Penetraré a las mansiones de los hombres y apartaré su avaricia. Yo les enseñaré a vivir como hermanos, a que se Amen los unos a los otros para que vivan en paz.

50. Pueblo: Esta etapa en la cual os estoy hablando y que próximo está su final, marcará el principio del fin, de la maldad, de la tercera altura de perversidad que el mundo ha alimentado en este tiempo.

51. La Luz del Espíritu Santo brillará en todo su esplendor en el Universo, contemplarán su claridad todos mis hijos y ello servirá para que surjan a una nueva vida llena de paz.

52. ¿Cuándo serán estos acontecimientos, mi pueblo? No lo sabéis, solamente dejo escrito la profecía en vuestro corazón; si estáis preparados, no os será difícil sentir mi presencia y escuchar mi voz de Espíritu a espíritu.

53. El mañana os unificaréis espiritualmente como lo he pedido y así os levantaréis y seréis en el cumplimiento de vuestra delicada misión. Uniréis vuestros pensamientos, vuestros ideales y vuestra voluntad para que Yo haga la mía entre vosotros.

54. Grabad mi palabra en vuestro corazón, meditad, estudiad y analizad y entonces sentiréis el sabor de este manjar que os he dejado. Iréis a los caminos, a los vuestros, a distintas comarcas y seréis como emisarios de mi paz, de mi luz y de mi gracia, de lo cual os hago portadores.

55. En este jirón de tierra en que habitáis, ha descendido la Luz de mi Espíritu a iluminar vuestra existencia, transformándoos de seres egoístas, en verdaderos hermanos de vuestros Semejantes.

56. Labriegos de mis campos os llamo en mi palabra, porque he llegado hasta vosotros a enseñaros la forma perfecta de cultivar el amor en el corazón de la humanidad.

57. Todavía no vengo a pediros el fruto de la vid, porque aún mucho tenéis que aprender del Maestro para poder ofrecerme un fruto digno, mas sí debéis pensar con frecuencia que mi comunicación bajo esta forma no será eterna, sino pasajera y que debéis de aprender hasta la última de mis lecciones.

58. La campana sonora que por tanto tiempo habéis escuchado, llamándoos espiritualmente a congregación, está dando sus últimos toques. Su voz es grave y llena de justicia, porque ya no es el llamado jubiloso invitando a los inocentes al festín espiritual, o llamando a los enfermos a despojarse de su pesado fardo con sólo escuchar mi palabra de vida. Ahora es el toque que llama a los discípulos que recibieron por mucho tiempo las divinas enseñanzas, es la voz que ordena a todos los que recibieron pruebas de mi verdad, dones, cargos y beneficios, a que se reúnan en torno a su Padre y Maestro para que escuchen mis últimas lecciones, mis postreras máximas.

59. Benditos sean los espíritus que, dándose cuenta de la trascendencia de estos instantes, sepan sustraerse a las tentaciones del mundo y a los placeres superfluos para estar Conmigo en espíritu, porque ellos sabrán interpretar y obedecer mis divinos mandatos. Ellos quedarán en condiciones de seguir cultivando la vid, y al final de la jornada, cuando escuchen a través de la Conciencia mi llamado, podrán ofrecerme el fruto agradable de su espiritualidad, de su amor y elevación.

60. 1950 está escrito en la Conciencia de este pueblo, porque es el año señalado por mi voluntad para la terminación de esta etapa de comunicación por medio del entendimiento humano.

61. Yo os he enviado mi enseñanza para que en ella encontréis fortaleza y luz en los sufrimientos, porque viene el tiempo de las grandes pruebas para la humanidad y quiero que mi pueblo salga ileso y triunfante en ellas.

62. Aún os contemplo débiles en vuestra fe, basta que los elementos de la Naturaleza se desaten para que vuestro corazón se llene de pavor, ¿por qué?, ¿no os he dicho que los elementos tendrán que obedeceros y respetaros si estáis dentro de la senda que marca mi Ley?

63. ¡Ah, pueblo, es que vuestra Conciencia os dice a cada paso que no estáis cumpliendo como buen discípulo!

64. Yo no miento ni exagero cuando os digo, que los elementos pueden escuchar vuestra voz y obedeceros y respetaros; la historia de Israel, quedó escrita como un testimonio de mi verdad y en ella podréis encontrar cómo una y cien veces el pueblo de Dios fue reconocido y respetado por las fuerzas y elementos de la Naturaleza, ¿por qué vosotros no habíais de serlo?, ¿acaso creéis que mi poder o mi amor por la humanidad, haya variado con el paso de los tiempos? No, multitudes que escucháis esta palabra, la luz de mi Espíritu os baña, mi poder y mi amor son eternos e inmutables.

65. Ahora quiero que este pueblo, el nuevo Israel, surja entre la humanidad lleno de fe, de fuerza y de luz espiritual, para dar también un testimonio al mundo de la verdad de mi existencia, de mi amor y mi justicia, como aquel pueblo del Primer Tiempo dio testimonio de la existencia y la justicia del Dios viviente y verdadero.

66. Pensad que sois el pueblo cautivo, que el nuevo Egipto es el mundo y que el faraón es el materialismo reinante que esclaviza y tortura; pero recordad que debéis uniros en la lucha y continuar unidos en vuestra marcha para no ser vencidos nunca por vuestros enemigos. Entonces veréis repetirse, aunque ahora en forma espiritual, todos aquellos prodigios y obras poderosas que el pueblo de Israel contempló en su camino hacia la liberación.

67. Pueblo amado: Si en verdad amáis la libertad del espíritu, si tenéis hambre y sed de justicia, si verdaderamente pesan las cadenas de oprobio y de miseria que arrastráis, uníos espiritualmente, orad en verdad, fortaleced vuestro propósito, iluminaos con la luz de la fe, de la inspiración y del ideal y levantaos en pos de la nueva Tierra Prometida, cuya existencia es tan cierta como lo fue la tierra de Canaán, para aquel pueblo Israelita que en el Primer Tiempo resistió las pruebas y las luchas del desierto, hasta alcanzar el cumplimiento de la divina promesa.

68. Es mi voz la que viene a despertaros y si la desoyereis, ninguna otra voz vendrá a despertaros mañana.

69. Israel: Levantad incansablemente vuestra planta en pos de mi enseñanza, la cual he depositado en vuestro corazón y espíritu. Soy el Maestro que se acerca a vosotros para hablaros en la intimidad de vuestro corazón y haceros sentir el fuego de mi amor, para levantar a vuestro espíritu a la luz y a la gracia de mi Espíritu Divino.

70. Soy incansable en daros mi caridad para entresacaros del abismo. Cual Doctor os unjo con mi bálsamo y cual Padre me acerco a vosotros, os consuelo y hago reconocer vuestras imperfecciones.

71. Israel, os pregunto: ¿Qué vais a hacer el mañana cuando ya no me encuentre comunicándome por el entendimiento humano? No habéis alcanzado a comprender la grandeza de mi Obra y por eso os he dicho, que estudiéis y analicéis mi palabra para que no caigáis en fanatismo e idolatría. Yo a todos os he hablado, con todos he estado en mi mesa y a todos he sentado en el mejor lugar. Os he enseñado la humildad de mi Espíritu, para que también vosotros seáis humildes.

72. Reconoced que es el tiempo en que debéis ser mansos y humildes, para que seáis los verdaderos Espiritualistas que llevéis la esencia, el amor y la potestad de vuestro Padre, para que así os levantéis en los caminos, porque os he doctrinado con la Luz de mi Espíritu Santo y si ahora sois los discípulos, el mañana seréis los maestros.

73. A vosotros entregaré todo lo que necesitéis para sustentar al mundo. Iréis a las naciones, a los pueblos, aldeas y comarcas y entregaréis lo que os he confiado y por medio de la inspiración tendréis una fuente inagotable de luz, gracia, amor y enseñanza para vuestros hermanos.

74. Nunca os he enseñado lo superfluo y malo, mi Ley y mi Obra son limpias y están lejos del materialismo, por eso he venido a destruir el fanatismo y la idolatría, y aun os he apartado los símbolos materiales que representan lo espiritual. Yo os he enseñado la forma limpia, perfecta, de orar y de buscarme.

75. No es mi voluntad Israel, que el mañana las casas de oración las convirtáis en casas de fanatismo, porque Yo he venido a enseñaros cómo debéis practicar la Doctrina espiritual, y si habéis aprovechado mis enseñanzas, tendréis la comunicación directa de Espíritu a espíritu. Así siempre será en vosotros la armonía y la fraternidad.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s