Enseñanza 361

1. Os encuentro orando y mi Espíritu se aposenta cerca de vosotros. Vengo a alimentarme de vuestro amor, de vuestra fe. He probado vuestros frutos y me son agradables, por ello os bendigo y os concedo la paz.

2. Vuestro espíritu ha sido probado en distintas formas por Mí, y cuando habéis pasado el momento doloroso, os eleváis preguntándome si os he abandonado, y muy pronto os habéis encontrado Conmigo. En verdad os digo, que no estáis solos y que vuestra fe os ha hecho vencer las penalidades y las grandes pruebas de este tiempo.

3. Vosotros que habéis recorrido los largos caminos en busca mía, al fin me habéis encontrado y al oír mi palabra se han disipado vuestras dudas y recibís la clara respuesta a vuestras peticiones. Por doquiera habéis oído imploraciones e invocaciones a mi Espíritu y aún cuando no me hubieseis llamado, he venido a vosotros como lo prometí, porque os dije que os acompañaría en vuestras tribulaciones en estos días de dolor.

4. Os he dado sensibilidad para que presintáis lo que ha de venir, para que viváis alerta a toda manifestación espiritual y reconozcáis el cumplimiento de mis palabras.

5. Os estoy hablando con el mismo amor y sabiduría con que os he hablado en los tiempos pasados y vengo a confirmar mis palabras de los tiempos pasados y a demostrar el cumplimiento de las profecías.

6. Juan vio en su gran revelación, cómo había de manifestarse mi Espíritu en este tiempo, al abrirse el Sexto Sello; el Libro de la Sabiduría iluminaría a los espíritus. Vio los grandes combates entre los hombres y sus tribulaciones. Vio el Libro cerrado y al fin abierto por el Cordero Inmolado. Y ante vosotros he mostrado página tras página de ese Libro, para vuestro espíritu. En él está contenida la Ley que os he dado desde el principio de los tiempos.

7. Juzgad mi Obra, analizadla de principio a fin. Traed a vuestra memoria todo lo pasado y unidlo a esta revelación, para que todo viva en vuestro espíritu. He dictado leyes y enseñanzas para la vida material de los hombres, le he dado lecciones para su vida moral y espiritual. Os he transportado a las regiones del espíritu y habéis respirado la paz y la beatitud de esa morada, para que lo conozcáis todo y podáis penetrar en el conocimiento de mis leyes.

8. Vivid para un ideal elevado. Haced que vuestro espíritu recobre su fortaleza y energía en el cumplimiento de su misión. Derramad paz a vuestro paso, invitad a la humanidad a orar con esa oración que Yo os he enseñado, para que vuelva a sentirse digna de su Creador. Cultivad su corazón que es campo virgen, tierra fértil para mi enseñanza.

9. En el ejercicio de mi Doctrina, trabajando por el bien de la humanidad, se forjará vuestro espíritu, gozaréis y sufriréis también y conoceréis lo que vale la fe y el amor. No os confundiréis en la lucha con las diversas creencias; mi Doctrina está sobre toda religión y toda secta. Llevad mi palabra que es mi expresión de amor y no la toméis como arma para combatir a vuestros hermanos, porque ella no lastima, no hiere, sólo es vida para el espíritu.

10. Limpiad el vaso por dentro y por fuera, para que pueda contener la esencia que vengo a entregaros. Vuestra misión es grande, para triunfar debéis trabajar unidos. Fundíos con todos los pueblos, mezclaos con todas las razas, llevad a todos mi mensaje de paz. Después os llevaré al Valle en donde todos seréis iguales, en donde desaparecen la miseria y el egoísmo humano, para ser sólo espíritus.

11. Yo sé que por un tiempo todavía restituiréis por vuestra división, mas llegará un día en que cansados de vuestra debilidad, os buscaréis para ser fuertes por la unión y la concordia.

12. Os quiero limpios, por eso os estáis purificando en el dolor para devolver al espíritu su original pureza y su virtud. Estas pruebas que ahora sufrís, no os harán morir, sólo os despertarán de vuestro profundo sueño, para buscar la perfección de vuestro espíritu.

13. Si hasta ahora no os habéis dignificado por vuestras obras, llegará el día en que la humildad, la perseverancia, el amor y la fe de este pueblo, sean dignos de alabanza. Muchos al reconocer en vosotros estas virtudes, querrán daros un nombre o un título o poner sobre vuestra cabeza una corona, mas entonces recordaréis a Jesús y humildemente os ocultaréis. Vuestro reino, como os dije, no está en este mundo.

14. Si queréis conquistar el corazón de la humanidad, hablad con verdad, con suma verdad; sed humildes entre los más humildes, para que seáis creídos en vuestras palabras y obras.

15. ¡Cuánto se recreará mi Espíritu cuando vea surgir vuestra obra de entre los escombros morales y espirituales de la humanidad! Vuestra labor ha comenzado ya. He ahí los enfermos que han sanado, los incrédulos que han nacido a la fe, los pecadores, regenerados. Es pequeña todavía vuestra obra, pero Yo la contemplo buena y multiplico sus frutos.

16. Israel: El Maestro se encuentra delante de vosotros lleno de amor y caridad. Siempre os he dado pruebas de mi amor en el camino que os he elegido.

17. Mi Verbo divino habla al pueblo y este Verbo os lo envío, para que podáis conocer la Obra que en vuestras manos os he confiado.

18. Yo muestro a mis apóstoles como ejemplo para vosotros. Por eso en este tiempo me derramo en vuestro espíritu, para que dobleguéis vuestra materia. Yo he tocado la roca endurecida para hacer brotar de ella el agua cristalina.

19. No creáis que habéis llegado ya al fin de vuestro cumplimiento, ni que Yo seguiré hablando a través del entendimiento humano después de 1950: Todo cuanto os he dicho se ha cumplido y se cumplirá pueblo amado.

20. En el Tercer Tiempo fue enviado vuestro espíritu a reencarnar, para que tuvieseis una nueva oportunidad de cumplir vuestra misión, aprovechando la presencia de mi Espíritu Divino en este tiempo.

21. Me encuentro delante de vosotros por mi gran amor y os entrego fortaleza, porque no quiero contemplaros débiles.

22. Soy la Fuente de la Gracia y del Amor, bebed, dad vida a vuestro corazón y espíritu, apartaos del materialismo para que podáis comprender la grandeza de la misión que os he entregado.

23. Pueblo amado: Si vuestro corazón está lleno de dolor, venid a Mí, que Yo convertiré vuestro sufrimiento en alegría y os fortaleceré de espíritu y materia, para que sigáis en el camino llenos de conformidad y de esperanza.

24. Yo recibo a las multitudes que en caravanas me buscan para hacerme presente su dolor. Las escucho en silencio, son las multitudes que llegan a estos humildes recintos de distintas sectas y religiones para escuchar mi palabra, para recibir en su espíritu y corazón mi mensaje de paz y esperanza.

25. Al llegar a este árbol, sienten la frescura de su sombra que las hace descansar y se deleitan escuchando los trinos de mis ruiseñores. Entonces sienten mi presencia y la dulzura del fruto de este árbol.

26. Escrito está que en este Tercer Tiempo vendría en Espíritu y cual campana sonora haría el llamado a la humanidad, para darle el consuelo, el pan y el agua espiritual. He venido a edificar mi Templo en el corazón y en el espíritu de mis hijos. En la serenidad y el silencio de ese Templo, sentiréis mi presencia, allí recibiré lo que en vuestra meditación y oración me hagáis presente. En el interior de ese Templo os sentiréis iluminados con la Luz de mi Espíritu Santo.

27. He venido a preparar en este tiempo a las doce tribus de mi pueblo escogido, para que por su conducto reciban la luz todas las naciones; para que al toque de la trompeta despierten los que duermen y elevando su mirada al Cielo puedan contemplarme con los ojos de su espíritu.

28. La humanidad está desorientada, mas Yo he venido para conducirla con la Luz de mi Espíritu Santo y para que reconozca mi palabra por su esencia.

29. A través del tiempo aquellos escritos que dejaron mis discípulos, han sido alterados por los hombres y por ello hay división entre las religiones. Mas Yo he venido a esclarecer todas mis enseñanzas, para unificar a la humanidad en una sola luz y en una sola voluntad.

30. El año de 1950 está por terminar, mas Yo os he dejado una vasta enseñanza que debéis dar a conocer a las nuevas generaciones para que ellas encuentren la paz y la vida para el espíritu.

31. En vuestras manos confío el Libro del Tercer Testamento, para que con él deis la Buena Nueva a la humanidad.

32. Vuestro corazón presiente ya la nostalgia que vais a sentir cuando ya no me escuchéis en esta forma, por eso os he dicho: Poned en práctica mi enseñanza y no os dejéis sorprender por aquéllos que mañana se levantarán prevaricando y diciendo que aún me comunico a través de sus entendimientos.

33. Vosotros sois testigos de que cuanto os he dicho en mi palabra se ha cumplido y tenéis que vivir alerta para que no haya desobediencia entre mi pueblo. Vais a sentir el dolor de aquéllos que están débiles y que aún no han comprendido mi enseñanza, mas vosotros les explicaréis mi verdad y los conduciréis con mi palabra. Yo me manifestaré a través de los que se encuentran preparados y también por los postreros me derramaré en luz e inspiración.

34. Yo no dejaré abandonada a la humanidad; seguiré rescatando a los extraviados, llamando a esta mesa a los que no escucharon mi palabra en esta forma. Elías seguirá reuniendo a las multitudes para que vosotros les mostréis el Libro que contiene mi palabra. Por vuestro conducto despertaré a los espíritus aletargados y apartaré de ellos la idolatría; mas si vosotros no estuvieseis preparados para hablar a la humanidad, entonces las piedras hablarán y veréis al más torpe siendo mi verdadero discípulo y hablando de mi verdad.

35. Vosotros daréis la Buena Nueva a la humanidad sin adulterar mi Obra, seréis humildes como vuestro Maestro y no os revestiréis con vestiduras regias para llamar la atención de vuestros hermanos.

36. Mañana no adulteréis mi Doctrina, enseñad tan sólo lo que he venido a confiaros. Os he dado mi enseñanza en abundancia para que seáis los guías y mensajeros entre la humanidad. Cuando ya no escuchéis mi palabra a través del portavoz, os ayudaréis y os Amaréis los unos a los otros, para que podáis resolver los problemas que se presenten en vuestro camino.

37. Sois el pueblo que estoy unificando, para que por vuestro conducto me reconozca la humanidad. Yo soy la Caridad suprema y a vosotros os he alimentado con el Manjar de los manjares. Grande es la lucha que vais a tener, por eso vengo a hablaros con amor para apartar de vosotros las equivocaciones que atribuisteis a mi Obra, para que llegado el tiempo podáis ser la luz del mundo.

38. Mis huestes espirituales se encuentran circundando a vuestro espíritu, prestas están para entablar la lucha, porque no os encontraréis solos en esta contienda de ideas, también mi Mundo Espiritual estará con vosotros. Ellos os están inspirando la paz y la armonía para que así os mostréis ante la humanidad.

39. Grande va a ser vuestra lucha; vais a dar ejemplo de obediencia y a mostrar en vuestro corazón la Ley de vuestro Maestro. Iréis alentando a la humanidad, mas ya no se manifestará mi Rayo universal, ni mi Mundo Espiritual se comunicará a través de vuestro entendimiento. Sin embargo, os daré mi enseñanza en forma más elevada y como Espíritu Santo, la fortaleza, la bendición y la misericordia.

40. El final de 1950 se acerca y la humanidad adormecida no me ha sentido, mas voy a despertarla para que me contemple.

41. ¿Cuándo serán estos acontecimientos? Cercano está ese tiempo. Presto está el final de mi comunicación a través del entendimiento humano. Por conducto de los portavoces que en estos últimos días se han sabido preparar, os he entregado grandes y claras enseñanzas, amorosos mandatos para que les deis cumplimiento después de que ya no escuchéis mi palabra en esta forma.

42. He abierto ante vosotros el Libro de mi Sabiduría y os he enseñado cómo debéis de cumplir vuestra misión, cómo debéis de transitar por mi camino; os he señalado los peligros y os he dado la potestad para vencer los obstáculos y derribar las barreras.

43. Antes de dejar de hablar en esta forma, he de dejaros preparados para que el mañana seáis los maestros que mostréis mi enseñanza a los nuevos discípulos.

44. Si os sentís faltos de esta enseñanza, no me culpéis a Mí, porque os he entregado en abundancia mi palabra, el pan de Vida Eterna para vuestro espíritu.

45. Os he entregado mi Doctrina con perfección y si vosotros le añadís lo que no le pertenece, vuestra Conciencia os dirá lo que debéis de apartar para que el mañana la humanidad reciba sólo mi enseñanza perfecta.

46. Decid a la humanidad que como Dios Todopoderoso, siempre me he encontrado entre vosotros, nada os ha hecho falta, porque he llenado de gracia y potestad a vuestro espíritu en cada etapa de evolución.

47. Habéis jurado amarme, pueblo, ante la presencia de mi Luz divina; pero vuestro materialismo siempre ha sido el obstáculo para el cumplimiento del espíritu, porque no os conocéis ni sabéis cuál es vuestro propósito e ideales. Mas mi caridad os ha reunido en el aprisco, para que sintáis el fuego de mi amor y reconozcáis la paz de mi Espíritu Santo.

48. Yo soy el Dador, Yo tengo más que entregaros que vosotros que pedirme. Yo sé de las necesidades de la materia, conozco al espíritu y sé de vuestras aflicciones e incertidumbres.

49. Lucas, Marcos, Juan y Mateo, fueron escogidos por mi voluntad. A cada espíritu le confié un cargo, una responsabilidad y ellos con firmeza, con decisión y amor esparcieron mi Doctrina y formaron el Testamento del Segundo Tiempo, y así como a ellos, hoy despierto a vuestro espíritu para que pueda reconocer el tiempo, sentir y comprender el juramento que ha hecho ante mi Divinidad, y se levante al cumplimiento de su misión.

50. Jesús testificó el poder divino porque era en Él, el mismo Dios que se mostraba en la Tierra para que el mundo le conociera; era el mismo Padre que se entregaba al pueblo en palabra, en amor, en verdad y en luz.

51. Lo que escrito está en el Álbum de Oro, efectivo y cumplido será; en el transcurso de los tiempos todo quedará consumado.

52. Israel: No solamente en este tiempo os he hablado; pero vuestro espíritu se ha encontrado encadenado y ha desaprovechado lo que le entregué en el Primer Tiempo, en el Segundo y hoy en el Tercero. ¿Y qué es lo que estáis esperando del Señor? ¿Cuál es vuestra decisión y deseo? Os estoy hablando, derramando mi Verbo divino; mas no os daré un tiempo más para seguirme comunicando a través del portavoz y si el espíritu se rebela y la materia se obstina en desobedecer mis mandatos, de ello grandemente me tendréis que responder; porque como Juez Yo haré el llamado y os haré comprender lo que escrito está en el libro de vuestro destino. Cuando el espíritu llegue ante el Juez Supremo, reconocerá su falta y lleno de pesadumbre, me pedirá un tiempo más para su restitución, una nueva reencarnación.

53. No solamente he hablado a vuestro espíritu, sino a vuestra materia; a ella le he entregado vida, fortaleza y caridad por añadidura, para que el espíritu pueda cumplir su misión.

54. He derramado mi Verbo divino con amor, os he brindado todo lo que mi Espíritu y Corazón amantísimo de Padre había dispuesto para vosotros, sois lo más preciado de mi Divinidad.

55. Os encontráis en el final de mi comunicación por el entendimiento del portavoz, mas cuando ya no escuchéis mi lección, os seguiré guiando, porque dejaría de ser Padre si os abandonara en el desierto faltos de pan y agua.

56. Preparaos con mi enseñanza, estudiad lo que en mi palabra he venido entregando a vuestro corazón.

57. Preparad vuestro cerebro para que reciba las vibraciones de mi luz. Desarrollad vuestros dones para que podáis detener los elementos, porque grandes catástrofes han de acontecer a la humanidad.

58. Se abre mi Corazón amantísimo de Padre, para que el postrero pueda sentir en su espíritu el calor de mi Amor divino. Yo soy el Libro abierto, la Verdad y la Ley.

59. He entregado a la humanidad mi Doctrina espiritual, Doctrina de amor y de armonía. No solamente en este tiempo os he entregado mi enseñanza. Desde el primer momento en que mi Espíritu Divino mandó a vuestro espíritu a la Tierra, le he hablado por conducto de mis escogidos y nunca os he conducido a la tiniebla, al fanatismo, ni a la idolatría; porque estas obras no son agradables ante mi mirada, porque ello aleja a vuestro espíritu de la luz, de mi amor y lo aletarga, haciendo que el tiempo de su salvación se alargue ocasionándole dolor.

60. ¿Cómo hacer para que la humanidad me reconozca, me comprenda y su corazón me sienta? ¿Cómo hacer para que el espíritu rompa la cadena que le ata al materialismo? Concederle un tiempo más y hacer el llamado a los espíritus del pueblo escogido de Israel, para que ellos como buenos soldados y labriegos, se levanten al frente de la humanidad para ser su guía en la lucha que se avecina.

61. El Maestro Divino desciende a comunicarse por conducto del cerebro humano, mas buscadme en lo profundo de vuestro corazón, allí estoy Yo.

62. Penetrad en profunda meditación, pueblo; cerrad vuestros ojos y tratad de contemplar con la mirada espiritual a las multitudes que en futuros días se acercarán a vosotros en pos de un testimonio que les hable de mi presencia.

63. Pensad que tendréis que esperarles con el corazón lleno de caridad, porque llegarán hambrientos y sedientos de amor, como vosotros llegasteis, buscándome para calmar vuestra sed.

64. No vayáis a querer hacer grandes obras sin estar preparados; procurad alcanzar mayor espiritualidad, pues así, una palabra, una oración o una obra de caridad, podrán hacer mayores prodigios que aquéllos que en vuestra vanidad pudieseis haber deseado realizar.

65. Caridad y más caridad es lo que he derramado en vosotros, caridad es el sentimiento que más he avivado con mi enseñanza, porque la caridad es reflejo de amor y de sabiduría.

En verdad os digo, que si os preparáis para recibir con caridad a vuestros hermanos que están por llegar, les habréis recibido con la mejor de las bienvenidas, con el más elocuente de los testimonios que de mi verdad podréis dar. Ante esa prueba, muy pocos resistirán, mas si por otros medios quisieseis hacerlos comprender mi Mensaje, tendréis que luchar mucho, porque el mundo se encuentra cansado de palabras, de doctrinas y filosofías. El mundo, de lo que se encuentra hambriento hasta la angustia y sediento hasta la muerte, es de amor, por eso os repito, que una obra de caridad, aunque pequeña, pero sincera, sentida y verdadera, podrá más que mil sermones o discursos de palabras bellas, pero huecas y faltas de verdad, como son las que día tras día escuchan los pueblos del mundo, sin que aquellas palabras sean llevadas a la práctica.

66. Preparaos más para lo que vais a decir, aunque también os ayudará vuestra elocuencia y aun los escritos os podrán servir como báculo o sostén para vuestra memoria; pero no olvidéis que lo que realice vuestro espíritu, lo que brote de lo más profundo de vuestro ser, será la más fecunda de vuestras simientes, aquélla por la que llevéis mayores beneficios a vuestros hermanos y al mismo tiempo por la que obtengáis mayores dichas, cuando llegue el instante de recibir vuestro galardón.

67. Pueblo amado: Venid a Mí, unificad el pensamiento con la Conciencia para que sintáis mi paz.

68. Lo que vengo a entregaros en mi palabra será vuestro baluarte para el mañana, vuestra espada y vuestro escudo, y cuando os hayáis unificado en la espiritualidad, vendrán hacia vosotros las distintas religiones para que os Améis los unos a los otros.

69. Os he dicho en mi palabra que el tiempo de mi comunicación con vosotros a través del entendimiento humano presto está a finalizar, mas el eco de mi Voz divina lo seguiréis recibiendo en lo más íntimo de vuestro ser.

70. Vosotros, al despuntar la luz de este nuevo día, habéis percibido el llamado de la campana sonora que se escucha entre la humanidad. Fuisteis los ciegos que contemplasteis el resplandor de esta luz y que os sentís guiados por mi caridad hacia el camino.

71. Sois mis discípulos, los precursores de las multitudes que mañana vendrán hacia Mí, los que como emisarios llevaréis este Mensaje de paz, de vida, de amor y de luz. Con vuestros ejemplos daréis testimonio de la verdad que predicáis.

72. Las pruebas y tropiezos que habéis tenido, sean entre vosotros la luz de la experiencia, para que el mañana caminéis con rectitud en mi camino.

73. Yo os he revelado el por qué de cada acontecimiento y de cada prueba de dolor entre la humanidad; la razón por la que en este tiempo de mayor perversidad, he venido a iluminaros con mi Luz de Espíritu Santo y la de reunir a las doce tribus de mi pueblo escogido de Israel.

74. Así como en el Primer Tiempo llegasteis a la tierra de Canaán, así quiero que ahora os encaminéis hacia la verdadera Tierra Prometida. Ya habéis empezado a dar los primeros pasos para escalar la montaña en cuya cúspide está la gran Ciudad que os espera.

75. El mañana vosotros no os sentiréis huérfanos, porque Yo y mi Mundo Espiritual estaremos velando por vosotros, para que podáis dar cumplimiento a vuestra misión: Dar a conocer a la humanidad página tras página el Libro de mi enseñanza.

76. Vuestro trabajo no termina en 1950; pero muchos de vosotros vais a apartaros del camino, mas bienaventurados aquéllos que permanezcáis firmes porque seréis como columnas de mi Templo.

77. Os preguntáis: “¿Se irá el Verbo del Padre y no volveremos a sentir ese amor? ¿Se irá el Maestro y no volveremos a escuchar aquella palabra que ha sido la alegría de nuestro espíritu y su fortaleza?” No mi pueblo, el Padre no se aleja, el Maestro seguirá en su misión de luz. Hoy me habéis escuchado por uno y por otro entendimiento, mas el mañana no habrá límite en vuestra preparación, porque todos podréis comunicaros Conmigo de espíritu a Espíritu. Y por todo aquél que esté preparado, Yo derramaré mi inspiración, entonces conoceréis el verdadero éxtasis. Entonces la manifestación del Maestro no tendrá límite. De la misma manera tendréis las manifestaciones de los seres de la alta escala espiritual.

78. Oraréis en silencio y Yo recibiré vuestra ofrenda, y os responderé engalanándoos con mi bendición.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s