Letra S

S

Saber:

1-1-56 Nunca hagáis alarde del saber, porque he ahí que mi Arcano de Padre, sólo se abre para el que llama a su puerta con humildad.

10-282-22 Saber, es sentir mi presencia; saber, es dejarse conducir por mi luz y hacer mi voluntad; saber, es comprender la Ley; saber, es amar.

Sabiduría:

1-1-74 Si el Espíritu Santo es la Sabiduría, ¿creéis que ese Espíritu sea independiente a Cristo si Yo soy la Sabiduría? ¿Pensáis que el Verbo y el Espíritu Santo sean distintos entre sí?

1-2-36 Vuestro espíritu puede llamar a las puertas del Más Allá en demanda de sabiduría, vuestra capacidad espiritual os permite acercaros más al Maestro, para que os entregue las nuevas enseñanzas contenidas en mi Arcano.

4-91-23 Así como para vuestra mente humana formé un mundo de inagotables enseñanzas, para vuestro espíritu hice un cielo de eterna e infinita sabiduría.

8-224-38 Sabed también que por los sentimientos del corazón se adquiere sabiduría. Esos sentimientos se transforman en palabras que contienen profundas lecciones, sublimes ideas que dicta el amor.

10-282-24 El amor verdadero, aquel que está más allá del corazón, es el fruto de la sabiduría. Ved cómo Yo, en mi palabra, siembro sabiduría en vuestro entendimiento y luego espero el fruto de vuestro amor.

2-53-20 Llegaréis a adquirir un caudal de sabiduría sin necesitar de los libros de los hombres, siendo vuestro único libro esta palabra en la que no tendréis influencia de doctrinas extrañas ni de malas interpretaciones ni teorías de hombres, sólo mi Ley que os traza el sendero de vuestra evolución.

Sabio:

3-73-33 Si hay quienes se levantan como enemigos míos, no les contemplo como tales, sólo como menesterosos. A los mismos que se tienen por sabios y niegan mi existencia, les miro con piedad. A quienes tratan de destruirme en el corazón de la humanidad, les juzgo ignorantes ya que creen tener el poder o las armas para destruir a quien es el Autor de la Vida.

4-88-51 Ahora os digo, que no he venido a servirme de sabios ni de justos, sino de humildes, de hambrientos de paz, de amor y de luz. Entonces, id por los caminos de la Tierra sin temor a que los hombres os coronen de espinas con su ingratitud, con sus burlas y con su dureza, confiando en que habrá de llegar el tiempo en que entiendan el Mensaje que les llevasteis.

9-250-18 Todo esto lo debéis de conocer porque si alguno quiere llegar a ser sabio en mi Doctrina, no olvide que para lograrlo, antes tiene que ser humilde como Salomón a quien hice rey y sabio al grado de que su nombre fue famoso y respetado en el mundo de aquella época, el que maravilló por la sabiduría de sus consejos y de sus juicios; pero todo su poder, su luz y esplendor cayeron bajo la fuerza de mi justicia, cuando faltó a mis órdenes.

Sabor:

8-209-53 La esencia es el sabor de lo divino.

Sacrificio:

5-119-20 Siglos después, la humanidad había de pedirme el sacrificio de Jesús, mi amado Hijo, y os lo había de entregar, para que su ejemplo de mansedumbre, sellado con su sacrificio y con su sangre, quedase imborrablemente escrito en la Conciencia de la humanidad.

5-133-55 No he venido a pediros sacrificios sobrehumanos. Ni al hombre le he exigido que deje de ser hombre por seguirme, ni a la mujer le he pedido que deje de serlo para cumplir con una misión espiritual. Al esposo no lo he separado de su compañera, ni a ella la he distanciado del esposo para que puedan servirme, ni a los padres les he dicho que abandonen a sus hijos o que dejen el trabajo para que puedan seguirme.

6-155-56 Manifestad mi caridad, hablad de mi Obra, no os detengáis ante el sacrificio. Haced uso de vuestras armas de amor, caridad, nobleza y templanza y si os enfrentáis con fe y valor a la lucha, no tardaréis en obtener la victoria. Mas analizad mi palabra, para que no sintáis que mi Doctrina os obliga a cumplir, porque Yo sólo os invito a escucharme y una vez que me hayáis comprendido, que se levante a cumplir aquél que lo haga por amor, por convicción, por voluntad propia; mi deber de Padre es mostrar siempre el camino de salvación a mis hijos.

9-276-14 Lejos estáis ya de aquellos tiempos en que los hombres buscaban su purificación mediante el sacrificio de víctimas inocentes; también habéis comprendido la inutilidad de los ayunos y las penitencias mal entendidas que por mucho tiempo practicasteis, ahora sabéis que sólo la regeneración y la espiritualidad podrán dar a vuestro espíritu la paz y la luz.

Sacrificio: De Isaac

5-119-18 En Abraham y en su hijo Isaac os di una imagen de lo que sería el sacrificio del Redentor, cuando puse a prueba el amor que Abraham me profesaba pidiéndole que él por su propia mano sacrificara a su hijo, a su muy amado Isaac. En aquel acto, si sabéis meditar, encontraréis una semejanza de lo que más tarde fue el sacrificio del Unigénito por la salvación del mundo.

Salomón:

1-1-58 al 59 Salomón fue llamado sabio, porque sus juicios, consejos y sentencias estaban revestidos de sabiduría, y su fama cruzó las fronteras de su reino llegando a otros países. Ese varón siendo rey, se postraba humilde ante Mí pidiendo sabiduría, poder y protección, reconociendo que sólo era mi siervo y ante su Señor depositaba su cetro y su corona. Si así hiciesen todos los sabios, todos los científicos, ¡cuán grande sería su sabiduría, cuántas enseñanzas aún desconocidas, les revelaría mi Arcano!

4-85-11 Si mi pueblo de Israel fuera de este mundo, ¿creéis que Yo hubiese permitido su expulsión de la Judea, dejando que sus tribus se perdieran entre las naciones?; ¿creéis que si ésa fuera la verdad, habría Yo permitido que el templo de Salomón fuese destruido y profanado y la ciudad de Jerusalén arrasada e incendiada hasta no quedar de ella piedra sobre piedra?

9-250-18 Todo esto lo debéis de conocer porque si alguno quiere llegar a ser sabio en mi Doctrina, no olvide que para lograrlo, antes tiene que ser humilde como Salomón a quien hice rey y sabio al grado de que su nombre fue famoso y respetado en el mundo de aquella época, el que maravilló por la sabiduría de sus consejos y de sus juicios; pero todo su poder, su luz y esplendor cayeron bajo la fuerza de mi justicia, cuando faltó a mis órdenes.

Salud: Véase: Enfermedad

5-134-61 al 62 ¿Qué podrá negar el Padre a su hijo, cuando éste espiritualmente se acerque para solicitar algo para su cuerpo, pequeña y frágil criatura material? Así os enseño a pedir, mas cuando se trate de dar, os digo: “Repartid y dad”. Repartid lo material y dad amor, porque, ¿de qué os servirá dar la parte material si en ella no pusieseis amor? Cuán difícil os ha parecido administrar debidamente los bienes que habéis poseído en el mundo. Unos quieren tener sólo para sí, otros, teniendo demasiado, no sienten el deber de compartirlo. Yo os descubro una fuente de salud que existe en vosotros, en vuestro espíritu, para que a ella acudáis cuando sea necesario; si sabéis buscarla, encontraréis sus aguas. No quiero un mundo derrotado y triste, un pueblo que por su ignorancia de lo que posee a cada instante me hable con angustia, y me pida con desesperación. Quiero un mundo consciente de cuanto es y posee.

9-276-29 al 30 Venid todos a Mí y sanad de vuestros males, haced que vuestra fe obre el milagro de devolveros la salud y de alcanzar vuestra salvación. El milagro no está en Mí, sino en vosotros, mas no olvidéis que ya no es mi túnica la que habréis de tocar para recibir el prodigio, sino que debéis llegar ante mi Espíritu por medio de vuestra fe y elevación. ¡Cuántos han encontrado su salud en este camino, porque a tiempo supieron descubrir el origen de sus males y pusieron toda su fe y su voluntad en luchar hasta vencer! ¡Cuántos también se han alejado tristes, confusos o decepcionados, sin haber conseguido lo que deseaban porque creyeron que con sólo acercarse a uno de estos lugares de reunión o simplemente con pedir, todo lo tenían ya logrado!

10-298-1 Sanad todos los males, lo mismo del cuerpo, que del espíritu, porque tenéis la misión de consolar, de fortalecer y de sanar a vuestros Semejantes. Mas os pregunto: ¿Qué salud podríais transmitir a los necesitados, si vosotros estuvieseis enfermos? ¿Qué paz podría emanar de vuestro espíritu, si él se encontrase turbado por preocupaciones, sufrimientos, remordimientos o bajas pasiones?

Salvación:

1-13-6 Ahora, os hablo a través de estos entendimientos preparados por Mí; mañana resonará mi voz en vuestro corazón y en todos los espíritus, porque mi palabra es como el tañer de la campana sonora que despierta y resucita lo mismo a los encarnados que a los desencarnados. Es un llamado universal. Desde los tiempos pasados os mencione, que ninguno de mis hijos se perdería y que si una oveja estuviese en peligro, dejaría a las noventa y nueve en el aprisco para ir en pos de la perdida.

8-219-10 A veces, cuando lloráis en el mundo y pensáis que Yo habito en el Cielo donde todo es felicidad del espíritu, dudáis de mi amor, porque no concebís que el Padre goce, mientras millones de sus criaturas sufren hasta la muerte en la Tierra. Es que no queréis comprender que mi dicha no será absoluta hasta que el último de mis hijos se halle en la Tierra de Salvación.

8-225-31 Recordad que sólo Yo soy vuestra salvación. En los tiempos pasados, en los presentes y en los venideros, mi Ley fue, es y será el camino y el guía de vuestro espíritu.

8-227-71 Los que en su fanatismo religioso sólo esperan en el Más Allá el castigo del infierno, mientras abriguen esa creencia ellos mismos forjarán su infierno, porque la turbación del espíritu es semejante a la de la mente humana, aunque más poderosa. Vosotros preguntáis: “Maestro, ¿para aquéllos hay salvación?” Y os digo: Hay salvación para todos, pero la paz y la luz llegarán a aquel espíritu hasta que las tinieblas de la turbación se aparten. ¿Habéis sentido vosotros alguna vez piedad ante un hombre cuya razón extraviada le hace contemplar lo que no existe? ¡Cuánto mayor sería vuestro dolor si contemplaseis en el Más Allá a aquellos seres turbados que están mirando su infierno imaginario!

11-327-47 Quiero levantarme triunfador en vosotros; quiero que vosotros contempléis al Rey de los Ejércitos como a vuestro Padre, victorioso sobre vuestra maldad y a vosotros como soldados llenos de dignidad espiritual, llenos de satisfacción y de paz. Entonces se escuchará el himno de la armonía universal en la mayor de las victorias, de ese triunfo que ha de venir; pero del cual ni vuestro Padre ni vosotros os engrandeceréis de tener vencidos bajo vuestro amor. Nuestros vencidos no serán los espíritus, será el mal, todas las tinieblas, pecados e imperfecciones. El triunfo del Padre estará en la salvación de todos los espíritus retrasados, arraigados en la tiniebla y en el mal. Estáis en un error si creéis que alguno se perderá, dejaría de ser Dios si un solo espíritu no encontrara salvación. Todos aquellos que vosotros llamáis demonios, también son espíritus que han brotado de Dios y si hoy se encuentran confundidos, ellos también encontrarán salvación. ¿Cuándo será la verdadera luz en ellos? Cuándo vosotros unidos a las legiones espirituales de luz, combatáis su ignorancia y su pecado con vuestra oración y vuestras obras de amor y caridad.

12-351-54 El camino que os señalo siempre es el de la Ley. Una senda estrecha, precisa, para que os sintáis seguros, al transitar en ella. El cumplimiento de esa Ley, es el precio de vuestra salvación. ¿Queréis salvaros y llegar al final de esa senda para poseer los dones y potestad de los justos? En vosotros tenéis todo lo necesario para alcanzar la meta, Yo os he dotado de virtudes para que llevéis a cabo vuestro ideal.

6-160-41 Ciertamente que todas las calamidades que se han desatado en este tiempo os fueron anunciadas. Mas no por haberos sido anunciadas, penséis que os las trajo vuestro Señor como un castigo; todo lo contrario, en todos los tiempos Yo os he prevenido en contra del mal, en contra de las tentaciones y os he ayudado a levantaros de vuestras caídas. Además he puesto a vuestro alcance todos los medios que os son necesarios para que podáis salvaros; pero también debéis reconocer que siempre habéis sido sordos e incrédulos a mis llamados.

9-255-60 ¿Cómo podrá perderse irremisiblemente para Mí un espíritu, si lleva en sí un destello de mi luz que jamás se extingue y doquier que vaya me tiene delante? Por muy larga que sea su reaciedad o muy duradera su turbación, nunca serán esas tinieblas más largas que mi eternidad.

10-302-31 Miradme y amadme en todos vuestros hermanos, recordad que os he dicho que ninguno de mis hijos sucumbirá para toda la eternidad, ninguno encontrará la muerte para su espíritu, porque ésta no existe. Yo no la he creado, porque Yo solamente le doy muerte al pecado.

10-295-17 Injusto sería el Padre si eso fuese verdad, como también dejaría de ser Todopoderoso si careciese de sabiduría o de amor para salvar a los manchados, a los impuros, a los imperfectos y no poder reuniros con todos los justos en una misma morada.

9-247-26 Descendí de la perfección como Salvador, haciéndome hombre en la Tierra. Vine a cumplir la misión de salvar a todas mis criaturas que desde Adán, habían caído en pecado, por su desobediencia. Su debilidad hizo que su espíritu cayese más y más, y en el tiempo propicio, en cumplimiento de los anuncios de la venida del Mesías, me hice hombre, para dar mi enseñanza y apartar las cadenas del espíritu y darle la resurrección.

Salvar:

3-57-74 Estoy entregando la luz a la humanidad, porque su ciencia no la salvará y ésta se encuentra en un mar embravecido, mas Yo rescataré a los náufragos para convertirlos en pescadores y les daré una barquilla para que lleven la esperanza y la salvación a los perdidos.

Salvo:

6-162-15 Os hablo así, porque sé que vendrá entre vosotros una confusión que desde estos tiempos os profetizo; pero Yo pondré a salvo el Libro donde se ha escrito mi palabra, para que sea llevado más tarde a todo el mundo y dé testimonio de lo que el Maestro os dijo en su nueva manifestación.

Samaria:

2-36-26 Rehúyo de todo lo que sea vanidad y pompa humana, porque a mi Espíritu sólo llega lo que es espiritual, lo que es noble y elevado, lo limpio y eterno. Recordad que dije a la mujer de Samaria: “Dios es Espíritu y es necesario que le adoren en espíritu y en verdad”. Buscadme en lo infinito, en lo puro y allí me encontraréis.

6-151-2 Yo había dicho a la mujer de Samaria: “El que bebiera de esta agua que Yo doy, sed no volverá a tener”. Hoy os digo: Si de aquella agua viva hubiera bebido la humanidad, no llevaría en sí tanta miseria.

Sanar:

3-72-30 Os estoy preparando para que seáis en breve doctores del espíritu y del cuerpo; mas sabed que es más importante ante Mí el que sana al espíritu, que el que sólo cura el dolor de la materia.

4-91-69 Ante vosotros llevarán al enfermo incurable para que lo sanéis, os llamarán ante el moribundo para que lo volváis a la vida y os presentarán al que ha perdido la razón o al poseído, para que le deis la luz a su espíritu y la libertad a su entendimiento.

4-101-14 Aprended todo esto y en vuestro camino seréis reconocidos como mis discípulos. Habrá quienes al contemplar vuestro don curativo quieran comprar vuestro secreto, unos con buena fe, otros con fines de lucro; mas a ellos diréis que el secreto para sanar el dolor del enfermo es la caridad, y ese don todos la poseen.

8-228-59 Discípulos: ¿No deseáis sanar las enfermedades del espíritu así como las de la materia? De cierto os digo, que podéis hacerlo. Mas, ¿cuándo va a comenzar vuestra actividad?; ¿cuándo pondréis punto final a vuestro materialismo?; ¿cuándo vais a empezar la nueva vida plena de espiritualidad?

8-236-1 Bienvenido sea ante Mí el cansado, el afligido, el triste, el enfermo, el pecador; porque Yo vengo a consolaros, a sanaros y a perdonaros. Lo mismo tengo caridad del ferviente que del incrédulo.

10-298-1 al 3 Sanad todos los males, lo mismo del cuerpo, que del espíritu, porque tenéis la misión de consolar, de fortalecer y de sanar a vuestros Semejantes. Mas os pregunto: ¿Qué salud podríais transmitir a los necesitados, si vosotros estuvieseis enfermos? ¿Qué paz podría emanar de vuestro espíritu, si él se encontrase turbado por preocupaciones, sufrimientos, remordimientos o bajas pasiones? Sólo de lo que atesoréis en vuestro corazón podréis ofrecer a vuestros hermanos. Hoy debéis almacenar cuanto más podáis de los bienes que vengo derramando en este pueblo y aprender a conservarlos a través de adversidades y contratiempos, para que llegado el tiempo de cumplir vuestra misión, logréis salir triunfantes en la lucha. La paz, la luz y el bálsamo, formarán con vuestro ser un solo cuerpo, de tal manera, que no sólo ungiendo a un enfermo lo sanaréis, sino que en vuestra palabra, en vuestro pensamiento, en vuestra mirada transmitiréis salud, paz y fortaleza y en muchos casos, vuestra sola presencia emanará estas virtudes.

Sangre:

8-239-63 En el Segundo Tiempo fue mi sangre de mi sacrificio, la que se derramó en los corazones para iluminar a los espíritus.

2-36-8 Desde los tiempos de la estancia de Israel en Egipto, en que mi sangre fue representada por la de un cordero, ha habido hombres que sólo viven de tradiciones y de ritos, sin comprender que aquel sacrificio fue una imagen de la sangre que Cristo vendría a derramar para daros la vida espiritual. Otros creyendo alimentarse con mi cuerpo, comen panes materiales, sin querer comprender que cuando di a mis discípulos el pan en el Cenáculo, fue para darles a comprender que quien tomare la esencia de mi palabra como sustento, se habría alimentado de Mí.

8-239-64 En el Primer Tiempo, el acto simbólico de marcar la puerta del hogar con la sangre de un inocente cordero, fue el mandato del Padre para aquél pueblo, al cual desde ese instante ponía en el camino de las divinas revelaciones. Ex.12:5-7; 12:13

Santidad:

5-115-52 al 53 Os doy estas lecciones, porque habéis convertido al espíritu de muchos justos en divinidades, a los cuales les pedís y adoráis como si fuesen dioses. ¡Cuánta ignorancia, oh, humanidad! ¿Cómo pueden los hombres juzgar la santidad y perfección de un espíritu, tan sólo por sus obras humanas? Soy el primero en deciros que imitéis los buenos ejemplos que vuestros hermanos hayan escrito con sus obras, con su vida, con su virtud, y os digo también que al recordarles, esperéis su ayuda espiritual y su influencia. Mas, ¿por qué les levantáis altares que sólo sirven para ofender la humildad de aquellos espíritus?; ¿por qué se crean cultos en torno a su memoria como si fuesen la Divinidad, poniéndolos en el lugar del Padre, al cual olvidan por adorar a sus hermanos? ¡Cuán dolorosa ha sido para ellos la gloria que aquí les habéis dado!

8-223-59 No tendréis autoridad o potestad alguna para dar títulos de santidad a ningún ser humano.

Santiguar:

7-181-37 No hagáis el símbolo de la cruz materialmente, puesto que me encuentro crucificado en vosotros mismos.

Santo:

8-230-24 Aquéllos que ayer fueron vistos como santos y semidioses, hoy son desconocidos por una humanidad desengañada.

11-328-15 ¿Por qué tanta desconfianza en el tesoro de valor incalculable que os he confiado, en esta Obra que os he revelado? De cierto os digo, que sin llegar a ser santos ni justos, podréis hacer grandes obras de redención entre los hombres, grandes prodigios entre la humanidad y también podréis ser ejemplo entre los hombres. ¡Si Yo enviase santos y seres perfectos entre la humanidad para que diesen ejemplo a los hombres, les parecería imposible siquiera asemejarse a ellos! Yo quiero enviar entre los hombres, pecadores convertidos que sin llegar a justos ni santos, sepan dejar un ejemplo de regeneración, de arrepentimiento, de fortaleza, de ahínco en la Doctrina del Padre, de anhelo, de progreso y de evolución espiritual y, ¡esos sois vosotros!

Santuario: Jn.2:19-21

11-334-7 El Santuario de que acabo de hablaros, es el de la Conciencia. Ese Templo que nadie podrá profanar, ese Templo en el que habita Dios y de donde sale su voz y brota la luz.

Sarmiento:

1-2-87 Yo soy la Vid y vosotros los sarmientos, por lo tanto, dad el mismo fruto que os he dado.

3-65-48 Si la humanidad ha cultivado un gran árbol cuyos frutos en su mayoría han sido amargos y mortales, ¿no les parece hermoso que Yo plante un árbol, en que vosotros me ayudéis a cultivarlo y que sus frutos de vida, de verdadera paz y sabiduría divina os compensen de tanto dolor? Pues Yo soy ese Árbol, Yo soy la Vid y vosotros los sarmientos, dejad que crezca vuestro espíritu en sus dones para que deis sombra acogedora, frutos de vida y de buen sabor. Yo soy la Verdad y ella brota por estos labios de hombres, aun cuando sean pecadores, porque mi Verdad es más fuerte que vuestros pecados.

Satanás: Véase: Lucifer

1-14-25 Ya empezáis a reconocer que ese ser a quien llamáis “Demonio o Satanás”, no es más que la flaqueza de vuestra carne, la inclinación a las bajas pasiones, la sed de deleites y deseos de la materia, el orgullo, el amor propio, la vanidad y todo aquello con que la carne tienta al espíritu.

Satisfacción:

4-109-11 Discípulos: Convenceos de que en este tiempo no vinisteis a la Tierra a recoger glorias ni honores, ni a deleitaros con el fruto del placer, sino a cumplir una restitución purificando el espíritu en las pruebas de esta vida y en la práctica de mis enseñanzas. Sin embargo, no quiero deciros que rechacéis todas aquellas satisfacciones sanas que llamen a vuestra puerta, porque caeríais en fanatismo y os haríais muy penosa la jornada.

6-155-50 Siempre os diré: Tomad de las satisfacciones que vuestro mundo os pueda proporcionar, pero tomadlas bajo mi Ley, y seréis perfectos.

Satisfechos:

9-244-38 No quiero ver a unos satisfechos por el buen cumplimiento, presentando el trigo dorado en abundancia, mientras otros esconden apenados sus manos vacías, porque mi gozo no podrá ser absoluto. Mas no quiero quitar con esto la alegría al que ha cumplido con su misión, porque para mostrarme su cosecha ha tenido que trabajar, desvelarse y muchas veces llorar, pero a ellos toca también reanimar y estimular a los tímidos, a los fríos, a los que se han fatigado, para que haya fiesta en todo el pueblo cuando se presente el Maestro a pediros cuenta del resultado de vuestro trabajo.

Saturar:

1-14-60 Bendecir quiere decir saturar. Bendecir es sentir el bien, decirlo y entregarlo. Bendecir es impregnar todo lo que os rodea, de pensamientos de amor.

1-16-33 En todo instante vibráis mental y espiritualmente, pero las más de las veces inspiráis egoísmo, odio, violencia, vanidad, bajas pasiones, herís y sentís cuando os hieren, pero no amáis y por lo tanto no sentís cuando os aman, y con vuestros pensamientos insanos vais saturando de dolor el ambiente en que vivís, llenando de malestar vuestra existencia. Por eso os digo: Saturad todo de paz, de armonía, de amor, entonces seréis felices.

Saulo:

5-137-27 Saulo, llamado después Pablo, el que después de perseguirme con saña, se convirtió en uno de mis más grandes apóstoles, aparecerá nuevamente en mi camino, y de todas partes surgirán mis nuevos discípulos, fervientes unos, abnegados otros. La hora presente es de gran trascendencia, el tiempo del que os estoy hablando ya asoma.

8-230-50 Necesitáis de esta Doctrina que viene a alentar vuestra esperanza, de ese manantial de sabiduría inagotable y verdadera, donde podáis calmar vuestra sed. Mi luz desciende a las tinieblas de la mente de aquél que dice que no ama al espíritu porque no lo conoce, en cambio ama la riqueza material, la hermosura física que halague su vanidad, la inteligencia que sea causa de admiración, el nombre, los títulos, eso es lo que ama y eso es amar al no ser. El humano no es la materia, ni sus riquezas. El humano sólo vale y existe por su espíritu. Os digo de nuevo, que el hombre está llamado a ser quien manifieste la verdad del Universo, de los Cielos y de los mundos. Aún hoy no lo logra, porque su materialidad no le permite desarrollar los dones sutiles del espíritu. Cuando este materialismo desaparezca, se convertirá en vidente que gozará contemplando las maravillas de la vida espiritual. Entonces comprenderá la conversión de Saulo en Pablo, la transformación del hombre a tal grado que fue menester el cambio de nombre. Con su nombre anterior, desaparece el recuerdo de sus pasiones y se convierten en cenizas la materia y las maldades que con ella provocó. Si el espíritu comprende que está evolucionando, que le falta elevación, o que lo que tenía que aprender y desarrollar en el Mundo material está por terminar, entonces tiende a unirse a la luz de la Divinidad, porque el espíritu es luz que hacia la luz va. Hch.9:3-5

10-308-46 al 48 No apartaréis de vuestra mente el caso de Pedro, mi discípulo, perseguido a muerte por Saulo. Yo le probé al fiel apóstol que no estaba solo en su prueba y que si confiaba en mi poder, Yo le defendería de sus perseguidores. Saulo fue sorprendido por mi luz divina, cuando se encaminaba en busca de Pedro, para prenderle. Mi luz llegó a lo más profundo del corazón de Saulo, quien postrado ante mi presencia, vencido por mi amor, impotente para llevar a cabo la misión que en contra de mi discípulo llevaba, sintió en el fondo de sí la transformación de todo su ser, y, ya convertido a la fe de Cristo, se apresuró a ir en busca de Pedro, pero ya no para matarle, sino para pedirle que le instruyese en la palabra del Señor y le dejase tomar parte en su obra. Desde entonces Saulo fue Pablo, significando aquel cambio de nombre, la absoluta transformación espiritual de aquel hombre, su conversión absoluta. Así en este tiempo, digo a mi pueblo que, si en verdad confía en Mí, como aquellos discípulos, ni siquiera tendrán necesidad de defenderse de sus calumniadores o perseguidores, porque Yo a ellos les sorprenderé a la mitad de su camino, haciéndoles escuchar mi voz en lo más puro de su espíritu, aquella misma voz que habló al corazón de Saulo, diciéndole: “¿Por qué me persigues?” ¡Cuántos casos de conversión tendréis que contemplar! ¡De cuántos prodigios tendrán que ser testigos vuestros ojos! Mas, sabed preparaos y sabed esperar. Velad y orad, pueblo. Las tempestades vendrán a sacudir el árbol y Yo quiero que todos permanezcáis unidos a él, entonces todos podréis ver cumplidas mis profecías.

6-157-41 al 47 Os pongo como un ejemplo de estas palabras, la conversión de Saulo, más tarde llamado Pablo, quien entregó por completo su cuerpo y su espíritu al servicio de su Señor. Pablo no se contaba entre los doce apóstoles, no comió en mi mesa ni me siguió por los caminos para escuchar mis enseñanzas; más bien, él no creía en Mí ni veía con buenos ojos a los que me seguían. En su corazón existía la idea de exterminar la simiente que Yo había confiado a mis discípulos, la cual empezaba ya a extenderse; pero Pablo ignoraba que él era uno de los míos. Conocía que habría de venir el Mesías, y creía en ello; mas no podía imaginar que el humilde Jesús fuese el Salvador prometido. Su corazón estaba lleno de la soberbia del mundo y por eso no había sentido mi presencia. Saulo se había levantado en contra de su Redentor. Perseguía a mis discípulos así como a las gentes que a ellos se acercaban para escuchar mi mensaje de labios de aquellos apóstoles. Y así le sorprendí, dedicado a perseguir a los míos, le toque en lo más sensible de su corazón y al instante me reconoció, porque su espíritu me esperaba, por ello oyó mi voz. Fue mi voluntad, que aquel hombre público se convirtiese de esa manera, para que el mundo fuese presenciando a cada paso esas obras sorprendentes que le sirviesen de estímulo a su fe y a su comprensión. ¿A qué citar hecho por hecho la vida de aquel hombre, que desde entonces se consagró a amar a sus Semejantes, inspirado en el amor hacia su Maestro y en sus divinas lecciones? Pablo fue uno de los más grandes apóstoles de mi palabra, su testimonio fue siempre de amor, de limpidez, de verdad y de luz. Su anterior materialismo, se transformó en una espiritualidad muy elevada, su dureza se convirtió en infinita ternura, y así se cambió el perseguidor de mis apóstoles en el más diligente sembrador de mi palabra, en el incansable caminante que llevara a distintas naciones, a comarcas y a aldeas, el divino Mensaje de su Señor, por quien vivió y a quien le ofrendó su vida. Aquí tenéis, pueblo amado, un bello ejemplo de conversión y una demostración de que, aun no habiéndome escuchado, pueden llegar los hombres a ser mis grandes apóstoles.

Secreto:

1-2-10 Os he dado el secreto de la paz, que es: “El Amor de los unos a los otros”.

2-51-46 Vengo a revelaros el secreto para que no os perdáis nunca del camino de la Vida Verdadera, ya que en este tiempo en el mundo no hay quien sepa guiaros por el sendero de la verdad. El secreto es dejaros guiar por la Conciencia, porque en ella estoy Yo.

4-104-30 Aquí me tenéis proponiéndoos nuevamente la paz, esa paz que muy recónditamente los hombres también anhelan, sólo que, cuando la han buscado, no lo han hecho por los caminos que a ella conducen. En verdad os digo, que el secreto de la paz está en la práctica de mi Doctrina, que es precisamente de lo que se ha alejado la humanidad. Decidme si acaso este mundo que peca, hiere, mata, deshonra y profana, vive en la Doctrina que Jesús enseño y reconoceréis que vive muy diferente de mis enseñanzas.

7-200-62 al 63 ¿Por qué no transformáis esta morada de Valle de lágrimas en Tierra de paz? Comprended que el sentido de mis enseñanzas conduce a ese hermoso fin, a la paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad. ¡Paz que los hombres pueden obtener practicando el mandamiento de Amarse los unos a los otros! Ese es el secreto para alcanzar la paz; Yo se lo revelé al mundo, le di la llave que abre las puertas de ese reino; el hombre no lo ignora, pero no ha querido conseguir la paz, la grandeza y el saber por el camino del amor; ha preferido construir un mundo a su idea y una paz a su manera.

11-312-59 ¿Queréis gozar de la vista invisible, así como de la influencia de los seres espirituales de luz? ¿Queréis asimismo libraros de quienes habitan en las sombras de su materialismo y de su confusión? Pues Yo os digo, que el secreto consiste en llevar una vida tranquila, sencilla, en vivir con amor, en cultivar en vuestro hogar la simiente de la virtud.

Sectas:

11-321-28 Y los que viven estudiando las Escrituras de los tiempos pasados, y que también se han dividido en sectas y congregaciones, debido a las diferentes formas de interpretar aquellas palabras, también encontrarán en la espiritualidad el acercamiento, porque la elevación en la forma de analizar e interpretar, les revelará a unos y a otros la verdadera esencia que nunca habían encontrado, porque siempre le habían dado a la Revelación divina un sentido humano y material.

Secundario:

11-324-23 Yo he venido por el espíritu del hombre para rescatarlo de las tinieblas en que ha caminado. La materia es secundaria: Os basta un pan para alimentaros, un techo para cubrir vuestro cuerpo y librarlo de las inclemencias del tiempo, un humilde vestido también y esto es bastante; mas el espíritu, que ha de recorrer un largo camino, que ha de llegar a Mí con grandes méritos para alcanzar las gracias prometidas, aún no ha tenido su oportunidad entre vosotros, todavía está encadenado, todavía clama salvación y liberación a cada instante. En el fondo de vuestro ser se levanta conmoviendo vuestro duro corazón y es menester que sea el que gobierne a la carne y no ésta la que gobierne al espíritu.

Sed:

2-50-56 Sed tengo de vuestro amor, hambre de vuestra paz, mas si vosotros también tenéis hambre y sed, ¿qué podréis darme? Vuestro cumplimiento espiritual es de paz; velad y orad para que hagáis realidad ese don que os he confiado. Orad brevemente en cada día, y el resto de vuestro tiempo empleadlo en cumplir con vuestros deberes espirituales y también materiales.

4-94-75 Mi sed es infinita, incomprensible, y sólo vuestro amor podrá apagarla; ¿por qué en vez de amor me ofrecéis un culto exterior?, ¿no sabéis que al pediros agua, me estáis ofreciendo hiel y vinagre?

7-178-84 al 85 “Sed tengo”, dije en aquella hora. “Sed tengo”, vuelvo a deciros: Sed de vuestro amor, sed de sentiros cerca de mi Espíritu, sed de que os Améis los unos a los otros. También vosotros tenéis sed; el dolor quema vuestro corazón y necesitáis con angustia de la frescura del agua espiritual, necesitáis que la fe, la esperanza, el consuelo y la paz, vengan a mitigar vuestra sed del espíritu, del corazón y de la mente. Jn.19:28-29

9-247-33 Contemplé en aquellos rostros, no la misericordia, ni el amor, por eso dije a la humanidad: “Sed tengo”. No era la sed del cuerpo, era sed del Espíritu, que hacía que brotaran esas palabras, tenía sed del amor de la humanidad. Lejos de amor, Yo miré en aquéllos la satisfacción, el agrado por haberme hecho padecer hasta la muerte. Entonces la Tierra se estremeció, el Sol se ocultó, y era que mi Espíritu se apartaba del cuerpo de Jesús.

9-270-43 La sed de verdad llegará a ser muy grande en la humanidad y habrá que darle el agua cristalina de mi enseñanza para que no sucumba. Tened siempre en cuenta que a los hombres de este tiempo, por su evolución espiritual, ya no se les puede engañar, que el mundo está a punto de abrir plenamente sus ojos a la luz, para decir: “Éste es el bien y éste es el mal, está es la luz y ésta es la tiniebla” y ya no quiere andar más por caminos torcidos, ni extraviarse en ritos y tradiciones.

11-324-50 ¡Ah, pequeños seres consagrados a la vida terrenal, si supieseis que esa necesidad de comunicaros Conmigo es sed que llevo en mi Espíritu! ¡Si supieseis que no sólo os está concedida esa comunicación que anheláis, sino que todas mis enseñanzas reveladas a vosotros a lo largo de los tiempos, llevan la finalidad de conduciros a la comunicación de espíritu a Espíritu! Pero como vivís materializados, habéis querido escuchar mi voz, respondiendo a aquellas palabras que pronuncian vuestros labios y eso no puede ni debe ser, porque entonces dejaría de ser una comunicación espiritual, en la que vuestro Dios se rebajaría a la altura de vuestro materialismo.

Sello:

1-5-20 La trompeta que tiene el ángel del Sexto Sello, se ha dejado oír y vuestra promesa que espiritualmente habéis hecho ante Mí, queda escrita en el Libro de la Vida. Ap.9:13

1-13-53 El Libro de los Siete Sellos es la historia de vuestra vida, de vuestra evolución en la Tierra, con todas sus luchas, pasiones, contiendas y finalmente con el triunfo del bien y la justicia, del amor y de la espiritualidad sobre las pasiones del materialismo.

4-83-30 El Sexto Sello fue abierto y su luz fue contemplada por el sencillo, por el humilde, por el limpio de corazón. El candelero está encendido y aún duerme la humanidad, y este pueblo no se ha dado cuenta de la grandeza de la manifestación que ha recibido, de ahí su temor para anunciarlo al mundo. Dejad al menos, que las aguas de esta fuente no se enturbien, para que cuando lleguen a vosotros los caminantes fatigados y sedientos, puedan calmar su sed en ellas y confiesen que son puras.

4-91-49 ¿No habéis oído hablar de los Siete Sellos? Para que podáis comprender, imaginad un libro formado por siete capítulos, un Libro que encierra el conocimiento de la Vida y de la Sabiduría espiritual, el cual ha sido abierto delante de la humanidad. Seis de estos Siete Sellos han sido desatados, por lo que os encontráis ante el Sexto Sello recibiendo de él su luz y sus revelaciones.

5-130-56 Todos sois en este tiempo ovejas de Elías; unos habitan en su aprisco, otros aún están descarriados. La luz del Sexto Sello alumbra en este tiempo a todos los espíritus encarnados y desencarnados. Mientras en la Tierra unos toman esta ley para adelanto y salvación de su espíritu, otros la toman para penetrar en los misterios de la ciencia y descubrir nuevas maravillas; son las manos profanas y desobedientes que aún cortan los frutos del árbol de la ciencia para envenenar el corazón de la humanidad. Estáis viviendo la Sexta Etapa, que la humanidad recorrerá en la Tierra como una imagen del camino que tendrá que recorrer en la eternidad.

9-269-21 al 23 ¿Qué guarda en su seno el Sexto Sello del Libro de Dios, en donde están escritos vuestros nombres y vuestros destinos? Encierra enseñanzas, pruebas muy grandes, revelaciones de sabiduría. ¿Cuál es la misión de mis siervos dentro de esta etapa? Orar, meditar, regenerarse, sembrar unión, paz y luz espiritual, desarrollar vuestras facultades y potencias, luchar por vuestra elevación, destruyendo la ignorancia, el vicio, el fanatismo, en una palabra, el mal que en tantas formas se manifiesta entre la humanidad. Cuando los hombres hayan dejado de odiarse, de matarse y de traicionarse, cuando el perdón y la caridad se hayan extendido de corazón en corazón, de pueblo en pueblo, y la sangre y las lágrimas ya no corran, entonces se hará el gran silencio que significa la comunicación de espíritu a Espíritu, entonces Yo desataré el último Sello, el Séptimo, en cuya Etapa los hombres se amarán como os enseñé cuando vine a la Tierra. Aquí tenéis, en breve y sencillas palabras, como siempre se ha manifestado el Verbo de Dios, algo de lo que anheláis saber sobre los Siete Sellos, del Libro de la Sabiduría y de la Justicia divina.

Semana Santa:

6-152-3 ¡Cuán pocos son los que sin ritos ni representaciones, saben revivir en su corazón la pasión del Maestro! Vosotros, Espiritualistas que me escucháis a través del entendimiento humano, no esperéis que venga a revivir aquel drama bajo la forma de una materialización, sólo os concederé que a través de mi palabra recordéis las obras y enseñanzas que en aquellas horas os di. Nuevamente están los discípulos Conmigo y les he dicho: “Velad y orad, estad alerta ante las asechanzas de la tentación, mirad que la carne es débil”.

Sembrar:

1-13-12 Supieron sembrar la simiente que les confié, porque no fue uno a sembrar el trigo y otro la cizaña, no, todos sembraron una sola simiente, y ésa fue la del amor que les enseñé, por eso el fruto que brotó del corazón de los hombres fue de amor. ¿Entendéis lo que quiero deciros, cuando os hablo de los hechos que llevaron a cabo vuestros hermanos de aquel tiempo?

3-60-19 Os he enseñado a sembrar en el mundo para recoger en el Cielo.

7-190-40 Sembradores de mi palabra: Cuando llegue el tiempo del trabajo en la campiña, id llenos de fe en lo que os he enseñado y no temáis a la burla ni al escarnio. Sembrad en tierra fértil, no en la roca ni en la arena movediza, porque ahí la semilla no fructificará; la veréis nacer y crecer, mas no dará frutos. Si entre espinos y mala hierba la depositáis, tampoco fructificará; por eso debéis orar para recibir mi inspiración, y así sabréis escoger la tierra preparada. Yo que soy el Dueño de las tierras, os daré grandes extensiones para que las cultivéis. Llenaos de una gran voluntad para trabajar; sembrad y cosecharéis, y llegará un día en que con el trigo de vuestra cosecha amasaréis el pan para vuestro sustento. Mirad que os hablo en sentido figurado y no sabéis si esa cosecha la recojáis en el Más Allá. Mt.13:3-8

Semejante:

11-323-7 Desde el Segundo Tiempo os he dicho: “Amaos los unos a los otros”, porque el que ama a sus Semejantes, me ama a Mí.

11-336-30 Cada hijo es parte de mi Espíritu, por lo tanto, lo que hagáis con vuestros Semejantes, lo hacéis Conmigo. ¿No os aflige el sufrimiento ajeno como el propio? ¿Por qué os sentís extraños si sois el mismo espíritu y la misma carne? Sois mi obra que creé en el principio para que evolucionara y se perfeccionara a través de los tiempos.

Semejanza:

1-17-24 al 25 Escuchad: Dios, el Ser Supremo, os creó a su imagen y semejanza, no por la forma material que tenéis, sino por las virtudes de que está dotado vuestro espíritu, semejante a las del Padre. Cuán agradable a vuestra vanidad ha sido el creeros la imagen del Creador. Os creéis las criaturas más evolucionadas hechas por Dios y estáis en grave error al suponer que el Universo se hizo sólo para vosotros. ¡Con cuánta ignorancia os llamáis a vosotros mismos los reyes de la Creación!

2-31-51 Sabéis que fuisteis creados a mi imagen y semejanza, y cuando lo decís, pensáis en vuestra forma humana, os digo, que ahí no está mi imagen, sino en vuestro espíritu, el cual para asemejarse a Mí, tiene que perfeccionarse practicando las virtudes.

Sementera:

7-177-44 Hoy se encuentran estériles las sementeras; queréis algunas veces dignificar vuestra vida sembrando el bien en alguna de sus formas, mas luego abandonáis llorando vuestra empresa, porque en vez de tierra que os permitiera hacer la siembra, sólo habéis encontrado rocas. Es porque no habéis comprendido que, antes de emprender la siembra, debéis de reconocer las tierras en donde pretendéis hacerla. Recorredlas, preparadlas, limpiadlas y fertilizadlas y todo esto, hijos míos, aún no lo sabéis hacer; es por eso que vuestros buenos propósitos, ideas e inspiraciones, han fracasado muchas veces. Pero no por eso desmayéis en vuestra lucha, porque mucho bien podéis hacer despertando a vuestros hermanos, abriendo sus ojos a la verdad y a la luz de este tiempo, para que los hombres se den cuenta de que todo el dolor que como un cáliz de amargura está obligada a beber la humanidad, es la hoz justiciera que viene a cortar de raíz la mala hierba; es la justicia sabia e inexorable que remueve y prepara las tierras porque luego hará despertar a los hombres, a los pueblos y a las naciones, y ya no será necesario que el dolor venga a lavar todas las faltas, porque en su lugar quedará el arrepentimiento, la reflexión y la regeneración de los que logren alcanzar el mismo fin, que es el de la purificación. Mas cuando hayáis logrado alcanzarla, vendrá un tiempo en que se escuchará esta palabra en todo el mundo, como un canto de amor y de retorno a la paz.

Semilla:

1-21-4 La semilla que sembréis con amor, la recibiréis multiplicada.

4-84-29 Sin fe y sin cumplir con la Ley, mi palabra es tan sólo como semilla vana que sembrada, no nace, porque quien fertiliza esa semilla es la virtud. Cuando esta palabra llegue a todos los corazones, habrá muchos que juzguen demasiado severo el juicio del Señor, por eso os digo: Sois un mundo que necesita la fe, para poderme sentir y comprender.

4-93-52 Mi Doctrina destruirá la semilla del egoísmo, dando así a vuestro espíritu un campo sin fin en el que podáis cumplir con vuestra misión de amar.

4-99-20 al 21 Observad como esta Semilla a pesar de que la habéis cultivado mal, no muere, mirad como ha ido venciendo tinieblas y encrucijadas, obstáculos y pruebas, y sigue día a día germinando y desarrollándose. ¿Por qué no muere esta Semilla? Porque la verdad es inmortal, es eterna, por eso veréis que cuando esta Doctrina por momentos parece que va a desaparecer, será precisamente cuando surjan nuevos y fecundos brotes para ayudar a los hombres a dar un paso hacia adelante en el camino de la espiritualidad. No creáis que esto sólo ha sucedido en este Tercer Tiempo, no; también en el Segundo Tiempo, después de que el Maestro y sus discípulos hubieron regado con su sangre la Semilla que sembraron en el corazón de los hombres, hubo instantes en que parecía haber desaparecido del mundo la enseñanza de Cristo. Cuántos en este tiempo, considerando inútil el sacrificio de Jesús y el de los que le siguieron, llegaron a flaquear en su fe, dudando de aquella verdad que antes había sido su faro y su ley. Entonces me bastó enviar nuevos siervos al mundo, para que apartaran todas las falsedades que habían añadido los hombres a mi Doctrina, deformándola, y la Semilla volvió a germinar y a dar flores y frutos.

6-151-12 al 13 No olvidéis que todo esto ya os lo he anunciado, mas también debo recordaros que quienes perseveren, a pesar de todos los obstáculos y oren en silencio sin que su fe y su esperanza flaqueen, ésos serán como la semilla de la parábola, la que se salvó del huracán, y que llegado el tiempo señalado comenzó a germinar, a crecer y luego a multiplicarse hasta cubrir las tierras, porque supo esperar que los vientos amainarán para poder vivir y reproducirse. ¿No quisierais ser vosotros la semilla de esta parábola, para tener mañana la gloria de ser llamados por vuestro Padre, los hijos de la fe, como llamé a Noé? No temáis, que el huracán no se levantará tan sólo en contra de vosotros. Así como veis que los pueblos y las potencias de la Tierra se arman para la lucha, así también las distintas religiones se aprestan para dar la batalla.

7-201-51 Mirad que la semilla espiritual que a cada quien le ha sido confiada, la tenéis que devolver multiplicada para ser almacenada en mis graneros. Con esto debéis entender que tenéis que aprovechar el tiempo de que disponéis.

8-211-60 La semilla que con mi palabra, mi pasión y mi sangre sembré en los espíritus, no siempre florece en la plenitud de la vida de un hombre, de un pueblo o de un mundo; muchas veces florece hasta el instante en que el hombre va al encuentro de la muerte y presiente la vida que le aguarda, cuando aquél que fue soberbio y orgulloso en su fuerza, de pronto cae abatido y vencido en el lecho del dolor; allí medita, se purifica y se ennoblece pensando en Mí, juzgándose a sí mismo a través de mis ejemplos, entonces llora y se transforma, porque ha llegado a él en un instante la verdad.

9-269-27 Ya sabéis para qué os he llamado: Quiero que seáis labriegos en mis tierras y que extendáis por todas partes esta semilla.

12-364-16 Elías se encuentra preparando espiritualmente al Universo, preparando al espíritu de Israel para mi próxima partida, para que vosotros quedéis fortalecidos y llenos de luz para la lucha que os espera; después de mi partida no caigáis en letargo ni vayáis a deteneros o desandar el camino andado, sino que ocupéis humildemente, dignamente mi lugar de Maestro. Vosotros con vuestra abnegación, preparación y elevación espiritual, con vuestro amor y caridad, os levantaréis a sembrar la semilla Espiritualista Trinitaria Mariana, por todos los caminos y sendas, en donde los corazones os esperan, en donde los brazos se abren para recibiros, en donde los espíritus sedientos y hambrientos de mi verdad y amor esperan la llegada de mis escogidos; porque pronto os levantaréis a despertar al mundo para no dejarlo dormir más, porque esta es mi voluntad.

9-255-24 Amado pueblo cuando vuestras diferencias hayan desaparecido, cuando la desunión que ahora reina entre vosotros, haya dejado su lugar a la fraternidad, y cuando hayáis comprendido, vuestra misión, surgirá de vuestro espíritu el anhelo y de vuestro corazón el impulso de levantaros a sembrar la semilla de la espiritualidad que en mi palabra recibisteis.

Sentencia:

1-23-21 Es el hombre el que dicta con sus obras su sentencia, terribles sentencias algunas veces, y soy Yo el que os procura ayuda, para que encontréis la forma en que podáis soportar vuestra expiación.

5-118-20 ¿Cuándo entenderéis que el dolor existe a causa de vuestros pecados, y que es el propio hombre quien se sentencia y castiga a sí mismo?

Sencillez:

5-137-22 Sed sencillos como las flores y puros como las aves, sed transparentes como el aire y diáfanos como el agua pura, entonces habréis logrado la limpidez y la elevación que os hará conocer toda la verdad que encierra la vida.

7-189-72 Yo os he enseñado a buscar la verdad en la sencillez. ¡Cuán pobre es aún la mente humana al buscar la verdad en las ciencias complicadas que ella misma forja! ¿Por qué ir a buscarme tan lejos llevándome consigo? ¿Quién no sabe que está creado a semejanza del Padre, dotado de atributos divinos como son la Conciencia, la inteligencia y la voluntad?

8-216-3 Esta esperanza os hace fuertes en las tribulaciones e invencibles en vuestra lucha. Si seguís fieles en vuestro cumplimiento pronto alcanzaréis el triunfo del espíritu sobre la carne, porque habréis permitido que sea vuestro Dios quien influya en vuestra vida. En la sencillez de vuestra vida, podéis percibir mejor mis enseñanzas, os dejaréis iluminar por ellas y experimentaréis goces insospechados por los demás.

9-265-5 Si vuestra existencia en la Tierra fuese más sencilla, también la lucha sería menor y tendrías libertad y tiempo para que vuestro espíritu se ocupase en cumplir con las misiones que a él corresponden.

Sendero:

1-20-35 De cierto os digo, que ello bastaría para llevaros por el camino seguro a la cumbre de la montaña que os pertenece, ahí contemplaréis ante vosotros un sendero recto y luminoso por el cual han pasado los espíritus que ahora sólo existen para procuraros el bien y ayudaros en vuestras fatigas, acercándoos paso a paso al final del sendero, donde Yo os espero a todos.

6-149-22 Os habéis olvidado por largo tiempo de vosotros mismos, de los lazos que os unen a Mí, de vuestra naturaleza semejante a la mía y por eso es que habéis descendido y extraviado el camino. El sendero espiritual es infinito y Yo vengo a mostrároslo desde su principio. Si no estáis dentro de él, venid y Yo os ayudaré a recorrerlo, a recuperar el tiempo perdido.

12-366-40 Voy a dejaros una vez más, como ovejas entre lobos; pero estas ovejas están preparadas, no caminan sin pastor; conocen el camino seguro y saben dónde está el aprisco. Mientras vosotros caminéis dentro del sendero, nada podréis temer; es más fácil que un lobo se convierta en oveja, que una oveja en lobo. Mas si vosotros salieseis del sendero y os cubrieseis con la piel de la soberbia, de la desobediencia, de la grandeza o el materialismo, entonces os convertiréis en lobos robadores, en lobos voraces, pero, ¡ay, de vosotros! porque habrá lobos más fuertes y justicia más fuerte, y también tropiezos y abismos.

Sensibilidad:

9-268-2 Vuestra sensibilidad tendrá que ser cada día más elevada para que en vuestra inspiración sintáis mi presencia y pronto llenéis el vacío que en vosotros dejará la ausencia de mi palabra.

Sentido:

9-269-45 Mi Doctrina pierde todo su sentido si no la lleváis a la práctica. Bien sabéis, discípulos amados, que la finalidad de mi Ley y mi Doctrina, es la práctica del bien, y que por lo tanto, quien la lleve tan sólo en la memoria o en los labios, sin aplicarla a sus obras, está prevaricando.

Señal:

1-22-64 Cuando en vuestras oraciones os sintáis invadidos por mi paz, será señal de que habéis penetrado en comunión con mi Divinidad. La Conciencia brillará como sol refulgente en vuestro espíritu y contemplaréis la Luz del Espíritu Santo, en el altar de vuestro Santuario. Todo lo veréis iluminado en esos instantes por el amor de Dios.

2-46-54 Esta es la Tercera Revelación, el Tercer Testamento, por ello sois Trinitarios. Todo el que ha recibido la señal espiritual en su frontal en este tiempo, antes ya fue Conmigo en las dos Eras anteriores.

4-109-33 Lleváis una señal imborrable que os distingue de todos los pueblos; esa señal es una luz que he hecho brillar en vuestro espíritu; también os he hecho surgir en esta nación preparada por Mí, para que en ella vuestro espíritu pueda elevarse y encontrar campo propicio para su cumplimiento.

9-259-60 Esa marca que algunos de vosotros habéis recibido, es solamente un símbolo de la señal que trae en su espíritu todo aquél que en este Tercer Tiempo venga a cumplir una misión dentro del nuevo pueblo de Israel.

Señor:

7-203-26 Comprended que todos sois iguales, que no haya entre vosotros señores ni superiores; quiero que todos seáis servidores de mi Causa. Ved que la historia de mi palabra está quedando impresa por aquellos a quienes he nombrado Plumas de Oro, y no quiero que a través de esos escritos las generaciones venideras descubran divisiones entre vosotros; tampoco vosotros lo habréis de querer. Dejadles vuestros ejemplos escritos con obras, y ellas se levantarán, como vosotros también encontrareis estímulos entre vuestros propios hermanos.

Separación:

10-305-27 al 28 Si encuentro apagado el fuego del hogar, llamaré al esposo y le diré: “¿Por qué no sois dulce y comprensivo? ¿Por qué no encendéis el fuego del amor que es la llama que da vida a vuestra unión?” Si le encuentro alejado de sus deberes, le sorprenderé diciéndole: “¿Por qué os habéis apartado del camino y habéis arrojado la cruz? ¿No tuvisteis valor para apurar las últimas gotas de acíbar que quedaban en el cáliz? Retornad al camino en que Yo os puse, sólo allí me encontraréis para premiar vuestra fe, vuestra obediencia y fortaleza”. A la esposa le tocaré en las fibras más delicadas del corazón y le preguntaré: “Mujer, ¿acaso creéis encontrar fuera del sendero de vuestro deber la paz que anheláis? No, no os engañéis. El mérito vuestro consistirá en llevar con abnegación y con paciencia hasta el fin la cruz que Yo deposité en vuestros hombros”.

11-312-40 Yo sé que en este tiempo, como nunca, existen problemas en el seno de los matrimonios, problemas a los que sólo les encuentran una solución: El distanciamiento, la separación.

Séptimo:

1-4-64 De cierto os digo, que este trigo espiritual que cultivéis bajo mi enseñanza, será pan de Vida Eterna para vuestros descendientes, más allá de la séptima generación.

Séptimo día: Ex.20:8-10

6-166-31 al 34 Desde el Primer Tiempo os enseñé a consagrarme el séptimo día. Si durante seis días el hombre se entregaba al cumplimiento de sus deberes humanos justo era que cuando menos uno, lo dedicase al servicio de su Señor. No le pedí que me consagrara el primer día, sino el último para que en él descansara de sus labores y se entregara a la meditación, dando a su espíritu la ocasión de acercarse a su Padre para conversar con Él a través de la oración. El día de descanso se instituyó para que el hombre, al olvidar aunque fuera por un momento la dura lucha terrestre, dejara que su Conciencia le hablara, le recordara la Ley, y se examinara a sí mismo, se arrepintiera de sus faltas y formara dentro de su corazón nobles propósitos de arrepentimiento. El sábado fue el día que estaba dedicado al descanso, a la oración, y al estudio de la Ley, pero el pueblo al cumplir con la tradición, olvidó los sentimientos hacia la humanidad y los deberes espirituales que tenía para con sus Semejantes. Los tiempos pasaron, la humanidad evolucionó espiritualmente y Cristo vino a enseñaros, que aun en los días de reposo debéis de practicar la caridad y todas las buenas obras. Jesús quiso deciros que un día estaba dedicado a la meditación y al reposo físico, pero debíais comprender que para el desempeño de la misión del espíritu, no podía señalarse día y hora. A pesar de haberos hablado el Maestro con suma claridad, los hombres se distanciaron buscando cada cual el día que para ellos fuera el más propicio y así, mientras unos siguieron conservando el sábado como día dedicado al reposo, otros adoptaron el domingo para celebrar sus cultos.

Séptimo Sello: Ap.8:1

12-366-20 al 21 ¿Qué señales os daré para que vosotros podáis mundialmente reconocer que el Séptimo Sello se abre para el hombre? Cuando se haya hecho un gran silencio en el Universo, esa será mi señal. ¿Y cómo será ese gran silencio, con el cual podáis vosotros testificar ante la humanidad asombrada, que es el final de una Etapa y el principio de otra? Cuando hayan cesado por un momento las guerras, cuando los elementos se hayan apaciguado, cuando la persecución de mis leyes y mi Doctrina se hayan detenido; entonces, habrá como un silencio entre la humanidad y ese silencio, será anuncio de que el Séptimo Sello se abre para revelar sus misterios a esta humanidad. Es la última parte del Libro que habéis de conocer vosotros, que ha de poseer vuestro espíritu para que conozca al Padre y se conozca a sí mismo.

Sepulcro:

1-3-53 En verdad os digo, que el espíritu nunca sentirá fatiga trabajando en mis tierras, por lo tanto el reposo del sepulcro no será para él, aun después de la muerte de su materia, seguirá trabajando por su elevación y perfeccionamiento.

1-10-60 Os quiero siempre ardientes en vuestro amor para que no seáis como los sepulcros, ardientes sólo cuando el Sol envía sus rayos y al atardecer cuando se oculta, vuelven a enfriarse.

2-30-61 Os quiero sinceros espiritual y materialmente para llamaros dignos hijos míos, porque de lo contrario, a vuestro espíritu llegará implacable mi voz llamándoos “hipócritas”, como llamé en el Segundo Tiempo a la secta de los fariseos que eran la imagen viva de un sepulcro blanqueado por fuera, pulido y cubierto de flores, pero guardando en su interior sólo podredumbre y muerte. Mt.23:27

2-49-10 Cuán comprensivos, sinceros y humildes tendréis que ser, si no queréis que os llame hipócritas, como a los fariseos a quienes llamé sepulcros blanqueados, hermoseados por fuera e inmundos en su interior.

Será:

12-345-72 Cuando mi pueblo ya esté preparado, vendrá el Maestro sobre la nube, sobre esa nube espiritual y universal, a comunicarse con todo aquél que en verdad esté preparado, a ayudar en su preparación al que no lo esté y a despertar a los que lejos de esta enseñanza puedan encontrarse y entonces no sólo entre este pueblo doctrinado hallaré puertas abiertas para mi comunicación espiritual. De cierto en todo el orbe ya me están esperando; no estarán todos preparados como os he dicho, pero están los fieles, los perseverantes, los que mucho han sufrido y se han convertido y los que han conservado su preparación: Allí están esperándome, Yo los contemplo y no los defraudaré, en ellos seré en Espíritu y en verdad.

Serenidad:

1-20-72 Veréis como la serenidad del espíritu aquieta el mar tempestuoso de vuestras pasiones. En estos instantes me habéis escuchado a través del pedestal y sin embargo, ¡cuánto me han hablado vuestros corazones!, ¡cuántas penas y amarguras han llegado hasta Mí!; ¡cuántos corazones sufren por las ingratitudes, marchitos como flores cortadas y olvidadas después!; ¡cuánto llanto que no asoma a los ojos, se lleva oculto en el corazón y espera el instante de paz! Dolor de hombres, de esposas y de madres, todo lo recojo con el poder de mi amor.

Seres de luz:

7-182-21 al 22 En las grandes obras humanas está la influencia y la labor de seres espirituales elevados que trabajan y vibran continuamente en los entendimientos, inspirando o revelando lo desconocido a sus hermanos encarnados. Por eso en todo tiempo diré a los sabios y a los científicos: No podéis jactaros de lo que comprendéis ni de lo que hacéis, porque no todo es obra vuestra. ¡Cuántas veces sólo servís de instrumento a aquellos espíritus de quienes os hablo! ¿No os habéis sorprendido muchas veces del alcance de vuestros descubrimientos? ¿No os habéis confesado interiormente impotentes e incapaces de intentar lo que ya habéis realizado? Pues ahí tenéis la contestación. Entonces, ¿por qué os engrandecéis? Sabed que vuestra labor es guiada por seres superiores. Nunca tratéis de modificar sus inspiraciones, porque ellas siempre van encaminadas al bien.

11-317-44 al 48 Contra un mundo de tinieblas contaréis con ese mundo de luz; para vencer la influencia de la guerra, contaréis con el ángel de la paz; contra la enfermedad, la peste y la muerte, tendréis con vosotros la caridad de aquellos seres invisibles, prestos a derramar sobre la humanidad su bálsamo de caridad y de consuelo. Jamás mis discípulos han sido desamparados por Mí, jamás han sido abandonados por aquellos seres que habitan en regiones de luz y armonía. ¿Quiénes inspiraron a algunos de mis discípulos del Segundo Tiempo para que recordasen la divina Palabra de su Maestro, y la escribiesen para herencia de todas las generaciones? ¿Quiénes conducían a mis discípulos por caminos desconocidos hacia lejanas ciudades? ¿Quiénes libraron a Pedro de su prisión, mientras sus carceleros dormían y quienes acompañaron a aquellos apóstoles de mi verdad en la hora suprema de su sacrificio? Los seres espirituales, vuestros hermanos, a quienes los hombres han llamado ángeles. ¡Oh, sí vosotros supieseis el valor que aquella influencia tiene en vuestra vida! Seríais más dóciles, más humildes y más obedientes a sus llamados y a sus indicaciones. Pero sois criaturas de poca fe, porque quisieseis palpar y ver con vuestros sentidos corporales la vida espiritual y como no lo habéis logrado, os habéis sentido defraudados en vuestra fe. En verdad os digo, que si fuese cierta vuestra fe, no necesitaríais palpar con los sentidos de la carne la presencia de lo espiritual; porque entonces sería el espíritu el que percibiría con su sensibilidad sutil, aquel mundo que vibra sin cesar en torno de vosotros.

Sermón de la montaña:

1-3-88 Yo vine al mundo a robustecer con mi Doctrina todas aquellas inspiraciones y a estos soñadores de mundos, de sabiduría, de amor y de justicia, donde no hay lágrimas, miserias ni discordias, les dediqué mi Sermón de la Montaña, para que perseverasen en su esperanza.

8-235-52 Esta es la enseñanza que el Maestro os da con palabra que lleva esencia y amor para vosotros. Trabajad y amad para que a vuestro corazón llegue la paz y la felicidad espiritual del que os hablé en el que llamasteis, Sermón de la Montaña.

Severidad:

6-149-48 al 50 A nadie hablaréis con severidad, porque no es así como se redime. Aprenderéis que al pecador no se le injuria para castigar su falta. Yo os digo que si a las fieras se les habla con amor, ellas humillan su cabeza. Si aquel a quien habláis, tuviese algunos méritos, decídselo; si en él encontraseis alguna virtud entre muchos defectos, no le habléis de los defectos sino de la virtud para estimularlo e impulsarlo hacia el bien.

Sexos:

2-38-28 En un principio el ser humano fue dividido en dos partes, creando así los dos sexos: El uno, el hombre, el otro, la mujer; en él fuerza, inteligencia, majestad; en la otra ternura, gracia, belleza. El uno, la simiente, la otra, la tierra fecunda. He ahí dos seres que sólo unidos podrán sentirse completos, perfectos y felices, porque con su armonía formarán una sola carne, una sola voluntad y un solo ideal.

Sexto Sello:

1-5-20 La trompeta que tiene el ángel del Sexto Sello, se ha dejado oír y vuestra promesa que espiritualmente habéis hecho ante Mí, queda escrita en el Libro de la Vida.

3-56-38 El Sexto Sello se encuentra desatado y el Libro abierto ante vosotros; el candelero alumbra al Universo y el Verbo Divino simbolizado por una lengua de fuego, os habla desde el infinito; es la voz del Cordero Inmolado en el Segundo Tiempo la que sorprende a los hombres, les ilumina y les levanta a la vida de la gracia.

4-83-30 El Sexto Sello fue abierto y su luz fue contemplada por el sencillo, por el humilde, por el limpio de corazón. El candelero está encendido y aún duerme la humanidad, y este pueblo no se ha dado cuenta de la grandeza de la manifestación que ha recibido, de ahí su temor para anunciarlo al mundo. Dejad al menos, que las aguas de esta fuente no se enturbien, para que cuando lleguen a vosotros los caminantes fatigados y sedientos, puedan calmar su sed en ellas y confiesen que son puras.

9-250-53 No os confundáis, porque antes de que el Sexto Sello se cierre, sucederán grandes acontecimientos, los astros darán grandes señales, las naciones de la Tierra gemirán y de este planeta tres partes desaparecerán y sólo una quedará en la cual brotará la simiente del Espíritu Santo como una nueva vida. La humanidad comenzará una nueva existencia unida por una sola Doctrina, una sola lengua y un mismo lazo de paz y de fraternidad.

9-269-10 El Libro que estaba sellado en los Cielos, se ha abierto en el sexto capítulo, es el Libro de los Siete Sellos que encierra sabiduría y juicio y que fue desatado por mi amor a vosotros para revelaros sus profundas lecciones.

1-13-55 Mientras os alumbre la luz del Sexto Sello, será tiempo de contienda, de vigilia y purificación, mas pasado ese tiempo habréis llegado a una nueva Etapa en la que se os mostrará nuevas revelaciones: El Séptimo Sello. Cuán satisfecho y gozoso recibirá al nuevo tiempo, el espíritu de aquel que haya sido sorprendido limpio y preparado. Mientras el Sexto Sello os ilumine, materia y espíritu se purificarán.

12-350-69 ¿Qué os ha revelado el Sexto Sello? ¿Qué mensaje guardaba el Libro en su seno, para mostrarlo al mundo en este tiempo? La vida espiritual, el conocimiento de sí mismos, la revelación de todos vuestros atributos, la forma de desarrollar los dones espirituales, la comunicación espiritual a través de la mente y la comunicación de espíritu a Espíritu.

Siembra:

1-13-58 Vosotros, no os recostéis a dormir, pensando que otros serán los que vean el cumplimiento de esta profecía y los que disfruten de aquella paz. ¿Por ventura sabéis si vosotros vendréis para esos tiempos? Ciertamente os digo, que no hay siembra sin fruto, ni obras sin galardón.

8-216-21 Las tierras, que serán los corazones de esta humanidad, pronto se encontrarán limpias y preparadas para la siembra, y, ¿sería justo que encontrándose ellas limpias, la semilla no lo estuviese?

Siervo:

5-136-70 al 72 Hasta ahora, más que ser vuestro Señor, he sido vuestro Siervo. He escuchado vuestra voz que reclama, que ordena y exige, he recibido injurias y blasfemias que han sido como latigazos. Hoy mi lengua universal se hace oír en todos, para decirles que aunque Yo estoy en cada uno de vosotros, nadie debe decir que Dios está dentro del hombre, porque son los seres y todo lo creado lo que se encuentra dentro de Dios. Yo soy el Señor, vosotros mis criaturas. No quiero llamaros siervos sino hijos, mas reconoced que Yo soy antes; amad mi voluntad y respetad mi Ley, sabiendo que en lo dispuesto por Mí no cabe la imperfección ni el error.

Siete:

12-340-6 Os preguntáis el significado de los siete peldaños de la Escala y de cierto os dice vuestro Maestro: El número siete significa espiritualidad, es la espiritualidad que quiero ver en mi pueblo escogido de Israel, vosotros tenéis que llegar a Mí con todas vuestras virtudes y dones desarrollados. En el séptimo peldaño o Etapa de vuestra evolución, llegaréis a Mí y veréis que la gloria abre sus puertas para recibiros. Yo no os abandono ni un solo momento y cuando el dolor es en vuestro corazón, no se debe a que os haya abandonado, porque mi amor es infinito, es que el Padre ha permitido que el dolor llegue a vosotros para que despertéis y estéis alerta.

12-358-45 ¿Por qué he permitido esas caídas? ¿Por qué he dejado que saboreéis y conozcáis todas las vanidades, las miserias y las falsas grandezas de esta vida? ¿Verdaderamente lo he permitido? Sí, mi pueblo escogido, he permitido que delante de Mí se levante también la torre de perversidad y del pecado humano; Yo he permitido que dentro de mi Creación se levanten los siete grandes pecados de donde se derivan todos los demás; pero de cierto os digo: El pecado no ha nacido en Mí, el pecado no tiene su origen en Mí; Yo sólo he permitido que exista para que adquiera experiencia vuestro espíritu, para que podáis apreciar la grandeza de vuestro Dios, su perfección, su justicia, su amor, su verdad, para que podáis apreciar lo perfecto y conocer también lo imperfecto.

Siete Etapas:

2-37-3 al 5 Los grados de elevación espiritual son una escala infinita en la eternidad, pero ese recorrido hacia la perfección está formado por Siete Etapas, de las cuales tenéis un reflejo en la vida humana, la que también está dividida en siete grados de evolución. Todas las partes del hombre deberán desarrollarse y evolucionar para alcanzar la luz que deben tener y lograr la verdadera espiritualidad. Su materia, su mente, su moral, su espíritu y todo su ser, deben pasar por esas siete grandes lecciones, por esas siete pruebas, de las cuales saldrá purificado, lleno de luz, de serenidad, de fortaleza, de conocimiento y de experiencia. Entonces estará en condiciones de comprender que en su espíritu existe el Reino de Dios.

5-130-57 En la Primera Etapa me representó en la Tierra, Abel; Noé en la Segunda, en la Tercera Jacob, Moisés en la Cuarta, Jesús en la Quinta; en la Sexta, que es la presente, Elías, y en la Séptima reinará el Espíritu Santo.

6-161-53 al 62 He ahí tres reinos que forman uno solo, he ahí Tres Eras en las que se consuma una Obra de Perfeccionamiento espiritual. Tres Eras que encerraban un misterio que en este día el Maestro os ha revelado. Pero sabed que estos tres reinos fueron formados en Siete Etapas de lo cual tenéis una imagen en la creación de la Naturaleza material; Siete Etapas, de las cuales la última es la Mansión perfecta del espíritu. La Primera de estas etapas de evolución espiritual en el mundo, está representada por Abel, el primer ministro del Padre, quien ofreció su holocausto a Dios. Él es el símbolo del sacrificio. La envidia se levantó ante él. La Segunda Etapa, la representa Noé. Es el símbolo de la fe; él construyó el arca por inspiración divina y llevó a los hombres a penetrar en ella para que alcanzasen salvación. Ante él se levantaron las multitudes con la duda, la burla y el paganismo en su espíritu. Mas Noé dejó su simiente de fe. La Tercera Etapa representada por Jacob. Él simboliza la fuerza, es Israel, el fuerte. Él vio espiritualmente la Escala por la que todos pasaréis para sentaros a la diestra del Creador. Ante él se levantó el ángel del Señor para poner a prueba su fuerza y su perseverancia. La Cuarta está simbolizada por Moisés. Representa la Ley. Él presentó las tablas donde fue escrita la Ley para la humanidad de todos los tiempos. Él fue quién, con su fe inmensa rescató al pueblo, para conducirlo por el camino de salvación a la tierra prometida. Es el símbolo de la Ley. La Quinta Etapa está representada por Jesús el Cordero Inmolado, y en Él, Cristo el Verbo Divino, quien os ha hablado en todos los tiempos y os seguirá hablando. Él es el amor, por el que se hizo hombre para habitar en la morada de los hombres, sufrió el dolor de ellos, mostró a la humanidad el sendero del sacrificio, del amor y de la caridad, por el cual debe alcanzar la redención de todos sus pecados; vino como Maestro a enseñar al nacer en la humanidad, a vivir en el amor, a llegar hasta el sacrificio, y a morir amando, perdonando y bendiciendo. El representa la Quinta Etapa y su símbolo es el amor. La Sexta Etapa la representa Elías. Él es el símbolo del Espíritu Santo. Él es quien va sobre su carro de fuego llevando la luz a todas las naciones y a todos los mundos desconocidos por vosotros, pero conocidos por Mí, porque Yo soy el Padre de todos los mundos y de todas las criaturas. Esta es la Etapa que estáis viviendo, la de Elías, es su luz la que os ilumina. Él representa las enseñanzas que estaban ocultas y que en este tiempo se le están revelando al hombre. La Séptima Etapa está representada por el mismo Padre. Él es el final, es la culminación de la evolución, en Él está el tiempo de la gracia, el Séptimo Sello. He aquí descifrado el misterio de los Siete Sellos, he aquí por qué os hablo de que este tiempo es el Sexto; porque cinco de ellos ya pasaron, el Sexto es el que se encuentra desatado y el Séptimo aún permanece cerrado, el contenido de él aún no ha llegado, falta tiempo para que esa Etapa aparezca delante de vosotros. Cuando esa Etapa sea llegada, habrá gracia, perfección y paz, pero para llegar a ella, ¡cuánto tendrá que llorar el hombre para purificar su espíritu! Cuando cese la purificación, la tentación será retenida, habrán cesado las guerras entre los hombres y no habrá perturbaciones ni perversidad; entonces vendrá el reino de paz y de gracia, alcanzará la humanidad gran progreso espiritual y su comunicación con el espíritu del Padre será directa.

Siete etapas de evolución:

8-220-16 al 17 Al espíritu le están concedidas Siete Etapas para su evolución y perfeccionamiento en varias reencarnaciones, para su progreso y expiación, mas no le está dado recordar las reencarnaciones anteriores; la materia es como un denso velo que las cubre. Sólo la Conciencia os da la intuición de que debéis caminar hacia adelante por el camino de la luz, que es el de la perfección. Ese camino, es la Escala con siete peldaños que conducirá al espíritu a mi Seno, donde quedará irradiando eternamente su luz sobre los que queden en los peldaños más bajos.

11-338-15 Habéis atravesado por distintas Etapas de evolución; desde la Primera habéis empezado a prepararos para llegar al cumplimiento de vuestra delicada misión; en la Segunda habéis encontrado mayor progreso, mayor lucidez en vuestro espíritu; en la Tercera habéis llevado mayor adelanto, mayor comprensión a mi palabra y mayor cumplimiento a ella. Llegasteis a la Cuarta Etapa y palpasteis aún más la gracia de vuestro Dios, el acercamiento de mi Espíritu hacia vosotros, y vuestro espíritu en ese gran gozo llegó a la Quinta Etapa en la que tuvisteis que llevar mayor desarrollo en vuestro cumplimiento; luchasteis y así llegasteis a la Sexta Etapa, nuevo cumplimiento, nuevo progreso y desarrollo de las virtudes que vuestro Dios os ha entregado, y así llegaréis a la Séptima Etapa donde contemplaréis el reino del Padre, en donde vuestro espíritu palpará la gloria de Dios y donde estaréis a mi diestra.

Siete Naciones:

5-127-51 al 65 He aquí mi presencia entre vosotros, ¡oh, siete naciones!; ¡siete cabezas que os habéis levantado en el mundo delante de Mí! INGLATERRA: Yo os ilumino. Mi justicia grandemente os tocará todavía, mas os doy la fuerza, toco vuestro corazón y os digo: Vuestras ambiciones caerán, vuestros poderíos os serán quitados y a nadie serán dados. ALEMANIA: Toco en este instante vuestra soberbia y os digo, preparaos, porque vuestra semilla no perecerá. Yo toco vuestra cerviz y os digo: Tomad mi fuerza y confiad en Mí que Yo os salvaré; mas si en Mí no confiareis y os entregaseis a vuestra soberbia, caeréis y seréis esclava del mundo, mas esa no es mi voluntad, porque es el tiempo en que vengo derribando a los señores y libertando a los esclavos y cautivos. Tomad mi luz y levantaos. RUSIA: Mi Espíritu todo lo contempla. No será vuestro el mundo. Yo seré quien reine sobre todos vosotros. No lograréis borrar mi Nombre, porque Cristo que os habla, reinará sobre todos los hombres. Desmaterializaos y preparaos para una nueva vida, porque si así no fuere, Yo quebrantaré vuestro orgullo. Os entrego mi luz. ITALIA: No sois ya el señor de los tiempos pasados; hoy el escarnio, la esclavitud y la guerra os han destruido. Una gran purificación estáis atravesando por vuestra degeneración. Mas os digo: Regeneraos, apartad vuestro fanatismo e idolatría y reconocedme como el Señor de los señores. Yo derramaré nuevas inspiraciones y luz entre vosotros. Tomad mi bálsamo y perdonaos los unos a los otros. FRANCIA: Me hacéis presente vuestro dolor. Vuestro lamento llega hasta la altura de mi Solio. Yo os recibo. Ayer os levantasteis como señor, ahora sólo me presentáis las cadenas que arrastráis. No habéis velado ni orado; os habéis entregado a los placeres de la materia, y el dragón ha hecho presa de vosotros. Mas Yo os salvaré, porque el clamor de vuestras mujeres y el llanto de los niños llegan a Mí. Queréis salvaros, y Yo os doy mi manto, pero en verdad os digo: “Velad, orad y perdonad”. ESTADOS UNIDOS: En este instante también os recibo. Contemplo vuestro corazón, no de piedra, sino de metal, de oro. Vuestro cerebro de metal lo encuentro endurecido. No encuentro amor en vosotros, no descubro espiritualidad, sólo veo grandeza, ambiciones y codicia. Seguid, mas os pregunto: ¿Cuándo mi simiente va a enraizar profundamente en vosotros? ¿Cuándo derrumbaréis vuestro becerro de oro y vuestra Torre de Babel, para edificar mi verdadero Templo? Yo os toco la Conciencia, desde el primero al último y os perdono. Os ilumino para que en la hora suprema, cuando la prueba llegue a la culminación, no se ofusque vuestra mente, sino que penséis con claridad y recordéis que Yo soy antes que vos. Os doy luz, fuerza y potestad. No os intercaléis en mis altos juicios, porque si desobedecieseis mis mandatos o traspasaseis el límite que señalo, el dolor, la destrucción, el fuego, la peste y la muerte serán con vos. JAPON: Os recibo y os hablo. He penetrado en vuestro Santuario y todo lo he contemplado. No queréis ser postreros siempre habéis querido ser primero y en verdad os digo: Esa simiente no es grata delante de Mí. Es menester que apuréis el cáliz de amargura, para que se purifique vuestro corazón. Es necesario que vuestra lengua se mezcle con las otras lenguas; es menester que el mundo se acerque a vosotros. Cuando el mundo se encuentre preparado y limpio, os llevará la simiente que Yo le he de entregar, porque a nadie contemplo preparado. No contemplo en vosotros la simiente espiritual de mi Divinidad. Mas Yo prepararé el camino. Pronto habrá caos de ideas en el mundo, confusión de ciencias y teorías, y después de ese caos llegará la luz a vosotros. Yo a todas os preparo y perdono y hago que penetréis al camino certero. Cuando el momento sea marcado y llegue la paz a las naciones, no seáis reacios, no os opongáis a mi voluntad. Si las naciones firmaron, vos no las traicionéis, porque entonces Yo descargaré mi justicia sobre vosotros. ¡Siete naciones! ¡Siete cabezas! Os ha recibido el Padre. Ante vosotros, bajo vuestro dominio, se encuentra el mundo. Vosotros me responderéis de él. Sea la luz del Libro de los Siete Sellos en cada una de las naciones, para que los hombres se preparen conforme es mi voluntad.

Siete palabras:

4-94-78 “El Camino, la Verdad y la Vida”, terminó su misión con una oración de siete palabras, diciendo al final: “En tus manos encomiendo mi Espíritu”.

Siete peldaños:

2-46-60 Para unos aún será larga la jornada en materia, para otros pronto tendrán que continuarla en espíritu. De cierto os digo: Es muy hermoso trabajar en espíritu, cuando se ha cumplido en la Tierra, mas no porque cumpláis vuestra misión en el mundo, creáis que habéis alcanzado la meta de perfección. La Escala de Perfeccionamiento espiritual es muy extensa y para llegar a la cúspide, tendréis que pasar por siete peldaños.

Siete profetas:

4-94-44 Siete grandes profetas tuvo Israel en el Primer Tiempo, ellos hablaron y escribieron sobre el futuro de la humanidad, sobre las pruebas que vendrían a los pueblos y también anunciaron las revelaciones divinas que el Señor haría a los hombres. No fueron grandes por haber hablado mucho sino por haberse elevado en busca de mi luz.

Siete Sellos:

1-13-53 El Libro de los Siete Sellos es la historia de vuestra vida, de vuestra evolución en la Tierra, con todas sus luchas, pasiones, contiendas y finalmente con el triunfo del bien y la justicia, del amor y de la espiritualidad sobre las pasiones del materialismo.

Siete Virtudes:

1-7-33 ¿Qué me hacéis presente? ¿Cuál es la simiente que habéis cultivado? ¿Cuáles son las tierras que habéis labrado y convertido en fértiles por vuestro cumplimiento? El tiempo en que las siembras sean perfectas no ha llegado aún, mas no vengo a desanimaros, vengo a enseñaros para que alcancéis la mayor elevación. No olvidéis que según vuestra siembra, así será la cosecha. Si el trigo que sembréis es vano, nada recogeréis. Si sembráis poco, poco recogeréis. Por lo tanto consagraos a vuestra siembra y os labraréis un galardón para el futuro. El fruto maduro será en mi granero. Os dejo las siete espigas para que las cultivéis. Pediré el fruto de la primera, el fruto de la segunda y así hasta la última, y si todas son de buen sabor, la cosecha será perfecta. ¿Y cuáles son esas espigas de que os hablo, discípulos amados? Son las siete virtudes.

8-215-69 Abrid vuestros ojos, penetrad con la mirada espiritual y contemplad mi esplendor. Mirad cómo se abre la puerta que ha de dejar pasar a los siete espíritus que he confiado a la humanidad; son siete virtudes que quiero alienten siempre en vosotros, ellas son: El amor, la humildad, la paciencia, el orden, la serenidad, la perseverancia y la caridad. Dejad que estas virtudes aniden en vuestro corazón y experimentaréis la felicidad.

Siglos:

3-60-91 Velad pueblo, porque la lucha se acerca y el adversario se aproxima. No será el faraón del Primer Tiempo, ni el César del Segundo los que traten de reduciros a la esclavitud temerosos de vuestro desarrollo y de vuestra luz; serán las tinieblas de todos los siglos las que os envuelvan y amenacen, por eso os he dado la espada de luz para que luchéis. En esa luz habrá fe, sabiduría y caridad.

11-317-20 ¿Qué serán unos siglos de pecado y de tinieblas como los que ha tenido la humanidad en la Tierra, si les comparáis con la eternidad, con un tiempo sin fin de evolución y de paz? Os alejasteis de Mí, en virtud de vuestro libre albedrío y retornaréis inducidos por la Conciencia.

11-322-43 Hoy estáis cubiertos aún con el velo de la ignorancia, que en vuestro materialismo terrestre y en vuestro fanatismo religioso, lleno de falsos temores y prejuicios, no os habéis atrevido a rasgar; por eso, cuando llega una prueba a vuestra vida y no le encontráis alguna causa clara, clamáis diciendo: “Pero, ¿qué he hecho yo para que así se me castigue?” Sin saber que a veces mi justicia tarde siglos y hasta Eras para llegar a un espíritu. Mi justicia siempre llega y aunque en apariencia llegue tarde o fuera de tiempo, lo cierto es que se manifiesta siempre en forma sabia.

Sílaba:

8-223-64 Analizad mi palabra sílaba por sílaba, para que seáis fuertes de espíritu y podáis ser como un báculo entre la humanidad.

Silencio:

1-12-59 al 60 Ha llegado el momento del silencio, el momento de vuestra comunicación Conmigo, para que así como se funden en el mar las olas, vosotros os unáis a mi Espíritu Divino; silencio no solamente en los labios, también en el Templo interior del hombre, porque es vuestro espíritu el que me habla, y el momento es solemne. Entrad en silencio y escuchadme, caminantes de muchos senderos que lleváis el polvo de los diversos caminos; dejad que Yo sea la luz en vuestro destino.

1-22-36 Practicad el silencio que favorece al espíritu para que pueda encontrar a su Dios, ese silencio es como una fuente de conocimientos y todos los que en él penetran se llenan de la claridad de mi sabiduría. El silencio es como un lugar cerrado con murallas indestructibles, al que sólo tiene acceso el espíritu. El hombre lleva constantemente en su interior, el conocimiento del lugar secreto en el que podrá comunicarse con mi Divinidad.

1-22-38 Cuando el dolor de las pruebas os agobie y las penas de la vida aniquilen a vuestros sentidos, si experimentáis un deseo intenso de alcanzar un poco de paz, retiraos a vuestra alcoba o buscad el silencio, la soledad de los campos, ahí elevad vuestro espíritu guiado por la Conciencia y entrad en meditación. El silencio es el reino del espíritu, reino que es invisible a los ojos materiales.

9-269-22 ¿Cuál es la misión de mis siervos dentro de esta etapa? Orar, meditar, regenerarse, sembrar unión, paz y luz espiritual, desarrollar vuestras facultades y potencias, luchar por vuestra elevación, destruyendo la ignorancia, el vicio, el fanatismo, en una palabra, el mal que en tantas formas se manifiesta entre la humanidad. Cuando los hombres hayan dejado de odiarse, de matarse y de traicionarse, cuando el perdón y la caridad se hayan extendido de corazón en corazón, de pueblo en pueblo, y la sangre y las lágrimas ya no corran, entonces se hará el gran silencio que significa la comunicación de espíritu a Espíritu, entonces Yo desataré el último Sello, el Séptimo, en cuya Etapa los hombres se amarán como os enseñé cuando vine a la Tierra. Véase: Séptimo Sello

11-324-6 Cuando esa grande prueba final se aproxime, hablaréis a vuestros hermanos; vuestras palabras han de romper el silencio en que esta humanidad ha de caer, confundida por un instante por esa gran prueba. Será la voz de Israel la que se levante hablando al mundo y anunciándole lo que Yo le he prometido: Paz a los hombres de fe, potestad y fortaleza a todo aquél que se levante con un ideal puro. Para alentaros, pondré en vuestros labios mis palabras, en vuestro corazón mis inspiraciones, para que podáis guiar con certeza a esta humanidad. Mucho habéis sido preparados. En cada una de mis lecciones, he abierto ante vuestros ojos un camino infinito de ideales, de espiritualidad.

Simbolismo:

5-130-5 Ha pasado ya el tiempo en el que os dije que recordaseis el santo cenáculo, tomando el pan y el vino en memoria mía. Hoy vengo a enseñar a vuestro espíritu a alimentarse con la esencia de mi enseñanza de amor, prescindiendo de todo simbolismo.

Símbolo:

1-11-50 Buscad a los que os aman y a los que os aborrecen, amad a la vida que habéis llamado cruel, sin saber que es como un libro abierto lleno de sabiduría para vosotros. Sabed conmoveros con las alegrías así como con las penas de los demás; ved en cada ser humano un maestro y sentíos vosotros mismos un símbolo viviente del bien, no del mal, porque según vuestras obras en la vida, así será el símbolo que representaréis.

6-146-61 Sed celosos de mi Ley, porque la he puesto en vosotros. ¿Sabéis por qué aparté los símbolos materiales? Porque vosotros mismos sois el símbolo del amor del Padre.

7-184-28 Ya no están el arca, ni las Tablas de la Ley sobre el altar. Vuestro espíritu hoy busca la verdad más allá de las formas y símbolos que antaño le sirvieron para llegar a creer y a comprender, enseñándole a adorarme; ahora comprende que éstos ya carecen de objeto, puesto que su sentido ha sido comprendido por él. Los símbolos fueron sólo objetos materiales de los que se sirvió el Señor para explicar al hombre las divinas lecciones.

10-280-66 Ningún poder tiene ya lo externo sobre los hombres: Ya no existe respeto, ni fe, ni pesar de haber ofendido. Por eso os digo, que los símbolos y las formas desaparecerán, porque su tiempo ha pasado y será el culto interior, el que levante al hombre a la luz, lo eleve y lo conduzca hacia Mí.

11-331-22 Los símbolos, la parábola y el sentido figurado con que fueron revelados los misterios de la vida espiritual en las primeras Eras, serán comprendidos en este tiempo, en que la luz de una larga experiencia espiritual os ayudará a todos a interpretar justamente la Ley, la Doctrina, la profecía, la revelación y las promesas.

Simiente:

4-84-57 Cristo, el Príncipe Guerrero, ha levantado ya su espada; es menester que ella como una hoz, arranque de raíz el mal y con sus destellos haga la luz en el Universo. ¡Ay, del mundo y de vosotros si vuestro labio calla! Sois simiente espiritual de Jacob y a él le prometí que en vosotros serían salvas y benditas las naciones de la Tierra. Quiero uniros como una sola familia, para que seáis fuertes.

Simple:

9-262-56 Dios no es complicado, misterioso, ni confuso en su Creación, porque lo perfecto es simple; en cambio, las criaturas en sus diferentes escalas, mientras más imperfectas, más complicadas.

Sinaí: Ex.19:1 al 2

1-1-1 En el principio de los tiempos, Yo, como Padre, inspiré al hombre la práctica del bien. Mas los hombres se apartaban de los mandatos divinos cayendo en idolatría y en actos abominables ante Mí. Vencían los fuertes, caían los débiles y el varón tomaba a la mujer como esclava. Fue necesario entregar a Moisés en el Monte Sinaí, los Diez Mandamientos de la Ley.

1-15-11 ¡Ah, si la humanidad de este tiempo comprendiese el sentido de aquella transfiguración y entendiese que el testimonio de mis discípulos era para los hombres de este tiempo, cuán grande sería su adelanto! El cincel que labró mis mandamientos en la piedra en el Monte Sinaí, es el mismo que ahora viene a escribir en vuestro corazón los pensamientos divinos. La sangre de vuestro Salvador que fue la lección que os habló de amor, de resurrección, de Vida Eterna y de dicha suprema, es la misma que vierto ahora en la esencia de esta palabra; y la profecía y potestad con que Elías asombró a los hombres, son las mismas que habéis tenido presentes en las manifestaciones que os estoy concediendo en este tiempo.

2-44-62 El pueblo de Israel recibió la Ley cuando en su peregrinación se encontraba en la falda del Monte Sinaí; su guía Moisés, recibió las Tablas y la inspiración. La travesía del desierto fue para purificar los corazones, para espiritualizarlos y encender en ellos la fe hacia el Dios invisible. Cuando el pueblo llegó a la tierra prometida y tomó posesión de ella, llevaba la fe en su Señor profundamente grabada en su espíritu y practicaba un culto sencillo, pero elevado, en el que se había fortalecido su corazón. Mas he aquí que los hijos de sus hijos no supieron perseverar en la fe y en la espiritualidad, y cuando otros pueblos de gentiles introdujeron su idolatría y supersticiones en el seno del pueblo de Israel, lo dividieron espiritual y materialmente. Fue entonces cuando aparecieron los profetas amonestando a las multitudes anunciándoles mi justicia sobre ellos por su infidelidad y su pecado, mas los profetas fueron burlados y algunos muertos.

Soberbia:

1-3-25 al 26 El soberbio siempre al final caerá abatido por sus obras, porque creyendo luchar para él, en realidad luchó contra sí mismo. La soberbia es el origen de muchos males y sufrimientos entre las criaturas de Dios.

4-96-42 Velad y orad. Amaos en verdad para que la soberbia no se apodere de vuestro corazón, porque esta es simiente que destruye la humildad y la caridad. Cuidaos de que no os acontezca lo que a los constructores de Babel, a quienes los perdió su soberbia. Recordad que la mala simiente fue la causa de la división entre aquellos hombres. La torre quedó sin concluir, y fue tan grande la confusión de las gentes, que se dividieron en pueblos y hasta hoy viven distanciados.

5-128-5 El soberbio cree poseer la fuerza, aunque las pruebas le dicen a cada paso que no es absoluto, que su grandeza es falsa. La fuerza que os entrego, aprovechadla en la práctica del bien.

9-254-43 El desobediente siempre es soberbio. Mas, ¿quién es el que cree tener derecho de hacer su voluntad o hacer variar mi voluntad de Padre?; ¿quién cree haber recibido por verdaderos merecimientos, los dones que en sí lleva?; ¿quién cree que este pueblo me sea indispensable para el cumplimiento de mis planes divinos?

10-288-61 Os he hablado de conocimientos y de confianza para que os coloquéis en el termino justo, que es el que os enseña vuestra Conciencia; porque si bien no debéis creeros inferiores, confundiendo la humildad con la falta de confianza en vosotros mismos, tampoco debéis creeros superiores a nadie, porque la vanidad, el orgullo y la soberbia no son propios de espíritus de luz, sino de espíritus que se han deslumbrado ante la luz.

11-318-43 Será mi Divino Espíritu el que extinga la soberbia de los hombres; será mi sabiduría la que os descubra la verdad, a quienes han vagado entre tinieblas; será la Luz del Espíritu Santo la que ilumine al espíritu de los hombres, en sus ciencias, y los conduzca al sendero del perdón, del amor y la justicia.

Sobrehumano:

9-252-4 Un hombre preparado espiritualmente por mi Doctrina estará capacitado para realizar obras sobrehumanas.

Sobrenatural:

7-198-11 ¿A qué llaman los hombres sobrenatural, si todo en Mí y en mi Obra es natural? ¿No serán mas bien las obras malas e imperfectas de los hombres las sobrenaturales, ya que lo natural sería que siempre obrasen bien, procediendo de Quién proceden y poseyendo los atributos que en sí llevan? En Mí todo tiene explicación sencilla o profunda, nada hay a oscuras. Llamáis sobrenatural a todo aquello que desconocéis o que miráis envuelto en misterio, pero que, cuando vuestro espíritu conquiste con méritos su elevación, y contemple y descubra lo que antes no podía ver, encontrará que todo en la Creación es natural.

9-244-12 Yo sané a los enfermos desahuciados por la ciencia, porque sus enfermedades eran sobrenaturales, porque pertenecían a la naturaleza espiritual. Liberté a los poseídos por las grandes legiones de espíritus turbados y los que en Mí creían se levantaron glorificando mi Nombre y reconociendo mi poder; los que no creían en Mí me juzgaron y atribuyeron aquellos poderes al mal, tratándome como hechicero. Yo abrí una puerta de luz a la humanidad, para que contemplaseis que para el espíritu no hay distancias, y en el instante de mi muerte en cuanto hombre, mi Espíritu despertó a los espíritus que moraban en sus sepulcros, les levanté como a Lázaro de sus tumbas y los envié entre vosotros para dar testimonio de su presencia y de su existencia.

9-273-1 Habéis descendido tanto y os habéis alejado de tal manera de lo espiritual, que consideráis sobrenatural todo aquello que por pertenecer al espíritu, es completamente natural; así le llamáis a lo divino, así miráis todo lo que pertenece a vuestro espíritu y eso es un error. Lo que ha acontecido es que sólo miráis y percibís lo que está cerca de vuestros sentidos o al alcance de vuestra humana inteligencia, y a lo que está más allá de los sentidos y de la mente lo habéis considerado sobrenatural.

Sodoma y Gomorra: Gn.19:1-29

2-38-48 Destruid la Sodoma y Gomorra de este tiempo, no dejéis que vuestro corazón se familiarice con sus pecados, ni imitéis a sus moradores.

3-73-25 No os detengáis más, no volváis vuestros ojos al pasado. Lo que atrás dejasteis fue dolor, lágrimas y pecados, dejasteis la ciudad de Sodoma; no volváis vuestro rostro a ella. Era la ciudad del pecado. Id en pos de una nueva tierra cuyos manantiales de aguas cristalinas y sus fértiles campiñas hagan amable y feliz vuestra existencia.

3-76-45 Ahora es cuando debéis permanecer fuertes, porque la tempestad se ha desencadenado y las tentaciones os acechan a cada paso. Dejad la Sodoma y Gomorra, ciudades pecadoras, y no volváis vuestro rostro, porque ellas os están invitando y ya que os libertasteis, no volváis a caer en su seno, no sea que luego no tengáis fuerzas para separaros de ellas. Id sin deteneros en pos de la Ciudad de Paz, aquella que llegará a establecerse en vuestro corazón cuando el tiempo sea llegado.

4-108-10 La humanidad se ha multiplicado al mismo tiempo que su pecado. No faltan en el mundo ciudades semejantes a Sodoma y Gomorra, cuyo escándalo repercuta en toda la Tierra y están envenenando los corazones. De aquellas ciudades pecadoras no quedaron ni vestigios, a pesar de que sus moradores no eran hipócritas, pues pecaban a la luz del día, mas esta humanidad de ahora, que se oculta en las sombras para dejar desbordar sus pasiones, y luego aparenta rectitud y limpidez, tendrá un juicio más severo que Sodoma.

6-147-5 Ved que estáis ya en esos tiempos, en que se ha extendido el pecado de Sodoma y Gomorra; en que los padres desconocen a los hijos y éstos se levantan en contra de los padres. Es entonces cuando mi luz, cual faro sublime de esperanza, viene a iluminaros como el Sol radiante de la mañana.

9-250-43 Cuando Cristo vino al mundo, ya la humanidad había pecado mucho, ya el diluvio había lavado la faz de la tierra. Sodoma y Gomorra habían sido consumidas por el fuego y Babilonia había sido destruida. Él venía a reclamar la desobediencia a su Ley y la sangre de sus profetas, y también tuvo que ser juzgado y muerto por sus propios hijos.

Sol:

1-12-21 Yo soy el Sol de la Verdad que disipa las tinieblas de la ignorancia; salid de vuestras tinieblas y venid a recibir los rayos luminosos y cálidos de la inspiración de Dios.

6-150-55 Dejad que el sol de mi palabra penetre en vuestro ser, para que os purifique y os eleve, y presto os levantéis fecundando el corazón de vuestros hermanos.

7-178-4 ¿Habéis visto la armonía en la que vive toda la Creación? ¿No os parece como si en todo lo que existe se amasen unas criaturas a otras? Mirad al Sol, parece un padre que estuviera abriendo sus brazos para abarcar en ellos a todas las criaturas en un abrazo de vida y de amor, de luz y de energía, las aves trinan y los seres trabajan, ofreciendo su tributo de agradecido amor al astro rey.

8-229-54 Mirad cómo el astro rey envía su luz, que es energía, vida y calor hasta donde alcanza su potencia. Es su calor el que levanta las aguas de los mares para llevarlas por el viento, convertidas en nubes y dejarlas caer en fertilizante lluvia sobre los campos áridos que después se cubrirán de verdor, de flores, árboles y frutos; follajes cuyas ramas sirven de hogar a las aves, que en su idioma elevan al infinito sus cánticos; mientras todo germina, todo crece y se multiplica, todo se engalana en un constante tributo al Padre. El Creador se recrea con su Obra y deja que todas las criaturas se recreen en Él.

11-323-21 Así como cada hombre toma libremente y por sí solo la necesaria acción del Sol sobre su cuerpo, reconociendo que en su luz, en su calor y en su influencia se encuentra la vida material; así tomarán de la luz de la verdad, cuanto necesiten para sustento, fortaleza e iluminación de su espíritu.

Soldado:

2-36-22 De cierto os digo, que si la mayoría de los hombres beben hoy el cáliz de amargura, es porque el soldado solamente se forja en el combate, y os estoy diciendo que se aproxima la contienda final, la gran batalla. No vayáis a cerrar vuestros ojos ni vuestros oídos en aquellos instantes al dolor de vuestros hermanos ni intentéis esconderos de la muerte, porque en verdad os digo, que donde los hombres de poca o ninguna fe vean el final, ahí estará el principio, donde crean ver la muerte, estará la vida, porque Yo estaré presente para cubriros con mi amor y ayudaros a entrar en ese mundo que vais a restaurar.

2-46-67 Vosotros sois enviados como soldados de paz. No os atemoricéis ante la lucha, no os dejéis impresionar por los hombres de las sectas y religiones; con toda vuestra humildad no sois menos que ellos.

4-89-17 Soldados de la paz formarán ese pueblo, profetas y videntes anunciarán lo venidero; doctores sin ciencia humana sanarán a los enfermos con el bálsamo de la caridad y del amor; consejeros, inspirados por mi luz, hablarán de enseñanzas divinas, y su paso por el mundo será de restauración, de regeneración y de espiritualidad.

7-190-51 Sois soldados del bien. Os he dado armas, para que podáis combatir el pecado pero no a vuestros hermanos. No quiero que el hombre nazca, crezca y muera en su pecado, ignorando la bendita misión que ha traído a la Tierra. Si penetráis en mi Doctrina, os fortaleceréis y seréis invencibles. No habrá tentación que os haga caer, y así preparados, os elevaréis y seréis más que hombres, ángeles encarnados para el bien de la humanidad.

8-219-26 Yo os estoy preparando para que seáis mis soldados, mas no los que causen la destrucción ni el mal, no soldados del odio y la perversidad, de las tinieblas ni de la codicia, sino soldados de la espiritualidad, de la fraternidad, del amor, de la mansedumbre y de la caridad. Os levantaréis llenos de fuerza y de confianza en Mí, que soy vuestro ideal, llenos de confianza en vuestras armas que son la verdad y la justicia. Os estoy preparando para que desde ahora podáis luchar contra aquel enemigo, que también es poderoso, pero que no lo es más que vosotros.

9-265-42 Quiero entre mis filas soldados firmes, soldados fuertes que sepan defender la Verdad, no legiones de fanáticos que en su ignorancia, en vez de honrar mi Obra, la profanen. No quiero multitudes de hombres de poca fe, que ante la lucha se acobarden y huyan considerándose impotentes para contender.

Solo:

2-47-46 Del Padre salisteis y a Mí tendréis que volver trayendo no sólo vuestra pureza original, sino la grandeza que os dará el desarrollo de los dones que poseéis, cumpliendo con mis leyes divinas; mas ninguno llegará solo a mi presencia, cada quien traerá a todos los que salvó, a los que sanó, a los que consoló y condujo por el camino de salvación.

7-185-33 Mas ya no os sintáis solos. En toda obra que el hombre realice está la intervención de un espíritu de luz. El Mundo Espiritual trabaja en las mentes humanas y las guía. Aquel mundo es mayor y más hermoso que éste que con vuestros ojos contempláis. Es un mundo de luz y armonía perfecta. Sus moradores están Conmigo, ellos velan en unión mía por la Creación.

8-225-38 Si alguno intentase reservar para sí sus conocimientos, su fe y sus dones, temiendo que otros aprovechen y gocen de lo que él ha labrado, ése llegará solo y con las manos vacías ante Mí, me presentará su semilla, pero no su cosecha porque nunca sembró, ya que se concretó a recibir simiente y tomarla para sí.

Sonreír:

8-241-49 Cuando sentís los goces de la vida, atribuís al mundo este placer, y os digo: Os quiero alegres, por eso envío a vosotros esos momentos de felicidad, porque cuando el hijo sonríe, sonríe también el Padre. Buscad los goces sanos que no perturban al espíritu y en ellos me encontraréis. Mas si podéis sonreír en medio de vuestros sufrimientos, ¡bienaventurados seáis!

Sonrisa:

7-196-45 Venid a Mí y fortaleceos. Resucitad a la vida de la gracia. Convertíos en mis discípulos, mensajeros de la Buena Nueva. El mundo reclama mi presencia y voy a hacer llegar a él mi palabra por conducto de vosotros. Ahí están los que me esperan tiempo ha, los que han presentido que ya es la hora de mi presencia en el mundo para encauzar a los espíritus hacia el progreso y la espiritualidad. Mas antes de enviaros, tendréis que limpiaros y cultivaros; si las penas os agobian y os sentís cansados, recordad que Yo soy vuestro Cirineo y os ayudo con la cruz, para que no caigáis bajo su peso. Si oráis y os entregáis al cumplimiento, no habrá prueba ni obstáculo que os haga debilitar; iréis con la sonrisa en los labios y la esperanza en el corazón. No temeréis al mañana, y todo mal juicio o intención en contra vuestra se desvanecerá. No me neguéis, aun cuando fueseis muy probados, porque no sabéis si es mi voluntad concederos un prodigio para dar testimonio de que sois mis discípulos, en el momento culminante de la prueba.

9-254-28 He recibido el tributo de toda la Creación, desde los astros mayores hasta los seres menos perceptibles a vuestra mirada. Todo está sujeto a evolución, todo camina, todo avanza. Todo se transforma, se eleva y se perfecciona. Cuando haya alcanzado la cumbre de la perfección, mi sonrisa espiritual, como una aurora infinita será en todo el Universo, del que habrá desaparecido toda mancha, miseria, dolor e imperfección.

12-351-39 Llevad con amor, humildad y mansedumbre vuestra cruz, que Yo seré vuestro Cirineo. Dad un buen ejemplo a la humanidad y sed el espejo limpio en donde contemple su faz; sed caritativos y compartid vuestra fortaleza con vuestros hermanos. Quiero que con la sonrisa manifestéis al mundo el amor que os he entregado, porque no os dejaré solos ante la inclemencia de los elementos. En este tiempo de grandes peligros, en los que la tentación y las grandes pruebas saldrán a vuestro paso, me sentiréis muy cerca, porque Yo estaré en vosotros mismos, para que no llevéis el temor que el mundo siente ante la manifestación de mi divina justicia.

Soplo de vida:

1-12-4 La existencia de un hombre en la Tierra es sólo un instante en la eternidad, un soplo de vida que alienta por un tiempo al ser humano y luego se aparta, para después volver a alentar a un nuevo cuerpo.

Sucesor:

5-116-10 Esa será vuestra misión, después de que Yo haya concluido de daros mi lección; y así como Elías en espíritu fue mi precursor, este pueblo será mi sucesor, el que dé con su vida, sus palabras y sus obras, el mejor de los testimonios de que estuve entre vosotros.

Sudor:

11-327-42 Yo soy quien pone en vuestras manos las herramientas del trabajo y quien bendice ese trabajo y vuestro fruto. Soy quien bendice el sudor de vuestra frente. Entonces, no puedo ser el que os aparte de vuestro cumplimiento, mientras estéis ocupados en ello en verdad; pero cumplid como os pertenece, con humildad, con respeto y caridad para vosotros y con caridad también para los demás y entonces recogeréis de las más mínimas faenas terrestres, un fruto que dé paz y dulzura a vuestro corazón.

Sueño:

8-230-15 Por medio de sueños estoy despertando a la humanidad, sueños simbólicos y proféticos, a los cuales los hombres no prestan atención ni análisis por falta de fe y de preparación, y así olvidan aquella visión sin saber que es un mensaje divino.

4-105-4 ¿Os maravilláis al escuchar la descripción de un miraje por medio de la videncia o de la fuerza profética de un sueño? De cierto os digo, que apenas habéis empezado vislumbrar lo que otros verán en el futuro.

6-159-3 En los tiempos pasados, hubo épocas en que el pueblo de Dios supo interpretar espiritualmente todo cuanto pasaba a su alrededor, porque era el pueblo que vivía dentro de la Ley, que me amaba, y que hacía una vida sencilla y virtuosa; las fibras de su corazón aún eran sensibles, así como también lo era su espíritu. Aquel pueblo vivía en continua comunicación espiritual con su Señor. Escuchaba la voz humanizada de su Creador, sabía recibir mensajes del Mundo Espiritual, de aquellos seres a quienes llamaba ángeles; y en el reposo de la noche, en la paz de su corazón, y por medio del don de los sueños, recibía mensajes, avisos y profecías, a los cuales daba crédito y obediencia.

8-239-13 ¿Qué de extraño tiene que así me comunique, si también con vosotros hablo a través de vuestros sueños; si doquiera que vais, cuando más me necesitáis, llego a tocar con mi amor vuestro corazón? Hay algo en vosotros que os eleva del mundo en que vivís; ¡que puede ser sino el espíritu que es un reflejo de lo divino!

Sufrimiento: Véase: Dolor

1-16-46 En Jehová creísteis ver a un Dios cruel, terrible y vengativo, entonces para sacaros de vuestro error os envié a Cristo, su divino Amor, para que, conociendo al Hijo, conocieseis al Padre y sin embargo, la humanidad ignorante y envuelta de nuevo en su pecado, cree ver un Jesús airado y ofendido que sólo espera la llegada en espíritu de quienes le han agraviado para decirle: “Apartaos de Mí que no os conozco”, y luego enviarlos a padecer los más cruentos sufrimientos en la eternidad.

7-181-35 En verdad una vez más os digo, que Yo sufro en todos los que sufren, que el hambre y la sed de amor de los hombres es hambre y sed de mi Espíritu. En ellos sufro y en ellos estoy enclavado; mas mi amor os dice: “Discípulos, sed fuertes, porque se acercarán a vosotros los hipócritas, los fariseos y los gentiles para preguntaros, ¿si me habéis reconocido y si me amáis?”; ante esas preguntas sentiréis temor, y si sois débiles, diréis como aquel apóstol: “Nunca conocí yo a ese Galileo”. Mr.14:68-71

7-193-48 Aprovechad completamente vuestra estancia en la Tierra, sufrid con amor, elevación y paciencia, para que aquí mismo os purifiquéis de vuestras manchas, y cuando el dolor pase y en vuestro corazón penetre nuevamente la paz, gozadla y prolongadla. Hasta con vuestra manera de sufrir tendréis que dar ejemplo y enseñanza. No quiero que al Espiritualista se le juzgue elocuente en su palabra y reprobable en sus actos. Debéis siempre confirmar vuestra fe y vuestras palabras con obras dignas.

8-219-16 Si pudieseis transformar esta Tierra, de Valle de lágrimas en un mundo de felicidad, donde os Amaseis los unos a los otros, donde os preocupaseis por practicar el bien y vivir dentro de mi Ley, en verdad os digo, que esa vida sería ante Mí, más meritoria aún y más elevada que una existencia de sufrimientos, vicisitudes y lágrimas por mucha conformidad que tengáis para sufrirla. ¿Cuándo llegaréis a unir la vida espiritual con la vida humana, de tal manera que no miréis límites entre una y otra? ¿Cuándo haréis de vuestra existencia, una sola vida, apartando la idea de la muerte, para penetrar en la eternidad? Esa luz será en los hombres hasta que la espiritualidad florezca en el mundo.

10-308-9 No olvidéis que el mérito no consiste en sufrir, sino en saber sufrir con amor hacia el Padre, con fe y paciencia, a fin de extraer del sufrimiento el mayor provecho y las más profundas lecciones. Si en vuestras pruebas no hubiese amor hacia mi voluntad, no habréis hecho méritos ante Mí, no habréis sabido aprovechar la oportunidad de elevaros un poco más y por lo tanto, tendréis que volver a pasar por aquella prueba que es necesaria a vuestro espíritu. Otra sería vuestra vida si en vez de arrastrar penosamente vuestra cruz, avanzaseis por el sendero bendiciendo vuestro dolor, pues al instante, sentiríais como si una mano invisible llegara hasta vosotros para apartar de vuestros labios el cáliz de amargura.

11-326-49 ¿Por ventura creéis que sea indispensable sufrir en la Tierra para merecer el Cielo? No, humanidad, lo único que lográis con el sufrimiento es cierta purificación, porque la verdadera y absoluta pureza del espíritu se logra por medio del amor, que os inspira mi Ley.

11-336-44 ¿Comprendéis ahora por qué os decía que muy poco sabéis de vuestro Padre? A veces, cuando el cáliz se hace muy amargo en vuestros labios, o la prueba dolorosa que se prolonga hasta el extremo de agotar vuestras fuerzas, clamáis mi Nombre, diciéndome: “Señor, apartad de mí este castigo, ya no me hagáis sufrir”. ¡Ah, humanidad, que en vuestras tinieblas no os dais cuenta de que no soy quien quiere teneros en el dolor, sino que sois vos misma, la que os labráis el sufrimiento, la que colmáis de amargura vuestro cáliz, y después me culpáis!

Suicida:

2-52-63 En el Tercer Tiempo he salido de la tumba del olvido en que la humanidad me ha tenido para resucitarla, porque Yo soy la Vida. Nadie puede morir, aun aquél que se arranca la existencia por su propia mano, escuchará que su Conciencia le reclamará su falta de fe.

4-108-33 ¿Por qué muchos hombres desean partir de esta vida hacia la otra? Es que creen que todo cuanto les rodea les es hostil, mas de cierto os digo, que ellos en vez de desesperarse, deben luchar para volver a estar en armonía con las leyes que tracé, como una senda para que lleguéis por ella a la perfección espiritual.

6-147-18 Nunca os sintáis solos ni atentéis contra vuestra vida, porque vuestros días también están contados por Mí.

6-166-37 A veces pensáis y decís que para qué sirve esta existencia ya que nada bueno os da y ningún provecho obtenéis de ella. Cuando alguien llega a pensar así, es porque está evitando que la luz brille en su espíritu. Cree que es inútil la vida, porque no ha logrado obtener que se realicen en ella todos sus deseos, porque quisiera haber obtenido todo conforme a sus pensamientos. Cree que también él es inútil, y eso se debe a que no ha conocido el sentido de mi palabra, porque no la ha analizado.

12-348-49 Lleváis potestad para apartar de vuestros hermanos a los seres en tiniebla, para que vuestros Semejantes no se arrebaten el hilo de la existencia.

Superfluo:

6-173-5 Me he comunicado con vosotros a través del entendimiento humano para señalaros el camino, y os he dicho: “Espiritualizaos, despojaos de todo lo superfluo”. He venido a libertaros de la idolatría, del fanatismo, del materialismo, borrando con mis enseñanzas las tradiciones y los ritos, porque a mi Doctrina le habéis añadido algo de vuestras pasadas costumbres, habéis introducido en ella las tradiciones y los ritos arraigados de vuestro corazón y que fueron herencia de vuestros antepasados.

7-198-44 Apartaos del mundo y recordad mis palabras que os dicen: “Lo que fuisteis el ayer, no lo seáis hoy y lo que sois ahora, no lo seáis el mañana”. Regeneraos. Renunciad a lo superfluo y malo; no quiero místicos ni fanáticos.

9-263-3 Bienaventurados aquéllos que han despreciado y visto con indiferencia las trivialidades de lo superfluo, las vanidades y pasiones que ningún bien le dan al hombre y menos al espíritu.

Superstición:

2-29-9 ¡Cuántos anatemas ha lanzado la religión a la ciencia y cuántas veces ha negado la ciencia a la religión la existencia de la vida espiritual! La religión, fundándose en los males que la ciencia ha acarreado a la humanidad y la ciencia tomando como arma el fanatismo y las supersticiones que los ministros de las religiones han inculcado a la humanidad.

4-93-64 Mañana, cuando la humanidad se liberte de su fardo de ignorancia y de materialismo, encontrará que aquello que consideró como un tropiezo, fue tan sólo un peldaño para que su espíritu ascendiera y tuviera experiencia. Y lo que creyó que era un abismo, no era sino una prueba para fortalecerle; entonces descubrirá que lo que el hombre ha considerado como motivo de sus caídas y de sus errores, son los medios para ayudarle en su perfeccionamiento. Ante estas enseñanzas desaparecerán del corazón humano todas las supersticiones que ha creado en torno del mal.

Suplicar:

1-10-50 Estoy trazando una vez más la huella para que me sigáis. Cuando os levantéis en busca de la humanidad para llevar la Buena Nueva, no supliquéis que os oigan. Llevad con dignidad vuestra misión, y aquellos que os creyeren, serán los que he escogido para hacer de ellos mis discípulos.

Suposición:

12-356-11 Comprended que mis determinaciones y mis inspiraciones están más allá de toda suposición o concepción humana.

Sustento:

2-34-62 En verdad os digo, que quien en mi Ley confíe y persevere en la fe hasta el fin, nunca le faltará el sustento material, y en los instantes de su comunicación con mi Espíritu, recibirá siempre por mi caridad infinita el pan de la Vida Eterna.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s