El Espíritu Santo, María y Elías

12-345-9 (1)
Nuestro Padre en Su tercer advenimiento nos aclara sobre Su trinidad: no es que existan tres dioses, Padre, Hijo, Espíritu Santo; sino TRES MANIFESTACIONES DIVINAS. En otras palabras un sólo Dios existe, y Él se ha manifestado tres veces en esta morada llamada Tierra.
En Sus manifestaciones divinas, Él ha cumplido y entregado CONFORME A NUESTRA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL. Así en el principio de los tiempos, le era necesario a nuestro espíritu una guía para conocer qué nos era permitido y qué no; nuestro Padre se hizo presente y entregó la LEY por medio de uno de sus enviados, Moisés.
El espíritu siguió desarrollándose, evolucionando su entendimiento, pero mucho más importante su corazón. El Padre entonces envió de nuevo Su verbo divino, Su palabra, ya no a través de esa voz estremecedora como el trueno a las faldas del Monte Sinaí, donde el pueblo Israelita reunido Le oyó, al salir de Egipto. Hizo encarnar Su verbo, en una envoltura humilde: Jesús el Maestro,… por medio de Él, NUESTRO PROPIO PADRE enseño, el cómo debíamos cumplir la Ley que nos entregó, y ese cumplimiento y esa enseñanza lo hizo en el adoctrinamiento del AMOR.
Y paso el tiempo, nuestro ser siguió evolucionando,… ahora no solamente el entendimiento y corazón habían alcanzado desarrollo, sino también la parte más esencial de nuestro ser, EL ESPÍRITU. El Padre nuevamente vino, y entregó su Tercer Legado, y en él: la SABIDURÍA. Porque eso es lo que ahora necesita nuestro ser,… la sabiduría, para poder trascender de lo humano a lo espiritual, y llegado el tiempo de lo espiritual a lo divino.
En sí, en cada tiempo nuestro Padre-Dios ha tocado la parte más sensible o receptivo de nuestro ser, en un Primer Tiempo fue el ENTENDIMIENTO, en un Segundo Tiempo el CORAZÓN, y por último, en un Tercer Tiempo, nuestro ESPÍRITU. Tres Advenimientos Divinos han ocurrido en esta morada terrenal, Tres Manifestaciones Divinas de un solo Dios. Esta es la Trinidad Divina del Espíritu Santo: la LEY, el AMOR y la SABIDURÍA.
¿Quién es María y Elías? María es la manifestación omnipresente de la Ternura Divina que existe en el Espíritu Santo. María fue sólo la envoltura, la encarnación de esa Ternura Divina que se expresa y se manifiesta en Dios. Así como Jesús fue la envoltura humilde del Cristo, de ese Verbo y esa Palabra omnipresente que se expresa y se manifiesta del Espíritu Santo.
No es que haya cuatro divinidades en Dios, sino Él se ha LIMITADO EN MANIFESTACIONES, para poder ser comprendido por nosotros los espíritus, según nuestro desarrollo y evolución espiritual.
¿Quién es Elías? El profeta de Dios, el profeta de Fuego que de Tiempo en Tiempo ha secundado cada Advenimiento Divino. Él es quien ha preparado los caminos, para que el pueblo de Israel de Tiempo en Tiempo esté dispuesto, presto para recibir y reconocer al Dios Viviente de Abraham, Isaac y Jacob. Así lo encontramos en el Primer Tiempo preparando e instando al pueblo de Israel, para que adore a un sólo Dios Verdadero, y se le conoció en aquel tiempo como Elías. Ese mismo profeta emparejo los caminos en otro Tiempo, al encarnar en Juan el Bautista, y preparar nuevamente los caminos para que el pueblo de Israel, recibiera al Mesías Prometido, al Cristo de Dios en Jesús.
Y fue Elías en otro Tiempo, el último de todos el Tercer Tiempo, que preparó de nueva cuenta al pueblo de Israel encarnado en otra nación y en otra lengua: México. Elías no es el Espíritu Santo, pero sí, la representación de la luz del Espíritu Santo. En otras palabras que nuestro Padre a Elías, le ha conferido el cargo de la apertura en el Tercer Tiempo del advenimiento de Su luz como Espíritu Santo. Y no sólo eso, sino ser el Pastor espiritual del espíritu de la humanidad. Este es Elías el profeta con cargo y destino de Pastor espiritual, nuestro hermano, el gran profeta, el siervo y espíritu humilde, pero de gran evolución y elevación espirituales, que de Tiempo en Tiempo, ha aparejado los caminos de Dios.
——————
Sobre la Trinidad en el Espíritu Divino:
1-1-67. Hoy, mientras unos me aman en Jehová y desconocen a Cristo, otros me aman en Cristo, ignorando a Jehová; mientras unos reconocen mi existencia como Espíritu Santo, otros por mi Trinidad, discuten y se dividen.
1-1-68. Yo pregunto a esta humanidad y a quienes la conducen espiritualmente, ¿por qué distanciaros los unos de los otros, cuando todos estáis reconociendo al Dios Verdadero? Si me amáis en Jehová, estáis en la verdad. Si me amáis a través de Cristo, Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Si me amáis como Espíritu Santo, os acercáis a la luz.
Un solo Dios tenéis, un solo Padre. No son tres personas divinas las que existen en Dios. Sino un solo Espíritu Divino, el cual se ha manifestado en tres fases distintas a la humanidad y ésta en su pequeñez, al penetrar en lo profundo, creyó mirar tres personas donde sólo existe un solo Espíritu. Por lo tanto, cuando escuchéis el nombre de Jehová, pensad en Dios como Padre y como Juez. Cuando penséis en Cristo, mirad en Él a Dios como Maestro, como amor y cuando tratéis de comprender de dónde procede el Espíritu Santo, sabed que no es otro que Dios manifestando su infinita sabiduría a los discípulos que más han adelantado.
1-1-69. Si la humanidad de los primeros tiempos, la hubiese encontrado evolucionada espiritualmente, como ésta de ahora, Yo me habría manifestado delante de ella como Padre, como Maestro y como Espíritu Santo, entonces los hombres no habrían visto tres dioses donde sólo existe Uno; pero no se encontraban capacitados para interpretar mis lecciones y se hubiesen confundido y apartado de mi senda, para seguir creando dioses accesibles y pequeños, según su imaginación.
3-63-49. Estáis escuchando al Espíritu Santo, mas no a un espíritu distinto del que os ha hablado como Cristo o como Jehová; es el mismo, el único que existe, pero que se ha manifestado en cada una de las Tres Eras en forma diferente.
3-63-50. En el Primer Tiempo, sobre el Sinaí, se manifestó vuestro Dios y la fase que os presentó fue la de su Justicia y su Ley. En el Segundo Tiempo el mismo Dios os habló en Cristo y os presentó una fase que no habíais comprendido: El Amor. Y en esta Era que es el Tercer Tiempo, mi Espíritu Santo os habla desde el infinito, se comunica desde lo espiritual con vuestro espíritu y os muestra así una fase más, la de su Sabiduría, que es luz para toda la humanidad. ¿Por qué mirar misterios donde no los hay? El misterio de la Trinidad está esclarecido.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s