Día Internacional de la Mujer

3-66-67

Habría igualdad de género, en oportunidades, en el diario vivir, si tan sólo la humanidad tuviese en cuenta la Ley de la reencarnación. Que no se es siempre hombre o mujer, mientras se aprende y se alecciona el espíritu en esta morada.
No conocemos del todo nuestras existencias pasadas o futuras. ¿Cuántas veces hemos sido mujer? ¿Cuántas veces hombre? No lo conocemos; sin embargo, es un hecho que cada espíritu ha recorrido un largo peregrinaje en este mundo… algunas veces siendo corazón, otras veces cabeza.
Siendo cabeza, otras veces corazón, el espíritu vive su experiencia humana, unas veces más pensante, otras veces más con el sentimiento. Unas veces el espíritu encarnado levantando grandes obras humanas por su fuerza física, sin olvidar que en cada obra debe existir el corazón.
Actualmente el corazón y la cabeza se sienten distantes, diferentes, cada quien abogando según por sus derechos humanos; sin embargo, olvidan los espirituales, donde el espíritu encarnado reflejaría el sentido de la igualdad y de la fraternidad.
Hoy el corazón se rebela ante la cabeza… ¿quién podrá decir que quienes se rebelan hoy, no fueron cabezas antes? Nada es casualidad. Pues es más fácil y sencillo edificar con el espíritu, y con ello la armonía humana… la comprensión espiritual. Esa comprensión de dejar un mundo con igualdad y oportunidades, donde el espíritu no tenga temor venir a encarnar siendo corazón, o siendo cabeza, porque ella también tiene el cáliz de la incomprensión humana. Dejar un mundo donde el espíritu en otra existencia venidera no tenga temor a la lucha, sino el del disfrute de existir… porque ese es el anhelo divino.
El anhelo divino no es opresión, ni castigo, ni que un espíritu esté por encima de otro. O que el hombre esté por encima de la mujer… o viceversa. Si el Padre ha determinado que el hombre es cabeza en su hogar, no significa que esté por encima del corazón de la mujer. Nunca esto lo ha dicho el Padre. El espíritu es responsable de edificar en su existencia terrenal, y mientras encarne… sus obras materiales creadas, ha de hallarse el corazón.

2 comentarios

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s