¿Qué es el Espiritualismo?

Libro de la Vida Verdadera

¿Qué es el Espiritualismo?

El Espiritualismo enseña e invita a los hombres a encontrarme en sus propios caminos, porque Yo estoy manifestado en todo como Creador, como fuerza, como vida, perfección y armonía. ¿Y quién puede mantener esa armonía en el Universo? Sino Dios. Ese dios no tiene forma ya no lo debéis imaginar a través de figuras limitadas, porque al dejar este mundo, os encontraríais con una realidad que no podríais comprender. 178-39

Mi enseñanza no es solamente conocimiento, es caricia y es también consuelo; mi caridad se extiende a todos los que sufren, a los que van derramando lágrimas, a los que van soportando injusticias. Ella conforta a la madre y a la esposa, cuida de la doncella, fortalece al mancebo y sostiene al anciano; viene a encender la luz de la esperanza en esa dicha inefable que os aguarda a todos. 178-40

Espiritualismo es evolución y elevación incesante del espíritu, el que por medio de sus dones y atributos se purifica y se perfecciona hasta llegar a su Creador. El Espiritualismo señala la forma en que el espíritu expresa, siente y recibe a su Señor. El espiritualismo liberta al espíritu y lo desarrolla. 214-57

Mi Doctrina, como un libro, se abre nuevamente delante de esta humanidad, para que se bañe en las aguas puras de esta enseñanza y transforme su vida, se aparte de las tendencias materiales y tienda a elevarse en busca de la Vida Eterna. 214-61

Mi Doctrina hará que en este mundo exista un concepto más perfecto de la vida. 214-63

Comprendedme y no desmayéis, que la Doctrina que vais a predicar no es una fantasía, porque lo espiritual vibra en todos los hombres, puesto que todos tienen espíritu. 214-65

De cierto os digo, que cuando el Espiritualismo reine en el mundo, los hombres habrán puesto los cimientos de su verdadera paz. 214-66

Mi doctrina no os impone dogma alguno; vuestra capacidad espiritual es la única que os dará el conocimiento de mi enseñanza. Vosotros sólo debéis seguir ese desarrollo sin deteneros, hasta que vuestro espíritu haya alcanzado su perfección. 246-54

Mi deseo, expresado en mi Ley y en mi Doctrina, es que los hombres fraternicen, que se Amen unos a otros, que exista paz en el mundo, que cada hombre me represente en la Tierra por su virtud y ejemplos. 246-55

El hombre es esclavo de la voluntad de otros, víctima de anatemas, de condenas y amenazas. Mas, ¿qué se ha logrado con ello? Que abandone todos sus anhelos por comprender y alcanzar el más elevado conocimiento que el hombre debe poseer, impedirse a sí mismo el poder llegar a esclarecer lo que absurdamente ha considerado siempre un misterio: La vida espiritual. 271-43

¿Creéis que eternamente va a ser un enigma para el hombre en la Tierra, la vida del espíritu? Si así pensáis os encontraréis en un error muy grande. De cierto os digo, que mientras no conozcáis vuestro origen e ignoréis todo lo que al espíritu se relaciona, con todo el adelanto de vuestras ciencias, no pasaréis de ser criaturas que habitan en un mundo pequeño entre plantas y animales, os seguiréis hostilizando por medio de vuestras guerras y sobre vuestra vida seguirá imperando el dolor. 271-44

Si no descubrís lo que en vuestro ser lleváis, ni descubrís en vuestros Semejantes al hermano espiritual que en cada uno habita, ¿vais a poder amaros verdaderamente? No, humanidad, aunque digáis que me conocéis y me seguís, si tomáis superficialmente mi Doctrina, vuestra fe, vuestro conocimiento y vuestro amor serán falsos. 271-45

Hoy desciende mi luz en forma vibrante e inspiradora a todo entendimiento; al manifestarme en palabra humana a través de estos portavoces se ha convertido en mi Doctrina para el que la ha escuchado, mas como toda ella tiende a la elevación de vuestro espíritu, la he llamado, espiritualismo. Pero nunca os detengáis en nombres o definiciones, lo importante de mi Doctrina es la esencia y la verdad que encierra. 271-46

Tiempo propicio es este en que la luz de mi palabra, la moral superior y la sabiduría de la espiritualidad, vienen a desbordarse sobre los corazones, como una lluvia fresca y benéfica después de la larga sequía del desierto que habéis cruzado. 271-47

Esta Doctrina es perfecta, como perfecta fue mi palabra expresada en el Segundo Tiempo y como cada una de mis inspiraciones; la perfección no es posible que la haya en los entendimientos a través de los cuales brotó, ella procede del Espíritu Divino que la inspiró. 271-48

Esta enseñanza es sencilla como todo lo puro, lo divino, y por lo tanto, fácil de comprenderse. Mas para que la pongáis en práctica a veces os parecerá difícil, las labores del espíritu requieren esfuerzo, renunciación o sacrificio por parte de vuestro cuerpo y cuando carecéis de educación o de disciplina espiritual, tenéis que sufrir. 271-49

Desde el principio de los tiempos ha existido la lucha entre el espíritu y la materia, al tratar de comprender qué es lo justo, lo lícito y lo bueno, para hacer una vida ajustada a la Ley presentada por Dios. En medio de esa lucha os parece como si un poder extraño y malévolo os indujese a cada paso a alejarse de la batalla, invitándoos a continuar por la senda de la materialidad, en uso de vuestro libre albedrío. Yo os digo, que no hay más tentación que la fragilidad de vuestra materia: Sensible a cuanto le rodea, débil para ceder, fácil para caer y entregarse, mas quien ha logrado dominar los impulsos, pasiones y debilidades de la materia, ese ha vencido la tentación que en sí mismo lleva. 271-50

¿Qué de nuevo viene a enseñar el Espiritualismo, si ya la Doctrina de Amor dada por Cristo en el Segundo Tiempo os mostró el camino a seguir? He venido a haceros entender aquella palabra y a explicárosla con mayor amplitud y enseñaros a practicarla espiritualmente. 271-51

La Doctrina de Jesús fue perfecta, ya que os fue revelada por el Verbo hecho hombre, en el cual se ocultó Dios. Aquel verbo que en Jesús habló al mundo es el mismo que os habla ahora en Espíritu y que ha venido a deciros que aquella enseñanza, aquellas obras y ejemplos que legué cuando habité entre vosotros, las sepáis aplicar a vuestra vida, que no porque os consideréis muy evolucionados y viviendo en una época muy distante de aquella, creáis que mi palabra está fuera de época. En el Espiritualismo podréis hallar la forma de aplicar mi Doctrina y mis ejemplos a la Era que vivís y a la evolución que tenéis. 271-52

La palabra de hoy difiere de la de Jesús en el Segundo Tiempo, porque es dada a través de portavoces humanos y de que estos entendimientos son limitados en sus concepciones, pero la esencia de la palabra salida de sus labios es perfecta. 271-53

Os he traído una semilla en este tiempo, la que apenas comienza a germinar en el corazón de este pueblo, mas en verdad os digo, que esta Doctrina conmoverá a la humanidad y será creída como revelación verdadera de Dios. Todos cuantos habéis recibido misión o cargo en mi Obra, tenéis el deber de presentar mi Doctrina en toda su pureza. 273-47

El espiritualismo nada tiene que ver con ritos, tradiciones o ceremonias religiosas, está por sobre todo culto externo, por lo que os digo, que quien mezcle a mi Doctrina las prácticas aprendidas de sectas o religiones, se convierte en un profanador. 273-48

El Espiritualismo no es una mezcla de religiones, es la Doctrina más pura y perfecta en su sencillez, es la Luz de Dios que desciende al espíritu humano en este Tercer Tiempo. 273-50

Seréis soldados de mi Ley y sembradores de la espiritualidad. Mas, desde ahora os declaro que el espiritualismo no tendrá su asiento en la tierra, ni tendrá representante en un hombre; su gobierno no será de este mundo y vuestro único guía lo tendréis en Cristo, a través de vuestra Conciencia. 281-57

La vida del espíritu, que existe más allá de vuestro Mundo material, no podía ni debía ser un misterio para el hombre. El Padre, contemplando vuestra necesidad de saber, inició su lección a través del don de revelación y de inspiración, manifestándose en infinitas formas. Mas esa lección comenzó desde que existió el primer hombre y no ha cesado hasta el presente. 289-17

Si vosotros creéis que hasta ahora he venido a revelaros algo de la vida espiritual, estáis en grave error, porque vuelvo a deciros: La enseñanza divina empezó cuando nació el primer hombre, y no exagero si os digo, que mi lección comenzó con la formación de los espíritus, antes que el mundo fuese. 289-18

¿Creéis acaso que las enseñanzas pasadas tuvieron por objeto revelaros sólo lecciones humanas? Para ello os fue dado el don de la ciencia. ¿O por ventura pensáis que los mandamientos de los primeros tiempos y la Doctrina que os traje en el Segundo, sólo fueron para enseñaros a vivir en el mundo? Buscad la esencia de aquellas inspiraciones y encontraréis que la finalidad, fue mostraros el camino que conduce a la Vida Eterna, a la inmortalidad del espíritu. 289-19

He llamado espiritualismo a la revelación que os habla de la vida del espíritu, que os enseña a comunicaros directamente con vuestro Padre, y os eleva por sobre la vida material. 289-20

En verdad os digo, que el Espiritualismo no es nuevo, ni pertenece a este tiempo, sino que ha sido una revelación que se ha venido desenvolviendo de acuerdo con la evolución espiritual de la humanidad. 289-21

Sí, Espiritualismo es la Doctrina que os estoy dando, la cual os enseña el amor perfecto a Dios y a vuestros Semejantes, y os ofrece el camino que conduce a la perfección; Espiritualismo fue también lo que os enseñó la Ley de Dios en el Primer Tiempo y la Palabra de Cristo en el Segundo Tiempo. 289-22

Os ha parecido nueva esta revelación, porque os he traído lecciones que no conocíais. Os habéis sentido deslumbrados ante tanta sabiduría, mas ello es debido a que os aproximáis a la plenitud del tiempo en que el espíritu del hombre logrará su liberación, su elevación y su predominio sobre la materia. 289-23

Ninguno diga, entonces, que la vida espiritual era un misterio antes de que Yo viniese en este Tercer Tiempo a esclarecerla con mis nuevas revelaciones, os repito que a través de los tiempos, muchas enseñanzas os fueron entregadas aunque no las supisteis comprender. 289-24

Es hasta ahora, cuando comienzan los hombres a interesarse por descubrir y descifrar cuanto encierran las revelaciones de los tiempos pasados, para relacionarlas con los acontecimientos del presente. 289-25

Discípulos: Ya sabéis entonces que cuando digáis Espiritualismo, estaréis hablando de la Revelación espiritual que a través de los tiempos os ha hecho vuestro Dios. 289-26

Esta es mi Doctrina, por lo tanto, no permitáis que ella sea confundida con aquellas ciencias a través de las cuales los hombres sólo buscan la manifestación de los espíritus. 356-93

He llamado a mi Doctrina Espiritualismo, porque enseña la elevación del espíritu y revela al hombre todos los dones que posee para su perfeccionamiento. 356-94

Mi Doctrina ilumina los pensamientos e ideas del hombre y poco a poco irá cada uno comprendiendo las bases para perfeccionar sus obras encauzándolas por un sendero más perfecto y elevado. 363-8

El Espiritualismo no es una Doctrina nueva que venga a lograr la evolución de las creencias de Eras pasadas, no, es la misma revelación del Primero y Segundo Tiempos. Es la base de todas las religiones, la que en estos momentos de división he venido a recordar a la humanidad para que no se olvide de sus principios. Las obras del hombre, sus costumbres y formas de impresionar los sentidos para halagarse y envanecerse en sus distintas religiones, están en contra de lo que mi Obra viene a mostrar al mundo. 363-9

Yo, a través de Jesús, os dejé la Doctrina perfecta para que existiera un entendimiento de amor entre los hombres. Sus obras fueron bendición para el mundo. Ahora se piensa nuevamente en los principios cristianos, mas el mundo está tan alejado de ellos, que solamente las pruebas que está viviendo la humanidad, le harán recordar el amor que enseñó el Maestro con su ejemplo. 363-10

Mi Doctrina es la luz que debéis buscar para que la paz reine siempre entre la humanidad. 363-11

En todo acto que lleve propósitos de bien, se manifiesta mi Obra; es parte esencial de todo lo que el hombre puede edificar con fines benéficos, con verdaderos propósitos de ayudar a la humanidad, de acercar a los pueblos, de encauzar a los hombres por el camino de la elevación y la nobleza. 363-12

La espiritualidad que vengo a enseñaros nuevamente, es la Obra divina que siendo tan grande, puede limitarse para manifestarse en un acto de amor; mas no vayáis a equivocaros y quedéis sujetos a las prácticas de alguna religión, ni tampoco sigáis las ideas que otros hombres han establecido como inmutables. 363-13

Os he dicho que mi Obra no viene a dividiros, que debéis unificar vuestros pensamientos, hacer el bien compartiendo mis enseñanzas con vuestros hermanos. Si ellos las practican, no importa cuál sea su doctrina, ellos sentirán la espiritualidad, cuando derramen su amor entre sus hermanos. 363-14

Mi Obra espiritual no necesita de símbolos materiales ni de ritos, ella es la continuación de la Doctrina que Jesús dejó en el Segundo Tiempo. 365-68

El espiritualismo no es una religión, no es una secta, no es una nueva doctrina, es la ley de todos los tiempos. Es el amor, el perdón y la luz que Cristo dejó al mundo en el Segundo Tiempo. Cuando comprendáis mi enseñanza y la practiquéis, entonces seréis digno de nombraros Espiritualistas. 365-69

Mi paz sea con vosotros.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s