La Gloria del espíritu

Libro de la Vida Verdadera

La Gloria del espíritu

Humanidad: Buscad vuestra gloria en el amor de vuestro Padre Celestial, porque de cierto os digo, que la unión con Dios os hará sentir la gloria en vuestro espíritu. 1-11-1

Cuando el hombre penetre en la senda espiritual, habrá encontrado al fin el camino de la gloria. ¡Maravillaos de saber que en vuestro espíritu podréis llevar y sentir la gloria! 1-11-2

La gloria del espíritu es para aquellos que llevan sobre su hombro el peso de su cruz y tienen una mirada de perdón para quienes les ofenden, una palabra de consuelo para los que sufren y una mano que bendice a cuantos cruzan por su camino. 3-62-13

El Cielo no es un sitio determinado del Universo; mi Gloria está en todas partes, en lo espiritual y en lo material. ¿No decís que Dios está en el Cielo, en la Tierra y en todo lugar? Entonces comprended lo que decís para que sepáis que donde está Dios, tiene que estar su Gloria. 3-74-49

Habéis luchado y habéis necesitado mucho tiempo para transformar vuestras creencias, y aún tendréis que esforzaros más para alcanzar la meta espiritual a que os he destinado: La de conocer a vuestro Padre, amarle y rendirle culto a través del espíritu; entonces comenzaréis a presentir la verdadera gloria del espíritu, aquel estado de elevación, de armonía, de paz y bienestar, que son el verdadero paraíso a donde todos habréis de llegar. 5-130-38

La vida es una constante lección para los espíritus. El Universo, al formarse bajo mi mandato, no tuvo otra misión que la de enseñar. La vida es crisol y lucha para el espíritu: No es un goce absoluto como muchos quisieran que fuera. El goce, el triunfo, la paz o la gloria, están más allá de toda lucha, más allá de ese crisol. La gloria del espíritu, con todas sus dichas, está en la perfección del espíritu. 5-139-50

Errónea es la idea que tenéis de lo qué significa la vida en la Tierra, de lo qué es el espíritu y de lo qué es el Valle espiritual. La mayoría de los creyentes piensan que viviendo con cierta rectitud o que arrepintiéndose en el postrer instante de la vida de las faltas cometidas, tiene asegurada la gloria para su espíritu; y ese falso concepto que priva al hombre, no le permite perseverar durante toda su vida en el cumplimiento de la Ley, y hace que su espíritu, cuando abandona este mundo y llega a la Mansión espiritual, se encuentre con que ha llegado a un sitio en el que no contempla las maravillas que se había imaginado, ni siente la dicha suprema a la que creía tener derecho. 7-184-40

¿Sabéis qué es lo que sucede a esos seres que tenían la seguridad de llegar al Cielo y que en lugar de ello sólo encontraron confusión? Al no seguir habitando en la Tierra, porque les faltó el punto de apoyo de su envoltura material y no poder elevarse a las alturas en que se encuentran las moradas de la luz espiritual, crearon para sí, sin darse cuenta de ello, un mundo que ni es humano ni es profundamente espiritual. Entonces es cuando se preguntan los espíritus: “¿Esta es la Gloria? ¿Esta es la morada destinada por Dios a los espíritus, después de tanto caminar en la Tierra?” 7-184-41

“No, -dicen otros-, éste no puede ser el seno del Señor, donde sólo la luz, el amor y la pureza es lo que puede existir”. 7-184-42

Lentamente, por la meditación y el dolor, llega el espíritu a la comprensión. Comprende la divina justicia e iluminado por la luz de su Conciencia juzga sus obras pasadas y las encuentra que fueron pequeñas e imperfectas, que no eran dignas de merecer lo que él había creído. Entonces, con esta preparación, aparece la humildad y nace el deseo de retornar a los caminos que dejó para borrar las manchas, reparar los yerros y hacer verdaderos méritos ante su Padre. 7-184-43

Es menester esclarecer a la humanidad estos misterios, para que comprenda que la vida en la materia es una ocasión para que el hombre haga méritos para su espíritu, méritos que lo elevarán hasta merecer habitar en una morada de espiritualidad superior, en donde nuevamente deberá hacer méritos para no estacionarse y seguir escalando de peldaño en peldaño, porque en la casa del Padre hay muchas moradas. 7-184-44

Estos méritos los haréis a través del amor como os lo ha enseñado mi Ley eterna. Y así de peldaño en peldaño, por la Escala de Perfección, irá vuestro espíritu conociendo el sendero que conduce a la Gloria, a la verdadera Gloria, que es la perfección del espíritu. 7-184-45

La Gloria no es un lugar determinado, la Gloria es el final de la evolución del espíritu; no siendo esa Gloria un lugar fijo, es necesario que comprendáis por qué los que dudan de la existencia del espíritu dicen: “Yo moriré”, y quienes creen en la vida eterna dicen: “Yo siempre viviré”. 8-213-29

Si por escuchar mis Cátedras habéis creído que obtenéis la Gloria, estáis en un error. Sólo alcanzará la Gloria aquél que practique mis enseñanzas. Si creéis que con asistir a los ritos de las diversas religiones, el espíritu tendrá el descanso necesario, de cierto os digo que no, el espíritu descansa sólo cuando la Conciencia  nada le reclama. 8-224-41

Venid al Maestro y aprended de Él, para que destruyáis las malas interpretaciones que sobre las Escrituras de los tiempos pasados os han enseñado. Esas erróneas interpretaciones que han sido como espesos velos, no os han dejado mirar la verdad. 9-248-10

Mi paz sea con vosotros.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s