Explicación 56

1. Entre vosotros con el permiso del Padre nos presentamos, acercándonos a vuestros espíritus, entendimientos y materias, aproximándonos hasta vuestros sentidos materiales para que podáis escucharnos con atención, elevación y respeto.

2. ¿Quiénes serán los más probados? Seréis vosotros, porque así lo quiere el Padre, para que fortalezcáis de esta manera vuestro espíritu y vuestra envoltura, porque no sabéis quiénes el día de mañana, se han de encontrar entre vosotros.

3. Cuando en ese mañana, sepáis compartir el dolor de la humanidad, cuando ya sintáis como vuestra la prueba de vuestro hermano, cuando ya os despojéis de vuestro yo y de vuestra personalidad, entonces sí podréis decir que sois los fuertes de la humanidad, que sois los verdaderos Espiritualistas Trinitarios Marianos a los que el Padre vino, en este Tercer Tiempo, a preparar para bien de la humanidad.

4. Unos y otros os levantaréis a cumplir en este Tercer Tiempo, tiempo en el cual cada uno de los espíritus tendrá que cumplir su misión, misión que desde tiempo ha les ha sido entregada.

5. Estáis en plena lucha espiritual, y en ella tenéis que participar con vuestras fuerzas tanto espirituales como materiales.

6. No alcanzáis a imaginaros todo aquello que se encuentra en el Valle espiritual, no vislumbráis los ejércitos de tinieblas que luchan contra vosotros, no percibís las cadenas de oscuridad que se levantan en contra de vuestro cumplimiento.

7. Estáis en el tiempo final, y tenéis que hacerle presente al Padre vuestra espiritualidad, la espiritualidad que ha pedido en todos los tiempos a Sus hijos, y no olvidéis que con vuestra preparación y oración podéis vencer a los ejércitos invisibles de tinieblas, y también podéis desvanecer toda mala voluntad de vuestros hermanos que en este camino se encuentran, para que al final de vuestra lucha seáis una sola familia, un solo pueblo, y podáis presentar al Señor un solo cumplimiento.

8. Estáis a prueba, la mirada perspicaz del Padre os contempla en todo momento, en todo pensamiento, en todo acto y toda palabra; Él os mira, os juzga y os prueba para depuraros, para que lleguéis así por Su voluntad divina, a formar la defensa para el pueblo de Israel.

9. Algunos se preguntaran, al contemplar tantas desobediencias y errores en el seno mismo de Israel: “¿Por qué ha de ser ignorante el pueblo de Israel y por qué esa ignorancia ha penetrado en los recintos, si el Divino Maestro está con ellos?”

10. Esto ha sido, porque en algunos recintos no se ha gozado de la preparación adecuada del cuerpo de portavoces, y en otros porque, aunque han tenido la comunicación del Padre y de Su mundo espiritual de luz, por falta de estudio y de elevación no se ha estudiado en forma correcta la Palabra divina.

11. La semilla de la inmoralidad aún no ha sido destruida, y el Padre ha tenido que sembrar Su simiente divina en tierras áridas y llenas de pedruscos, de abrojos, de mala yerba y cizaña; y aunque muchos corazones por instantes han sido limpios, después pasado ese instante de limpidez, regresan nuevamente a sus antiguas costumbres espirituales y materiales.

12. Debido a la falta de preparación, al letargo y a la falta de espiritualidad, no es posible que las multitudes interpreten correctamente la intención divina y las inspiraciones del Señor.

13. Esa parte del pueblo está enferma de ignorancia, porque se encuentra aletargado aún, teniendo en su seno la sabiduría, y ese pueblo, oyendo la voz de la campana sonora a cada momento, siendo discípulo del Espíritu Santo, se encuentra entre tinieblas y todo esto es por la falta de unificación, de la cual ha carecido desde los primeros tiempos.

14. Si desde un principio se hubiera marchado por la senda de la unificación, los llamados templos de la Fe y del Medio Día se hubieran unido profundizándose en el estudio, espiritualizándose y dándose ayuda el uno al otro, mas desde el principio existió en ellos la crítica y el juicio insano, reinó la falta de ayuda y de fraternidad.

15. Natural es que ahora se recojan los frutos amargos de esa desunión, y éstos son la confusión, el letargo y la ignorancia.

16. Y, ¿cómo combatiréis esto? Con esa maravillosa arma que es la palabra del Señor, palabra que entresacaréis de los escritos donde ella se encuentre, y de donde extractaréis todos aquellos párrafos, fragmentos y frases que tengan mayor trascendencia y sean de mayor provecho, para que así despertéis a ese pueblo de su letargo.

17. Esos lugares donde no tengan la seguridad de la comunicación divina a través de un pedestal, y que por ello carecen de una colección de revelaciones divinas, deben ser visitados por vosotros con todo respeto y amor, para impartirles caridad, entregándoles Cátedras del Divino Maestro, escritos que contengan los consejos del Mundo Espiritual de Luz, para que en vez de continuar en ritos fanáticos y en exceso de cánticos y oraciones, den lectura a las Cátedras de la Divinidad, analizándolas.

18. Ahí, en esas comarcas donde no han sabido lo que es una Cátedra del Divino Maestro, ahí deberán llegar vuestras misivas, los Mensajes divinos para que ellos puedan gozar también de la palabra que el Señor ha venido a derramar entre vosotros en este Tercer Tiempo.

19. Tenéis que hacer algo efectivo por todos ellos, y por vuestra oración, muchos alcanzarán, porque también ellos deben de ser partícipes de esta enseñanza, de esta gracia que vosotros gozáis; por ello, debéis enviarles las misivas de amor para que ellos se levanten, se espiritualicen y despierten a la vida de la gracia.

20. He procurado hacer más clara mi explicación, y os bendigo porque me habéis ayudado para ello con vuestra paciencia y elevación; no me veáis como un ser superior a los demás, no soy ninguna eminencia espiritual, soy simplemente un espíritu igual a todos los demás, y si vosotros, con caridad, atención y respeto atendéis mis consejos, Dios os bendiga y el Mundo Espiritual también.

21. Ahora bien, esto que os voy a decir, no es de mí ni de vosotros, es de todos: Analizad con calma, profundizaos paso a paso, y cuando estéis fuertes y preparados con el estudio de las cosas espirituales, veréis con toda claridad que el Padre os proporcionará las grandes misiones para cumplir, porque entre vosotros se encuentran los corazones ansiosos y llenos de anhelo de hacer algo efectivo dentro de la Obra del Padre.

22. Tomad acuerdos, deliberad, cambiad impresiones, mas no dejéis correr los tiempos, no durmáis; porque si el Maestro os ha levantado con tanta fuerza, es porque quiere que lleguéis con vuestra frente espiritual muy alta en el último instante del año de 1950, con vuestro corazón satisfecho y vuestro espíritu lleno de alegría, recibáis las bendiciones que el Padre ha de entregar a Su pueblo, por el trabajo de todos y de cada uno.

23. Que no haya entre vosotros ni vanidad ni falsa modestia; no vayáis a ocupar el último lugar para haceros notables ostentando una falsa humildad.

24. La partida del Señor es únicamente una forma de expresión, es un decir, porque no va a apartarse de vosotros, así como nunca ha partido de entre la humanidad; Él ha estado, está y estará siempre con Sus hijos.

25. Si Él se encuentra lo mismo en una roca que en el animalito menos perceptible para vosotros, ¿cómo podría apartarse de Sus criaturas que han brotado de su Divino Espíritu?

26. Comprended entonces, que Él sólo levantará Su palabra a través del entendimiento humano, pero debéis saber que de la inspiración que ha gozado el pedestal humano, también lo habréis de disfrutar todos vosotros.

27. Ya no tendréis que hablar con los ojos cerrados para dar a conocer que os encontráis en éxtasis, esto será totalmente innecesario, sino que hablaréis en vuestro estado normal, permitiendo que la comunicación del Señor fluya por conducto de vuestro propio espíritu, y de igual forma nosotros tendremos el goce de seguirnos comunicando por vuestro conducto, pero ya no será a través del éxtasis exterior.

28. El Señor no se retira ni se va de entre Su pueblo, mas este pueblo debe saber que, si se ha familiarizado con los pedestales, vendrá el tiempo en que tendrá que dejar de fanatizarse, para comunicarse día a día de espíritu a Espíritu.

29. Entonces será, que al comunicarse el pueblo de Israel de espíritu a Espíritu con su Señor, le diga: “Señor, ¡cuánto tuviste que materializarte por conducto nuestro!, ¡cuánto tiempo te expusiste al comunicarte por el entendimiento del hombre, a la incredulidad, a nuestra desobediencia y a nuestro desconocimiento!” Y entonces con gozo el pueblo verá cómo el rayo del Señor se eleva de la Escala de Jacob hacia la Escala perfección, para vibrar desde allí, pasado el año de 1950, de Espíritu a espíritu.

30. No sólo se comunicará el Padre con Su pueblo de Israel en ese tiempo, sino con todos aquellos espíritus elevados que habitan en las naciones, con los cuales también de Espíritu a espíritu se comunicará Él para entregar mensajes a todos los pueblos de la Tierra.

31. Cuando los enemigos de esta Obra divina se levanten para atacarla, también se han de levantar sus defensores, y ¿quiénes serán esos defensores? Seréis vosotros, porque para esto el Padre os ha preparado, retirándoos de vuestros caminos extraviados; no os extrañe que mañana podáis hallaros fuera de vuestros hogares para cumplir la delicada misión de entregar al mundo la verdad y la luz.

32. Cuando en ese mañana encontréis que las manos acusadoras os señalan, os encontraréis revestidos de una potestad muy grande, de un amor que ha nacido cual nueva aurora de luz, y os encontraréis como verdaderos soldados de la luz, confiando en la justicia que la humanidad espera en lo más íntimo de su ser.

33. Muchos en la Tierra han surgido, proclamándose ser del pueblo de Israel y diciendo llevar la enseñanza del Maestro; vosotros iréis en silencio, revestidos humildemente de esta verdad, de esta luz y de esta enseñanza en el espíritu, en el corazón y en la Conciencia, con la potestad más grande que hombre alguno haya jamás conocido en vuestra diestra, para señalar a las multitudes el camino que el Maestro con tanto amor os ha enseñado.

34. El tiempo de la enseñanza está por terminar, el tiempo de la preparación también; como os dice el Padre en Su palabra, los tiempos os han sorprendido, mas vuestro espíritu se ha purificado y mucho ha llorado en sus caminos, y a vosotros os puedo decir: Tomad el arma y el estandarte, porque os encontraréis en una lucha tal y como nunca os habéis encontrado.

35. ¿Sabéis lo que es llevar la voluntad divina dentro de vosotros? ¿Sabéis lo que son los altos juicios del Supremo Hacedor en vuestra Conciencia y espíritu? Esto es más fuerte que la Creación toda, porque es el mismo Espíritu del Señor el que se ha derramado entre vosotros, y mucho habrá Él de entregaros y mucho habréis de contemplar en futuras albas.

36. Es tiempo ya de serena meditación, es tiempo de analizar y comprender las últimas enseñanzas del Maestro por el entendimiento humano, porque la potestad va a sorprenderos de lleno en vuestro espíritu, vais a conocer lo que es una Obra divina, lo que es la perfección encima de la imperfección humana, vais a llevar en el corazón la Ley, en el espíritu el mandato, y en la Conciencia la claridad de este mandato.

37. Esta será la verdadera Obra del Padre, no la que hasta ahora habéis llevado y conocido, obra de impreparación e imperfección que el pueblo ha creado, mas de este camino el Padre os ha entresacado para deciros: “Ésta es mi Obra en vuestro mismo espíritu, en vuestro corazón e invisiblemente en vuestra mano”.

38. Esta es la manifestación del Espíritu Santo entre vosotros, y preguntad en vuestros momentos de meditación a vuestra Conciencia, si preparados ya estáis para recibir estas cosas.

39. El Señor, como eternidad, no espera ni día, ni instante ni tiempo para vosotros, espera solamente vuestra preparación, vuestra capacidad espiritual y material, para confiaros las grandes cosas que en Su arcano están guardadas.

40. Ya vuestros adversarios, en las puertas mismas de vuestras chozas se aprestan para señalaros, para descargar sobre vosotros el odio y la muerte que por siglos enteros la humanidad ha preparado, mas no os preparéis para desconocerles, no, sino para amarles y sentir el dolor y la injusticia en que han vivido y para levantarles de la postración espiritual en que se encuentran.

41. Esta es la Obra del Señor, y para esto reúne a Su pueblo escogido, a las doce tribus de Israel.

42. Esta Obra es para la humanidad toda, para todo espíritu y para todos los tiempos.

43. Esta Obra no es de ahora sino de todos los tiempos, desde el mismo principio de ellos; mas la Consumación de los Tiempos se aproxima, la consumación de todas las cosas os espera, Israel.

44. Contemplad que todo lo que el Padre os anunciara desde los primeros instantes en que se prepararon los primeros entendimientos para transmitir Su enseñanza, se ha cumplido a plenitud.

45. Grande es el reclamo del Señor para Su pueblo, pero grande es también Su misericordia y Su amor.

46. Vosotros, los que habéis llegado como postreros ante Su cátedra, hasta donde mostrasteis vuestra menesterosidad, habréis de ser los guías que señalen la ruta a los inconformes, a los perdidos y a los divididos de este mismo pueblo.

47. El Señor anunció que se levantarían los postreros como primeros, y si éstos no han cumplido, hay corazones de buena voluntad que Él ha escogido para el cumplimiento de Su palabra, de Sus profecías, de aquello que mucho testificaron los videntes, de lo mucho que contemplaron las pupilas espirituales, recreándose en lo infinito.

48. Estas profecías se ha cumplido entre vosotros, y el Padre os ha anunciado gran lucha y grandes pruebas; preparaos y no perdáis más el tiempo.

49. No esperéis para prepararos en el recogimiento de cuatro paredes a las que erróneamente llamáis templos, enseñaos a prepararos en todo momento y en todo lugar, así sea en vuestros caminos o en el seno de vuestro hogar, recordad que debéis dejar libre vuestro entendimiento para que vuestro espíritu se capacite en la luz, en la verdad y en la enseñanza del Maestro.

50. El Mundo Espiritual de Luz lucha afanosamente a vuestro lado, inspirándoos e iluminándoos para acercaros más a la perfección, para que cuando sea llegado el momento en que os desconozcan, deis pruebas de humildad, de luz y de fe, y así reconozcan, no a vosotros, sino a vuestro Señor por medio de vuestros ejemplos, y le contemplen en el santuario de vuestro corazón preparado.

51. Mas no todas las multitudes que encontraréis habrán de señalaros; también encontraréis hermanos menesterosos en los caminos, espíritus que os esperan para que les deis la mano y les arranquéis de las tentaciones en que se encuentran.

52. Hay espíritus ansiosos de verdad, gargantas con sed de justicia, y para ayudarles es que el Padre os ha llamado, para dar testimonio de Él en vosotros mismos, para que sea salvado en este tiempo el espíritu de la humanidad, tanto el encarnado como el desencarnado.

53. La palabra que el Divino Maestro ha venido a entregaros en este tiempo es para todos, y en forma de escritos y sin perder su esencia, llegará a las consciencias, a los corazones y a los espíritus de todos los hombres y mujeres del mundo, y cuando ellos lean esos escritos, el Señor estará presente en aquellos momentos para que no sean el papel o la letra la que lleguen al espíritu, sino Su presencia sea la que esté en el sentido de esas palabras; así, Él estará presente ante aquellos espíritus para que participen de la esencia, presencia y potencia que vosotros habéis gozado en este tiempo.

54. Velad y orad mucho, meditad mucho sobre estas enseñanzas y sobre vuestra misión.

55. La Obra como ahora la conocéis, mucho habrá de cambiar en el futuro: La Doctrina por medio de escritos, la comunicación de espíritu a Espíritu, el despojamiento de figuras o símbolos materiales, el fin de todo aquello profano que habéis incorporado a la Obra y el haber aceptado la partida de la palabra en esta forma, serán las señales que os indiquen que vivís ya en otra etapa, más elevada y más digna de vuestra evolución.

56. Escuchad el humilde consejo del Mundo Espiritual de Luz, que así cumple su misión entre vosotros, acercando más y más al espíritu escogido y privilegiado hacia el Padre.

57. Escuchad la voz que viene a despertaros y a retirar toda imperfección que os ha rodeado hasta ahora, todo aquello que tanto os habéis apegado y que sin embargo ha hecho que se estacione vuestro espíritu.

58. Preparaos con vuestra elevación, oración y meditación para que el Mundo Espiritual de Luz llegue a aconsejaros, porque seréis el libro abierto de esta Enseñanza perfecta, seréis el ejemplo vivo entre vuestros hermanos, seréis el que testifique la verdadera Obra Espiritualista Trinitaria Mariana, que el Señor entrega a la humanidad por conducto de la preparación de vuestro espíritu y del amor que sintáis ante su Divinidad.

59. La paz del Señor sea con vosotros.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s