Explicación 22

1. El Mundo Espiritual de Luz quisiera contemplar seguridad en sí mismo en todo el pueblo Espiritualista, esa seguridad consciente lograda por medio de la perseverancia en analizar y practicar la palabra del Divino Maestro.

2. No queremos ver en vosotros la seguridad aparente, esa confianza ficticia que da el fanatismo, porque esa seguridad y confianza falsas desaparecen en el momento de la prueba, desvaneciéndose.

3. El Padre os ha probado en distintas formas, para que estéis seguros de Él y de vosotros mismos.

4. Vuestro espíritu sabe que esta etapa por medio del entendimiento humano, llega a su sabio y justo final, y que por este medio la Divinidad os ha dicho todo cuanto debía deciros, para que fuertes de espíritu y materia, estéis preparados a recibir las postreras palabras que el Verbo Divino os entregue por conducto de esta comunicación.

5. Es muy natural que sintáis que la tristeza os invada, que haya nostalgia en el corazón; los mismos apóstoles del Señor en el Segundo Tiempo, se sintieron embargados de tristeza al escuchar las postreras palabras de su amado Maestro, aún sabiendo que se volverían a reunir con Él, ya que les había hecho la promesa de que Él volvería, y sin embargo, la hora era grave y triste.

6. Mas no sería justo, discípulos del Tercer Tiempo, que llegada la hora temida por vosotros, de la postrera comunicación del Maestro por el entendimiento humano, le presentaseis desesperación, reniego, exigencias o peticiones de que continúe hablando entre vosotros.

7. Si después de que el Verbo Divino haya cesado de hablar por conducto del hombre, y a pesar de vuestra elevación espiritual, de vuestra ferviente oración y de vuestro mejor esfuerzo por elevar el mejor culto posible al Padre, no recibís en los primeros días grandes pruebas de Su permanencia espiritual con vosotros y no parecéis percibir Su presencia, no desesperéis.

8. El Maestro os dejará por unos momentos a prueba, pero más tarde, al pasar los años, vendrá a daros grandes alicientes para que prosigáis en el camino, alentándoos en la caminata con manifestaciones palpables en lo espiritual, que harán que este pueblo permanezca unido, lleno de ahínco en su cumplimiento y siempre en estado de alerta.

9. Nosotros, las huestes espirituales, hemos convivido con vuestro espíritu en las regiones espirituales, y hemos logrado una gran asimilación con las multitudes, mismas que el Señor ha sensibilizado con Su doctrina espiritual, ya que habéis sentido nuestra presencia, atendido nuestra inspiración y recibido nuestras emanaciones.

10. El mucho tiempo que habéis estado en contacto con el Mundo Espiritual de Luz, os ha dado desarrollo, conocimiento y sensibilidad así como la elevación para estar cerca de nosotros.

11. Si en los primeros tiempos de nuestra comunicación por el entendimiento humano con vosotros, nos tocó a nosotros hacer la mayor parte, teniendo que llegar a la materialización para poder ser sentidos y comprendidos, en estos últimos días de nuestra comunicación, sois vosotros quienes habéis venido a nosotros con vuestra elevación y nuestro encuentro se ha dado en las regiones elevadas del espíritu.

12. Por todo esto, vais a seguir con paso firme en el camino, con la certeza plena de que os comunicáis con el Divino Maestro y que estaréis en comunicación perpetua con el Mundo Espiritual de Luz, de que nada podrá desunirnos ya, de que grande es vuestra evolución.

13. Por muy grandes confusiones que lleguen a la Tierra, por muy grandes cataclismos o hecatombes de índole espiritual o material que vinieran a este planeta, nada os logrará confundir, porque habéis llegado a reconocer el Árbol por su fruto.

14. De ahora en adelante, sin temor podéis probar todos los frutos, pues ya sabéis distinguir cuál es el que lleva verdadera vida y cuál es el que lleva el veneno.

15. Si en el pasado, tuvisteis decepciones o tropiezos en este camino, ya no los tendréis más.

16. En la hora de las tinieblas, vuestros ojos contemplarán los profundos abismos donde han caído los hombres, donde sus consciencias y espíritus yacen sepultados, y ahí vuestra mano les llevará la salvación.

17. Vuestra palabra llevará la esencia que el Maestro ha vertido en vosotros, y esa palabra será de vida para los que han muerto espiritualmente; seguid tomando de esta Fuente inagotable de enseñanza todo cuanto necesite vuestro espíritu para que continúe fortaleciéndose, llenándose de luz y valor, porque todo esto necesitaréis mañana, como arma que esgrimáis para combatir en contra de la adversidad.

18. Cuando el cerebro de las facultades Espiritualistas se haya cerrado para estas manifestaciones, no permitáis que el tiempo os dé la impresión de que estamos ausentes, de que estamos distantes de vosotros, de que hemos quedado lejos; no, hermanos míos, que esta sensación, esta frialdad y este olvido no lleguen, porque no podríais en el futuro colaborar con vuestros protectores.

19. Queremos seguir siendo con vosotros una sola voluntad, una sola fuerza y un solo soldado; no olvidéis que con nuestra  ayuda habéis atravesado las grandes batallas de la vida así como las del espíritu. Nosotros hemos sido el escudo que os protegió de los dardos envenenados, la espada en vuestra diestra para combatir a vuestros adversarios; hemos sido consejeros, doctores, amigos y hermanos.

20. No olvidéis nunca que hemos venido entre vosotros a explicaros los misterios del Señor, según ha sido Su voluntad y hasta donde nos lo ha permitido por medio de nuestros protegidos; en el mañana, seguiréis asimilados al Mundo Espiritual de Luz, sintiendo nuestra presencia, recibiendo nuestras inspiraciones y palpando los prodigios que, para alentaros en el camino, ha de realizar el Padre por conducto nuestro durante vuestra jornada.

21. No penséis que los seres espirituales elevados habitan en regiones muy distantes, pues en lo espiritual no se pueden medir distancias, éstas pertenecen sólo a lo material.

22. Hoy no comprendéis el alcance del pensamiento, la irradiación que puede emanar el fluido de un ser, la penetración de la visión espiritual; hay cosas que ni aún nosotros podemos expresar en el lenguaje humano y que solamente podemos dejar entrever o presentir por medio de nuestras explicaciones, cosas que llegaréis a comprender, los unos, cuando vuestro desarrollo espiritual haya alcanzado gran elevación, y los otros, cuando hayáis penetrado después de la muerte corporal en el Más Allá.

23. No penséis tampoco que, si estamos ocupados en las misiones importantes que el Padre nos confía, no podremos venir a vosotros a atenderos en alguna pequeña aflicción, pues nosotros estamos atentos a las pequeñas y grandes cosas de vuestra vida, siempre alertas y llenos de fraternidad; en muchas ocasiones, ni siquiera nos es necesario que os deis cuenta de nuestra presencia, y así, hay muchas cosas que el Mundo Espiritual de Luz lleva a cabo entre los hombres sin que éstos detecten nuestra presencia.

24. Queremos que siempre tengáis confianza en estos siervos del Señor, que gustosamente nos convertimos en siervos vuestros también, ya que en nuestro espíritu no existe la fatiga; el dolor que llevamos no es por nosotros mismos y no hay un reloj que nos marque la hora de trabajar, de reposar o de alimentarnos; estamos fuera de todo ello, nuestro espíritu no experimenta más necesidad que la de calmar el sufrimiento a los que lo padecen, no hay otro ideal en nosotros más que el de agradar a nuestro Padre y a nuestros hermanos.

25. Los tiempos seguirán su curso, cambiando; el aspecto de vuestra vida cambiará por completo, la faz de esta Tierra tendrá que transformarse y esta transformación será dolorosa.

26. Habrá una transición moral y espiritual en la humanidad, y esa transición, como todas, tendrá que ser dura para los hombres; sufrirá la humanidad grandes crisis, sostendrá grandes combates aferrándose a falsas verdades que más tarde negará.

27. Y todo eso contemplaréis con vuestros propios ojos, seréis testigos de todas estas cosas, porque el Divino Maestro lo ha profetizado, porque estos tiempos que ahora vivís son preludio e indicio de los que siguen; en esas horas de prueba, vais a experimentar la necesidad de que el Mundo Espiritual de Luz se manifieste entre vosotros, y tendréis momentos de duda, la incertidumbre muchas veces os invadirá y recordaréis entonces con dolor, con nostalgia, los tiempos aquellos en que invocabais a un ser espiritual, y éste tenía el permiso de comunicarse materialmente a través de las facultades Espiritualistas.

28. Recordaréis los tiempos que en estos seres os resolvían vuestros conflictos, aun los más mínimos; mas os aseguramos ahora, que en las horas de incertidumbre por venir no nos mostraremos ajenos, sordos o insensibles: Estaremos cerca, dentro de lo espiritual, para que vosotros, llenos de esta seguridad y confianza en nuestra inspiración y en vuestro éxtasis, bastando sólo vuestra invocación y elevación, recibáis con toda claridad, con total fluidez nuestro consejo espiritual.

29. Vuestro corazón latirá apresuradamente, emocionado con la certeza de que habrá recibido la voz del Mundo Espiritual de Luz, os maravillaréis de la comunicación de espíritu a espíritu, y así confortados, daréis infinitas gracias al Padre por haberos concedido la enseñanza y la gracia para estas cosas.

30. Entonces, tendréis la convicción absoluta de que la comunicación del Rayo Divino y del Mundo Espiritual de Luz por medio de las facultades Espiritualistas, tuvo su tiempo y su razón de ser, para dar lugar a una nueva etapa, a un nuevo paso en el camino de evolución espiritual.

31. Entre vosotros surgirán, cuando esta manifestación haya cesado y como en todos los tiempos, aquellos que quieran darse importancia a sí mismos, queriendo sobresalir haciéndose superiores entre los ignorantes, y entre los que no supieron aprovechar las enseñanzas del Divino Maestro, no faltarán quienes se digan ministros de lo alto, sacerdotes de lo eterno.

32. Ante la falta de la palabra humanizada del Señor, muchas cosas extrañas surgirán, ¡oh!, hermanos, y el Mundo Espiritual de Luz quiere deciros a vosotros que podéis tomar grandes iniciativas, que podéis en un futuro dar los grandes pasos que ahora no habéis dado, y en la palabra del Divino Maestro, al profundizaros en las lecciones, encontraréis lo que ahora ni siquiera presentís.

33. Mas cuidad de no adulterar en lo fundamental la Obra, porque los cimientos de ella son inmutables, y los preceptos de la Ley eternamente perfectos.

34. Cuando veáis surgir de entre la congregación Espiritualista a aquéllos que se digan profetas sin serlo, y que ávidos de adulación y renombre se aprovechen de la ignorancia de las multitudes, descubridlos sin traicionarles, corregidlos, pero hacedlo dentro de las enseñanzas que os ha legado el Divino Maestro, recordad que no tenéis derecho a delatar públicamente a nadie, pues no deberéis ser jueces ni tener reos.

35. He aquí por qué a veces es difícil para los seres humanos el cumplimiento de la Doctrina espiritual, porque requiere verdadera elevación, amor, perdón y caridad; quedad como guardianes de este tesoro espiritual, no adulterando ni permitiendo que nadie adultere la pureza de esta Doctrina.

36. No adoptéis ni toleréis formas imperfectas; la Obra espiritual debe ser mostrada en toda la pureza que el Señor os ha enseñado; perdonad los errores, pero id siempre en busca de la esencia verdadera, inmortal y perfecta de aquel Ser todo perfección.

37. El Divino Maestro siempre ha enseñado a Sus discípulos el respeto mutuo, aquel antiguo espíritu de crítica que había en vosotros para juzgar los actos religiosos de los demás, ha desaparecido; ahora ya sabéis que todos los espíritus en el Universo se encuentran caminando por la escala que conduce a Dios, y que cada espíritu se encuentra en un peldaño diferente de esa escala que es infinita.

38. Deberéis sentir respeto siempre por el compás con que los demás van caminando en esa escala, porque será la prueba de que habéis comprendido lo que es la Espiritualidad, respetando el grado de adelanto o de retraso que según vuestro criterio lleve cada uno de vuestros hermanos.

39. Ahora que, ese respeto no debéis esperarlo de las religiones y de las sectas, respeto que no tienen ni por vosotros ni por los demás que no piensan como ellos.

40. Cuando recibáis en vuestro corazón y en vuestra vida el anatema, el escarnio, la crítica, la burla, la persecución y aún la calumnia, será una prueba para vosotros de que el Padre os ha colocado espiritualmente por encima de esas miserias humanas, y de que la ignorancia que demuestran otros, ha mucho tiempo que cayó de vuestro espíritu, como cae de vuestro cuerpo una vestidura que ya no sirve.

41. En el seno de Israel existe justicia y ecuanimidad al observar las religiones, y sabemos descubrir en el seno de esta humanidad y de las diversas creencias, a los espíritus virtuosos y elevados; muchos de ellos aún dentro de la idolatría, de las tradiciones religiosas atrasadas y de cultos muy distintos al que el Padre enseña, saben practicar la divina enseñanza y vivir en la virtud.

42. A esos espíritus deberéis encontrar, porque en el fondo se estrecharán fraternalmente con el vuestro; las diferencias de forma son superficiales, y no debéis permitir que esas diferencias produzcan choque entre vuestro corazón y el de ellos; penetrad serenamente, con caridad y amor en esos corazones y ellos abrirán la puerta para daros la bienvenida.

43. Les llevaréis enseñanzas pero, atended esto, estad prestos a recibir muy grandes enseñanzas también de ellos.

44. Mucho se ha derramado el Espíritu Santo en vosotros, pero no podéis decir con justicia que sois los primeros en practicar las enseñanzas; no sabéis si en el seno de otras ideologías o religiones, haya hermanos vuestros que ya estén practicando la caridad y la espiritualidad con mayor perfección que vosotros mismos.

45. Tened siempre un espíritu amplio para mirar, juzgar y comprender.

46. No tengáis prejuicios jamás, y entonces llegará el día en que en vuestro corazón ya no penetren las ofensas y no se albergue el odio, y en que no pueda formarse en él ningún egoísmo, porque habréis sabido abrirlo, tanto a las inspiraciones y a la luz divinas, como a la esencia para amar a vuestros hermanos.

47. Pasaréis entre la humanidad humilde y calladamente, sin ostentación, seréis uno más entre los hombres; así os quiere contemplar el Padre, como verdaderos Espiritualistas que llevéis en lo más profundo el Santuario, y que ahí, desde lo más elevado de vuestro espíritu, derraméis en los necesitados los dones que poseéis.

48. Si hoy os faltan oportunidades, es porque el tiempo todavía no llega en plenitud a vosotros para vuestros hechos, mas ese tiempo llegará y sentiréis en vuestro propio espíritu la necesidad imperiosa de hablar, de enseñar, de derramar caridad en los corazones, de aconsejar a los necesitados, de abrir brechas de luz entre la humanidad, de anunciar al mundo que el Espíritu Santo habló y que es Quién os inspira incesantemente.

49. Hoy no experimentáis todavía esa necesidad, pero cuando vuestro espíritu se encuentre pletórico de la gracia, desearéis fervientemente que el momento oportuno se presente, para que sea la hora en que os levantéis a la lucha; aprovechad pues, el tiempo; sed incasables como siervos del Señor.

50. Vuestro camino nunca estará sembrado de imposibles, a pesar de todas las dificultades que vosotros en la Obra tengáis que vencer en este Tercer Tiempo.

51. Todo venceréis, hermanos; con la oración, la conformidad y la elevación todo lo habréis de rebasar; venceréis aún a la misma muerte, que podría ser el obstáculo mayor. La muerte no es vuestra enemiga, es aliada de la vida eterna, por tanto, nada debéis temer de ella; ella, a su tiempo llegará a vosotros, no la retardéis ni la llaméis, dejadla llegar a su debido tiempo, porque siempre es oportuna cuando el Padre así lo dispone. Entonces veréis que la puerta de la eternidad se abre ante vosotros, y con paso firme y seguro daréis los últimos pasos en el camino que os conduce a esa eternidad.

52. Son estas las últimas oportunidades que tendremos para comunicarnos con vosotros por medio del entendimiento humano, y la tristeza que nos invade no es por el hecho de que dejemos de comunicarnos por vuestro conducto, sino que esta tristeza que aún no podéis comprender, obedece a otras causas: Una, el contemplar al pueblo dividido, llevando frío en el corazón, ayuno de Amor de los unos a los otros, y otra, al contemplar su falta de preparación y escasa consciencia ante el momento trascendental que se acerca, el del día en el que el Señor levante Su palabra por este medio.

53. La inspiración del Señor en muchos casos no es atendida, Sus llamados a la fraternidad y a la unificación han sido desoídos, y Sus correcciones y reclamos nunca se han atribuido a Su justicia, sino a la tendencia de los portavoces.

54. Os vemos sumergidos en la rutina y el letargo, acumulando lágrimas para derramarlas el día en que el Maestro diga adiós a los hombres por conducto de los mismos, y la tristeza que hay en el Mundo Espiritual de Luz, es porque la humanidad no ha sabido aprovechar este tiempo.

55. El juicio del Padre es lo que espera esta humanidad para despertar, y entonces, el hombre sabrá que hay una Mano Fuerte que es invencible, porque no es mano de hombre, y que hay una Potencia más grande que él, y que esta potencia no es de la Tierra; entonces tendrá que elevar su mirada a lo alto y ahí, contemplará al Todopoderoso.

56. Se acerca el día en que conmemoráis la llegada del Mesías, día de conmemoración en que la humanidad olvida su edad; los jóvenes y los ancianos se sienten niños, y los niños se sienten ángeles.

57. El Espíritu del Maestro y el recuerdo de Su advenimiento invade todos los corazones y les mueve a la elevación, a la fraternidad y a la paz.

58. Velad para que en ese día, en esas horas de recordación, los hombres dejen que la luz del Padre penetre hasta el fondo de ellos, para hacerles sentir el espíritu de la Natividad del Señor, y en esa elevación se comprendan, se perdonen y se amen.

59. La paz de nuestro Padre quede con nuestros hermanos.

Un comentario

  • Alejandro Jimenez Michel

    Mucho somos los hijos y los nietos del pueblo material que recibio estos mensajes, en los distintos recintos.hoy al tener la oportunidad de leer y escuchar el mensaje del mundo espiritual,y del divino maestro, es maravilloso permitir que la benda de oscuridad sea quitada de nuestros ojos para comprender y analizar el tiempo evolutivo en el que nos toca vivir en este tiempo.Estas gotas de sabiduria dia con dia nos da la fortaleza para seguir el camino;un saludo un abrazo para todos mis hermanos,encarnados y desencarnados.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s