Explicación 04

1. Buscad el verdadero conocimiento sobre los símbolos, para que la esencia de su significado de éstos penetre en el corazón y en el espíritu, y una vez que el significado y el sentido que son eternos vivan ahí, dejen de tener razón los símbolos materializados, porque los objetos no son más que una representación de la verdad que es esencial y espiritual.

2. Tomad, por ejemplo, el símbolo de la cruz: La cruz material donde Jesús expiró ya no existe, mas la cruz espiritual, ésa si existe porque es eterna, ¿y qué simboliza la cruz? Simboliza el sacrificio divino, el amor por la entrega; el madero horizontal, simboliza vuestra vida material, el madero vertical simboliza vuestra vida espiritual que, enclavada en la tierra se eleva a los espacios, y cuando ambas vidas se entrecruzan, el amor se vuelve sacrificio y renunciación.

3. La escala que soñara Jacob, es el camino del progreso del espíritu, el camino de la evolución espiritual, que principia con el hombre y termina en Dios, comienza en el plano terrestre y termina en el seno del Padre.

4. El símbolo del Triángulo existe en Dios mismo, representando las tres potencias de la Divinidad, que forman un solo Dios, una sola Razón, un solo Espíritu; también en el hombre ha puesto el Señor una imagen de Su trinidad, formando al hombre unido a una chispa divina que le ilumina, la Conciencia, junto con otras dos potencias, el espíritu y la materia.

5. Con esta pequeña lección, podéis discernir lo esencial de lo material de cualquier símbolo que en el pasado o en el futuro, pueda utilizar el Señor para hablaros en un lenguaje más comprensible a vosotros, porque lo altamente espiritual es demasiado elevado para vuestros pobres idiomas terrestres.

6. Esta preparación es importante, porque llegarán a vosotros los hombres del ocultismo, quienes querrán desgarraros con su falsa ciencia, tomando el Espiritualismo como si fuese una teoría misteriosa entregada a unos cuantos.

7. Hay muchas clases de ocultismos sobre la Tierra, en un país se practica de una forma, en otro de otra manera, pero todos tomarán parte para enjuiciar la Obra del Señor.

8. El Espiritismo y las religiones os querrán llamar religión también, y bajo ese concepto os interrogarán, os someterán a prueba; los hombres de ciencia harán a su vez sus propias investigaciones, ya sea sobre las comunicaciones del Mundo Espiritual, ya sobre los trabajos que hicimos junto a vosotros, buscando en la parte física la realidad de todo cuanto aconteció, escudriñando con sus aparatos, hurgando con sus conocimientos y su ciencia.

9. La religiones traerán a sus teólogos, a sus estudiosos materializados que, citando de memoria, párrafo tras párrafo de lo que los diferentes enviados legaran al hombre, creerán que acallarán a los labriegos del Señor, por verles rudos y torpes, escasos de instrucción material.

10. Los componentes de este pueblo, los Israelitas por el espíritu, podrán ser en su mayoría ignorantes, pobres en lo material, faltos de cultura y educación científica, y a pesar de ello ser grandes espiritualmente, ser grandes practicadores del verdadero culto, concibiendo con mayor pureza y profundidad las virtudes del Señor, por lo que son más capaces de recibir con limpidez las grandes revelaciones e inspiraciones divinas.

11. Vendrán muchos de los caminos del ocultismo, de la idolatría y del fanatismo científico, y no pudiendo despojarse de esas tendencias, intentarán incorporarlas a la Obra del Señor, y es vuestro deber hacer que vuestras prácticas no se contaminen con ello, conservando la sencillez y el mayor grado de espiritualidad que os sea posible.

12. Estad alertas para las pruebas que provengan del exterior, pero también estad alertas para las que surjan en el seno mismo de Israel; los que mayormente hayan profundizado en el sentido de las divinas enseñanzas, enseñen a su vez a aquellos a los que les haga falta un poco de evolución o un poco de estudio, y que éstos escuchen con respeto y atención a los primeros.

13. Tiempo es éste de identificaros los unos con los otros, perdonando toda ofensa; pugnad porque vuestros corazones se encuentren llenos de la mejor fraternidad, luchad porque no os alegre el fracaso de ninguno de vuestros hermanos, sintiendo su tristeza y aún más, que buscándole en el camino donde haya tropezado y tendiéndole la mano, le levantéis.

14. Demostrad que sois Espiritualistas, sirviendo a todos vuestros hermanos, incluso a los que más os hubiesen ofendido.

15. ¿Por qué el Mundo Espiritual os habla en esta forma? Porque es ésta la Doctrina verdadera de Dios, ésta es Su ley y es necesario que así la cumpláis en cada uno de vuestros pasos y de vuestros actos.

16. Necesitáis esta preparación; tal vez sea un sacrificio para vuestro corazón y vuestra carne, pero para el espíritu es una prueba de gozo.

17. En el Segundo Tiempo, los discípulos le dijeron a Jesús: “Maestro, dura es tu palabra, dura es tu enseñanza”, acostumbrados como estaban a la ley de Moisés; el Maestro les contemplaba con ternura, pues todavía llevaban en su corazón la ley del Talión, aquélla que decía, ojo por ojo y diente por diente.

18. En ese tiempo imperaba todavía la ley del más fuerte y por ello era necesaria la ley del temor, para que los fuertes no abusaran de los débiles, no por un acto de amor sino por temor al terrible castigo.

19. Por eso, al escuchar al Divino Maestro enseñar que, al que les diere la bofetada en el carrillo derecho le pusiesen el izquierdo, ¡cuán impracticable les pareció esa enseñanza!

20. Y si eso enseñara el Maestro en el Segundo Tiempo, ¿qué no os dirá como Espíritu Santo en este Tercer Tiempo?

21. Contemplamos la división entre el pueblo, las murmuraciones y los juicios de unos contra otros; el espíritu de crítica impera en Israel.

22. Mas después de 1950, este espíritu de crítica cederá ante el espíritu de fraternidad y reconciliación, y el amor y el perdón reinarán en Israel, para que así el pueblo de Dios pueda esparcirse como el polvo de la tierra, por todos los ámbitos de este mundo, por todos los sitios, caminos y lugares.

23. Que cada uno de vosotros sea un soldado firme, un soldado manso que no haga alarde ante los demás de adelanto y espiritualidad, un soldado, en fin, de humildad, que entregue todo lo bueno que existe en su espíritu, un soldado del bien.

24. 144,000 son los espíritus que el Padre ha escogido para que colaboren en Su obra universal del Tercer Tiempo y, ¿no podrá ese número de espíritus prepararse, unirse y elevarse para recibir la voluntad del Señor y llevar a cabo obra tan grandiosa?

25. Sois espíritus evolucionados y ha mucho tiempo que estáis trabajando en las cosas del espíritu.

26. Habéis venido a la Tierra por voluntad divina de tiempo en tiempo, para colaborar con Él en la Obra de redención, y es en este Tiempo del espíritu, cuando debéis levantaros primero para cumplir la Ley de Dios y ser ejemplo.

27. El Señor os ha dicho, que vendrá un tiempo en que esta semilla quedará aparentemente perdida en la Tierra, porque vendrán tantos enemigos en contra de ella queriendo perderla para siempre, que los hombres mirarán a esta Doctrina estacionada por un tiempo.

28. Mas después, esta semilla que ha sido sembrada en el corazón germinará, crecerá y dará flores y frutos, y no se perderá jamás, porque es semilla de Vida Eterna y de luz espiritual.

29. Por un instante callaréis y detendréis vuestro paso, mas después, la fuerza vendrá a vosotros y os levantaréis en grandes misiones sobre la Tierra; velad y orad, y no olvidéis estas palabras que el Divino Maestro os ha entregado.

30. Mucho os habló el Maestro en los tiempos pasados, escribiendo la historia que hoy estáis contemplando, y ya estáis viviendo estos tiempos.

31. Quienes recuerdan la palabra del Señor dada en pasadas décadas, recuerdan también que entonces se decían: “Todo lo anunciado por el Maestro se ha cumplido”.

32. ¿Quién es aquél que oyó atentamente hablar a los profetas y guardo en su corazón aquellas palabras? ¿Quién es aquél que recuerda que la palabra del Señor en aquellos años era profética de la primera sílaba hasta la final?

33. Cuán pocos han retenido en su memoria esas palabras y han contemplado su cumplimiento y se han dicho: “Esto anunciado estaba”.

34. Al pasar los años, cuando volváis vuestra mirada atrás, contemplaréis cuánta perfección hubo en la palabra del Señor, cuán hermoso fue ese tiempo y cuánta grandeza vino a revelarle al hombre.

35. Entonces, embargado vuestro espíritu con lo incomprensible y extensa de Su obra, le pediréis al Padre os conceda seguir cumpliendo en espíritu con mayor afán, después de haber terminado en esta vida material.

36. El trayecto del espíritu no se detiene jamás, es un camino que señala siempre hacia un horizonte infinito.

37. Siempre encontraréis un camino a seguir, un cumplimiento por hacer, un trabajo que realizar; la faz del Señor os anima con Su amor y con Su bondad a que siempre miréis hacia adelante.

38. Así como en todos los tiempos Él ha manifestado Su grandeza, Su espíritu que no tiene límites, Sus virtudes, así en este tiempo el dejará escrita esa página con la sabiduría más perfecta y la intención más sublime, con Su amor universal que todo lo envuelve y todo lo vivifica.

39. La palabra del Padre, además de sencilla es perfecta y es menester que la estudiéis con preparación de espíritu para poder comprenderla.

40. Formad esos estudios en medio de vuestras congregaciones, donde la preparación a todos os ayudará.

41. Formad un resumen de la palabra que el Señor os ha venido a entregar, así como de los acontecimientos espirituales que se han verificado en medio de vosotros y buscad en el fondo de esas palabras sencillas, aparentemente torpes, la verdad, la grandeza y la belleza de la esencia divina.

42. Penetrad en el estudio profundo, en el análisis detenido y en la comprensión de la Obra.

43. Hoy, el Maestro es el mismo Señor; mañana, vosotros quedaréis en su lugar.

44. Muchos querrán llamaros maestros, mas vosotros les diréis: “Maestro sólo hay uno y es Él quien nos legó la Ley, quien nos dio Su enseñanza, Sus revelaciones y Sus consejos”.

45. Que nunca penetre la vanidad en vosotros, nunca os dejéis seducir por tan bajo sentimiento, para que así seáis los humildes y los mansos de corazón.

46. Cuando habéis dado vuestro amor a otro corazón, cuando habéis hecho una obra en la que hayáis puesto el espíritu, presto habéis mirado el fruto de vuestros afanes y aquella semilla que habéis sembrado con amor, sigue creciendo y dando fruto.

47. Por esta Obra espiritual los hombres llegarán a la igualdad, al amor y a la caridad, todos formarán una sola familia y lo de uno será del otro, todos os reconoceréis como hermanos, porque veréis en vuestro prójimo al Señor, a Su obra y a Su voluntad y os amaréis y respetaréis los unos a los otros.

48. ¡Cuánto podéis practicar desde ahora, hermanos, en el seno de vuestro hogar y en vuestro camino!

49. Practicad, llevad en vuestro corazón la buena voluntad, el deseo de servir y de ayudar a los demás.

50. No os dividáis ni levantéis fronteras, abrid vuestro corazón a toda la humanidad, para que pueda penetrar en vuestro interior y conocer todo lo que habéis recibido, todo lo que habéis practicado y pueda así, al contemplar vuestro claro ejemplo, imitaros.

51. La paz del Padre quede con vosotros.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s