Explicación 01

1. En el nombre del Divino Maestro, el Mundo Espiritual de Luz saluda a sus hermanos.

2. El Señor, en este Tercer Tiempo anunciado por los profetas y por el mismo Divino Maestro en el Segundo Tiempo, ha manifestado su Espíritu y ha permitido que su Mundo Espiritual de Luz también manifestáramos nuestros espíritus ante la humanidad, para que podáis contemplar los planos que aguardan a vuestro espíritu, la evolución que os espera y el trabajo que requiere vuestro espíritu para alcanzar la meta de la espiritualidad.

3. Viene el Mundo Espiritual de Luz en ayuda de los labriegos de la Obra del Señor en este tiempo, y venimos en delicada misión entre vosotros; profetizado estaba que en este Tiempo, el Señor vendría en la nube rodeado de Sus huestes espirituales, de ejércitos innumerables de ángeles, y ved, la profecía ha sido cumplida.

4. El Divino Maestro os enseñó y os dijo: “Yo en el Segundo Tiempo, fui el Hijo del Hombre”, y ahora muchos corazones se han preguntado, ¿cómo puede el mismo Verbo Divino haber sido el Hijo del Hombre?

5. El Maestro no os confunde con Sus palabras, y yo como ser espiritual, os aseguro que en todo lo que Él os revela sólo existe verdad; Jesús, el casto, fue el Mesías prometido y fue en cuanto Dios, Dios mismo, mas en cuanto hombre, fue nacido del género humano.

6. ¿Qué quiere decir esto? ¿No habéis leído en las Escrituras, que cuando el Padre creó al hombre, varón y varona lo creó?

7. Así, hermanos, el hombre es el género humano en su integridad, masculina y femenina, y Jesús, al nacer de María, nació verdaderamente del hombre, pues en la femineidad de la Madre Santísima, se halla también el hombre.

8. He aquí la explicación de algo que ha dividido a los hombres, algunos de los cuales no logran comprender con su pobre entendimiento, cómo pudo haber nacido el Mesías de la Virgen, sin necesidad de ser engendrado de varón.

9. En el cuerpo de Jesús, no intervino el hombre entendido como varón, fue necesaria tan sólo la carne purísima de María, y en cuanto Dios, fue el mismo Dios con Su germen divino en las entrañas de la naturaleza perfecta de María, que fue un santuario donde se ocultó el Espíritu del Verbo, para de ahí brotar en el momento preciso, como la carne purísima de Jesús, en quien encarnara el Mesías.

10. Mirad hermanos, como María no perdió Su virginidad ni antes ni después de haber concebido a Jesús, así como tampoco el cuerpo del Divino Maestro pudo ser retenido por la loza fría del sepulcro.

11. No debe ya la humanidad desgarrar el manto celestial de María con sus dudas.

12. Es este el Tercer Tiempo cuando los misterios están siendo revelados al hombre, y nuevas páginas del Libro de la Vida Verdadera que nunca habían sido abiertas ni a los seres del Más Allá ni a los moradores de la Tierra, se abren ante vuestra mirada espiritual.

13. El Señor ha permitido que Su palabra sea escrita, y Su voluntad es que estas enseñanzas se difundan con prudencia, con amor, sin hacer alarde, para que vayan de corazón a corazón, de congregación en congregación, para que todos puedan conocer lo que Él ha derramado sobre vosotros.

14. Aún cuando no hay todavía entre el pueblo de Israel el orden verdadero y la disciplina que ya deberían existir, llegará el tiempo en que estéis preparados para hacer llegar la palabra del Padre a todos aquéllos que no conocieron Su manifestación en este tiempo.

15. Delicada es la misión del labriego, así como delicada es la misión de todo el pueblo de Israel, porque el que entrega y el que recibe son igualmente responsables; el uno, responsable de la limpidez de lo que entrega, responsable del trabajo espiritual y del cuidado, para que en su preparación pueda alcanzar la idea espiritual, el sentimiento y la inspiración; el otro, es responsable para reconocer en lo que recibe, la intención, el fondo y el sentido que hay en lo que se le ha entregado.

16. Por lo tanto, preparaos todos por igual, para unir vuestro espíritu y elevarlo al Señor, pidiéndole que permita una vez más la manifestación del Mundo Espiritual de Luz, para que así podamos entregar nosotros y recibir vosotros con toda perfección.

17. Cada una de las palabras que vertemos a través del entendimiento de nuestros protegidos, tiene un significado, una razón.

18. No hemos venido a hablar por hablar, o por cumplir con un trabajo que se nos ha impuesto, no, hermanos: Nuestro anhelo ferviente es el de espiritualizar al pueblo de Israel, cumpliendo con la misión que el Señor nos ha concedido, que es la de hablar al mundo en forma clara así como la de dar ejemplo.

19. Vosotros, hermanos, podéis hacer todo lo que hace el Mundo Espiritual de Luz: Podéis amar en igual forma, manifestar la fe, dar a conocer la verdad al caminar con pasos firmes en la rectitud y el cumplimiento; todo lo que nos veáis hacer, vosotros lo podréis imitar.

20. ¿Por qué sentiros torpes, por qué sentiros inferiores o incapaces de hacer lo que nosotros hacemos?

21. En vuestro espíritu como en el nuestro, hay grandeza, hay luz, está la semilla de la perfección; lo único que os falta, es educar a vuestra materia para que os permita manifestar todos vuestros dones; cultivadla entonces con amor, cultivad su sensibilidad para que podáis manifestar vuestros sentimientos más delicados y nobles, que son los más grandes que ella posee.

22. En vuestro espíritu hay inteligencia, hay sensibilidad, hay gracia; manifestad entonces estos atributos a través de la materia que el Señor os ha confiado, porque no os la confió para que se convirtiera en vuestro lazo o en vuestra cárcel.

23. Cuando analizáis vuestros sentimientos y vuestros pasos, os decís: “Mi materia es imperfecta, es reacia e incomprensiva, no sabe oír la voz de la Conciencia y sólo quiere guiarse por el libre albedrío”; mas vosotros que sois el espíritu y la guía, cuidad a esa materia, preparadla para que sea un instrumento dócil del espíritu, para que sea portavoz amable de los sentimientos y dones espirituales que hay en cada uno de vosotros.

24. Si sabéis que sois parte del Espíritu Divino, si poseéis la inteligencia y la verdad del Padre en vuestra Conciencia, ¿por qué habrías de conduciros por otras sendas alejadas del camino verdadero?

25. Estáis recibiendo la Doctrina del Padre, en forma clara y en vuestro propio idioma, y se os da, además, la explicación suficiente para que comprendáis mejor estas cosas.

26. Israel: El espíritu de la humanidad está hambrienta de luz, esperando ver aparecer en sus caminos a los emisarios que han de venir con la Buena Nueva en sus labios y en su corazón.

27. El espíritu del hombre tiene que luchar contra la reaciedad de su materia, preparándola para que escuche la voz de la Conciencia, para que él reciba la luz que ha sido derramada en este Tercer Tiempo, para que aprenda las cosas pertenecientes a este tiempo, el de la Doctrina del Espíritu Santo.

28. A eso vino en el Segundo Tiempo el Hijo del Hombre: Vino a mostrar al hombre que sí puede derrotar al mundo y a la carne, que puede triunfar el espíritu sobre la fragilidad de la carne; fue el Ejemplo vivo y perfecto que prepararía al espíritu de la humanidad para este Tercer Tiempo.

29. Delicada es la misión de maestro, de pastor o padre de familia en la Tierra; el Señor entrega a los corazones cual tierra virgen, para que sean preparados en la mejor forma, esperando de ellos su labranza.

30. Todas las misiones en la Tierra han sido confiadas por el Señor, sea la misión de maestro, de médico, de padre de familia o pastor, de guía o educador.

31. Todos los espíritus tienen misiones espirituales que cumplir, unos de una forma, otros de otra; mas si no se preparan y se dejan guiar por ideas adversas y extrañas, ¿qué podrán dar?; ¿cómo podrán influir positivamente en el corazón y el entendimiento de quienes han sido confiados a su cuidado?

32. Preparaos, hermanos, este es tiempo de enseñanzas y meditación.

33. La paz del Maestro sea con mis hermanos.

Un comentario

  • Gracias por la información. Han sido años de trabajo y búsqueda para regresar a esta enseñanza, misma que conocí hace aprox. 30 años, y en la que estuve presente por aprox 2 años. Ahora la reencuentro y pido de todo corazón a mi Padre Celestial, a mi amado Jesús, y a mi bendita Madre María, ayuden a sostenerme en este camino. Doy las gracias.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s