Enseñanza 331

1. El que dude de esta comunicación a través del entendimiento humano es como si negase su condición de ser superior entre las demás criaturas; es como si negase a su propio espíritu y no quisiera darse cuenta del nivel espiritual y mental que ha alcanzado a través de pruebas sin fin, amarguras y luchas.

2. Negar que Yo me comunique por medio de vuestro entendimiento o de vuestro espíritu, es negarse a sí mismo y colocarse en el lugar de las criaturas inferiores.

3. ¿Quién ignora que el hombre es hijo de Dios? ¿Quién no sabe que en sí lleva un espíritu? Entonces, ¿por qué no pensar que entre el Padre y sus hijos debe haber una o algunas formas para comunicarse entre ambos?

4. Si Yo soy Inteligencia, os busco por medio de vuestro entendimiento; si soy Espíritu os busco a través de vuestro espíritu. Mas, ¿cómo van a comprender y a aceptar esta verdad los que niegan mi comunicación, si nunca han querido mirarme y conocerme como Espíritu? En su corazón han dado cuerpo a muchas creencias erróneas, como la de pensar que Yo soy Ser Divino con forma humana, al que hay que representar con símbolos e imágenes para comunicarse Conmigo a través de ellas.

5. En el transcurso de los siglos la humanidad que así me ha buscado, se ha acostumbrado al mutismo de sus imágenes y formas ante las cuales ora y ofrece ritos. Y ha llegado a formarse en su corazón la idea de que nadie es digno de mirar, oír ni sentir a Dios. Con decir que Yo soy infinitamente alto para aproximarme a los hombres, creen éstos rendirme un homenaje de admiración y se equivocan, porque quien diga, que Yo soy muy grande para fijarme en criaturas tan pequeñas como es el hombre, ese es un ignorante que está negando lo más hermoso que mi Espíritu os ha revelado: La humildad.

6. Si creéis en Cristo, si sostenéis que sois cristianos, no debéis alimentar ideas tan absurdas como la de pensar que sois indignos de que vuestro Señor se acerque a vosotros. ¿Olvidáis que precisamente vuestra fe cristiana está cimentada en aquella prueba de Amor divino, al hacerse hombre el Verbo de Dios? ¿Qué aproximación más palpable y humana podíais pedir de Mí? ¿Qué comunicación más al alcance de los hombres pecadores y carnales, oscuros de espíritu y cerrados de entendimiento, que aquella en que les hacía escuchar mi Voz divina traducida en palabra humana?

7. Aquella fue la prueba más grande de amor, de humildad y de piedad hacia los hombres, que vine a sellar con sangre, para que eternamente tuvieseis presente que nadie es indigno de Mí, ya que, ciertamente por quienes más perdidos se encontraban en el fango, en las tinieblas y en los vicios, vine a humanizar mi Verbo y a derramar la savia de mi sangre.

8. ¿Por qué entonces, los mismos que creen en todo aquello, niegan ahora mi presencia y comunicación? ¿Por qué tratan de sostener que no es posible esto? “Porque Dios es infinito y el hombre es muy bajo, muy pequeño y muy indigno”; dicen ellos. En verdad os digo, que quien niegue mi comunicación de este tiempo, estará negando mi presencia en el mundo en aquel Segundo Tiempo y también, estará negando mi amor y mi humildad.

9. Vosotros, pecadores, es natural que en vuestro pecado os sintáis alejados de Mí, en cambio Yo siento que a medida que más errores cometéis y más mancháis vuestro espíritu, más necesito acercarme a vosotros, para daros la luz, para tenderos la mano, para sanaros y poneros a salvo.

10. Yo sabía que cuando volviese a comunicarme con mis hijos, muchos me negarían y por eso, desde aquel tiempo anuncié mi retorno, pero al mismo tiempo di a comprender que mi presencia sería en Espíritu, mas si lo dudáis, recurrid al testimonio de aquellos cuatro discípulos que en los Evangelios escribieron mis palabras.

11. ¿Cómo había de volver al mundo en cuanto hombre y a derramar mi sangre nuevamente? Sería como considerar estéril mi Obra y mi sacrificio de aquel tiempo y sería tanto como juzgar que desde entonces hasta ahora, la humanidad no ha evolucionado nada espiritualmente.

12. Yo sabía que a pesar de vuestro materialismo de este tiempo, en el fondo de vuestro ser tendría que encontrar al espíritu evolucionado y por esa causa es que mi comunicación ahora ha sido espiritual.

13. Aquí me tenéis, en Espíritu, desde la nube luminosa, enviándoos mi palabra, humanizándola a través de estos portavoces, como una lección preparatoria para aquella comunicación a la que todos habréis de llegar: La comunicación de espíritu a Espíritu.

14. Os he traído este Mensaje traducido en palabra humana en los labios de mis portavoces, para que más tarde, cuando mi palabra haya cesado y os hayáis tomado el tiempo necesario para estudiarla y comprenderla a fondo, vayáis como mensajeros de una Buena Nueva a compartir mi revelación con vuestros hermanos.

15. Además de este mensaje, Yo he enviado directamente a los hombres una luz que ha llegado hasta el fondo de su ser, iluminando poco a poco su corazón y su entendimiento.

16. Cuando al mundo llegue a través de vosotros mi Mensaje, encontraréis que verdaderamente las tierras estaban preparadas.

17. Sí discípulos, éste es el tiempo en que los hombres sin darse cuenta, meditan en su futuro espiritual, analizan lo que conocen como revelaciones divinas e intuyen también cual es su misión; y así, reflexionando en el silencio interior de su corazón, van llegando a la comprensión de muchas verdades.

18. Es así como la luz se ha ido haciendo en muchos entendimientos, como van desechando el fanatismo religioso, y la idolatría va perdiendo fuerza en su corazón.

19. Sin darse cuenta van abriendo brecha hacia la espiritualidad. Un valor desconocido, una fe y una fuerza superior les ha ayudado a vencer temores y prejuicios y a medida que su voluntad se ha ido robusteciendo, sus razonamientos han ido siendo más firmes, claros y precisos.

20. Ved cómo la luz de la verdad llega a los hombres, trasmitida de Espíritu a espíritu. ¿Quién podrá impedir el paso de esta luz que no se ve con los ojos corporales?

21. La esencia y la verdad que en mis revelaciones de los tiempos pasados os hice conocer, no podría perderse en libros olvidados donde quedó escrita mi palabra, ni podía perder su sentido por el hecho de sufrir alteraciones por parte de los hombres. La verdad está por encima de toda pequeñez humana y ella se manifiesta en todo instante; pero su luz es más claramente observada cuando el hombre ha alcanzado a dar un nuevo paso, definitivo y trascendental en su camino de evolución.

22. Los símbolos, la parábola y el sentido figurado con que fueron revelados los misterios de la vida espiritual en las primeras Eras, serán comprendidos en este tiempo, en que la luz de una larga experiencia espiritual os ayudará a todos a interpretar justamente la Ley, la Doctrina, la profecía, la revelación y las promesas.

23. Mi mensaje, como riego fecundo, desciende sobre vuestro espíritu en donde he depositado la divina semilla del amor. Este es el día que dedicáis al reposo de vuestras faenas materiales y en el que concedéis a vuestro espíritu la oportunidad de orar en calma y meditar, preparándoos así para escuchar mi palabra que es pan de Vida Eterna para vuestro espíritu.

24. Mi tarea, pueblo amado, tiene por finalidad hacer luminoso a vuestro espíritu, enseñándolo a habitar en mundos superiores.

25. Yo quiero convertiros en mis discípulos para que aprendáis a sentirme, como hijos que sois de mi Espíritu. ¿Por qué no habéis de sentir en vosotros mi presencia, si sois de mi misma esencia, si sois parte mía? No me sentís, porque no os dais cuenta de ello, porque carecéis de espiritualidad y preparación, y cuantas señales o sensaciones recibís las atribuís a causas materiales; es cuando os digo, que estando con vosotros no percibís mi presencia.

26. Ahora os digo: ¿Verdad que si sois parte mía, natural es que me sintáis en vuestro ser? ¿Verdad que meditando en ello, justo es que vuestro espíritu llegue a fundirse con el Mío? Yo vengo a descubriros la verdadera grandeza que debe existir en cada hombre, porque os habéis confundido y queriendo ser grandes en la Tierra, os habéis empequeñecido espiritualmente.

27. A los valores materiales les habéis dado mayor importancia de la que poseen y en cambio, de lo espiritual ya nada queréis saber y ha llegado a tanto vuestro apego al mundo, que hasta lucháis cuanto es posible por ignorar todo lo que se refiera a lo espiritual, por creer que ese conocimiento es contrario a vuestro progreso en la Tierra.

28. Yo os digo, que el conocimiento de lo espiritual no afecta el adelanto de los hombres, así en lo moral como en su ciencia. Por el contrario, esa luz les revela a los hombres un caudal infinito de conocimientos que ahora son una incógnita para su ciencia.

29. Mientras el hombre se resista a elevarse por la escala de la espiritualidad, no podrá acercarse a la verdadera grandeza que aquí en el seno de su Padre, le dará la dicha suprema de ser hijo de Dios, hijo digno de mi Espíritu, por su amor, por su elevación y su saber.

30. ¿Queréis sentirme, oh, pueblo? Sed mansos y humildes y dejad de pedirme que Yo sea con vos, concretaos a aguardar el instante en que sea mi voluntad manifestarme ante vosotros.

31. Yo hago sentir mi presencia a través de esta comunicación por medio del entendimiento humano, mas debo deciros que no habéis obtenido esta manifestación por méritos, sino que ha sido mi caridad nacida del amor que por vosotros tengo, la que hizo que me aproximase a vosotros para haceros sentir mi presencia.

32. Sabía que estabais necesitando mucho mis mensajes, que en vuestro espíritu era ya muy grande el hambre y la sed de mi luz; que estabais a tiempo de acudir a un llamado mío, porque el sufrimiento en la Tierra os había purificado y os había sensibilizado. Por eso me hice presente ante vosotros bajo esta forma, haciéndoos comprender que este mensaje sólo sería la preparación para cuando tuvieseis que buscarme de espíritu a Espíritu. Entonces ya no será mi piedad la que se mueva a comunicarme con vosotros, sino vuestra elevación espiritual; ya no seréis los parias, los ciegos o los insensibles a lo espiritual, sino que con pleno conocimiento y fe absoluta de lo que significa para vosotros la comunicación de espíritu a Espíritu, haréis cuanto esté a vuestro alcance por haceros merecedores de esa gracia.

33. Para entonces ya tendréis la luz que necesitáis para dejar que mi Espíritu se manifieste a través de vosotros y haga sentir mi presencia en vuestros pensamientos, en vuestras palabras y obras.

34. Hoy sois cual peregrinos, que errantes hace mucho tiempo habéis transitado, mas en este tiempo mi campana sonora os ha hecho el llamado; los unos presurosos habéis venido a la fuente de la gracia y Yo me recreo recibiendo a mis labriegos, contemplando que este pueblo va paso a paso espiritualizándose y mostrándome el amor hacia el Semejante. Erais la roca endurecida, pero el cincel de mi palabra ha labrado vuestro corazón para transformarlo en un Santuario.

35. Del Libro de mi enseñanza os doy a conocer una página más, para que llevéis más luz y mi palabra florezca en vuestro corazón. Os traigo un caudal de caridad espiritual para los que os creáis menesterosos.

36. Habéis convertido este paraíso terrenal en un Valle de lágrimas; Yo os lo confié como el jardín del Edén, para que vuestro espíritu en unión de su materia pudiera recrearse con todo lo que preparé para el bienestar del ser humano, para que saboreaseis sus dulces frutos y así con vuestro corazón lleno de gozo estuvieseis en armonía espiritual con vuestro Padre.

37. Bienaventurados los que ante la nueva aurora se han despojado de sus tinieblas y me han bendecido. Os he traído en mi palabra la esencia y la luz y os he apartado la tiniebla, para que firmes estéis en el camino que os he preparado.

38. Sois mis labriegos a quienes he dejado al cuidado de la semilla que más tarde tendrá que florecer. Os he confiado el árbol corpulento lleno de follaje para que bajo su sombra descanse el peregrino, mas los vendavales le han despojado de sus hojas porque habéis sido sorprendidos por la tentación cuando dormíais. Las hojas que los vendavales arrebatan de este árbol, las recoge mi caridad y vuelvo a formar con ellas el follaje de sus ramas.

39. El fruto de este árbol os lo he brindado y habéis saboreado la dulzura infinita de mi Amor divino. Algunos de mis labriegos se enseñorearon y han abandonado el árbol que les he confiado, mas Yo sigo cuidando de él porque bajo su follaje muchas caravanas vendrán a descansar y a alimentarse con sus frutos.

40. Bienaventurados sean aquellos que han sido fuertes a través del tiempo y de las pruebas, que han sabido conducir a las multitudes hacia Mí. Yo les fortalezco, los ilumino y los cubro con mi manto espiritual, de la inclemencia de los tiempos. Yo aparto de sus labios el cáliz de amargura para que mi pueblo se recree cada día con mi palabra.

41. Muchos vendrán en caravanas buscando mi regazo de Padre, buscando del árbol el fruto de la vida que habrá de dulcificar sus paladares. Yo me encuentro esperando en ellas a mis escogidos, a los enfermos y a los menesterosos. Elías me los hará presentes, son los corazones entristecidos y los espíritus esclavizados que a través de los tiempos han apurado un cáliz muy amargo sin encontrar el consuelo, y ni los tiempos ni los vendavales, podrán destruir el árbol, sus hojas llevarán siempre la sabia y sus frutos serán multiplicados.

42. He apartado de mis siervos la tiniebla, la impostura, he preparado su corazón con mi Amor divino y he puesto en ellos la paz de mi Espíritu; les he mostrado mi Ley y la blancura de mi Obra para que velen por su pureza y limpidez.

43. Muchos se levantarán cual jueces y desconocerán la pureza de mi Obra y negarán la manifestación de mi Espíritu a través del entendimiento humano. Mas Yo soy el Poder, el Camino y la Luz, y cuando ha sido mi voluntad, he extendido mi caridad cual báculo para que en ella se sostenga la humanidad.

44. Yo soy el que alimenta a vuestro espíritu y materia y cuando estáis Conmigo, el dolor se aleja de vosotros y sentís la ternura de mi amor en el fondo de vuestro corazón. También es el instante en que la Conciencia os reclama y os hace avergonzaros ante vosotros mismos de haber vivido en el pecado y de no haber cumplido finalmente vuestra misión.

45. Yo os he dado a conocer el camino de la espiritualidad para que cada día fueseis despojándoos de la materialidad, para que seáis los que estéis al servicio de mi Divinidad, preparados para alcanzar la comunicación de espíritu a Espíritu.

46. Algunos corazones atribulados me dicen: “Padre, ¿hasta cuándo cesarán las guerras, como anunciado está a través de tus profetas?” Y os digo, que el tiempo de la paz está señalado por mi índice divino. Cuando os espiritualicéis, seréis como un espejo limpio y todo aquél que os contemple así preparados, habrá de interrogaros y desde las primeras palabras que broten de vuestros labios, recibirán el amor que brota del fondo de vuestro corazón y entonces seréis reconocidos como mis discípulos y os escucharán sin cansarse. Ese será el principio del tiempo de paz.

47. Cuidad vuestra vestidura espiritual, para que no se manche, para que sea siempre blanca, para que seáis acatados y respetados por vuestros hermanos. Vuestra materia es pasajera, mas vuestro espíritu pertenece a la eternidad, por eso debéis serviros de los dones que os he confiado, para que moréis en la Mansión eterna.

48. Cuán grata es para vosotros mi manifestación cuando sabéis comprenderme, cuando vuestro corazón es como un libro abierto en el que mi palabra queda escrita, para que vayáis estudiando y practicando, para que deis el ejemplo de humildad y mansedumbre. Al que encontraseis cansado y agobiado en el camino, levantadlo, fortalecedlo, no le neguéis lo que pida, porque Yo os he entregado la caridad. Bienaventurado el que se desprenda de lo que lleva en su alforja, porque la caridad que haga a su hermano le será multiplicada. Vuestro espíritu es poseedor de un caudal espiritual que es inagotable cada día.

49. Sed como el buen labrador que cultiva la semilla en los campos, semilla que materialmente florece y da su fruto, por el esfuerzo del hombre; el que con fe y esperanza toma las herramientas, remueve la tierra, limpia la planta de la mala hierba y espera que las aguas hagan que florezca y produzca abundantes frutos, para el alimento de la humanidad.

50. Yo he venido a comunicarme entre vosotros en cumplimiento a una promesa, mi amor marcó un tiempo para esta comunicación y el tiempo se está acortando; mientras unos creen otros dudan y, ¿qué debe hacer el Padre ante los que no le han reconocido? Volverá el dolor a purificar vuestra maldad y la cizaña que se ha multiplicado volverá a ser exterminada.

51. Comprended, Israel, que sois el responsable de mi Obra. Sentid el dolor de los que sufren y lloran en la esclavitud, en aquellas naciones. Ellos esperan que mi misericordia poderosa pueda libertarles y entregarles la paz. La inocencia llora y queda desamparada en los caminos, los ancianos son burlados y las doncellas descarriadas, y así sin piedad y sin remordimiento en la Conciencia, el uno al otro se arrebata el hilo de la existencia.

52. Israel: Os he preparado para que vengáis a edificar, para que entreguéis a la humanidad la paz y la esperanza, para que le mostréis el puerto de salvación.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s