Enseñanza 304

1. Bienaventurados los que a Mí llegan, porque han encontrado el camino. Bienaventurados los que buscan la orientación a través de mi palabra. Yo soy el Camino y vosotros los que transitáis por él y llegaréis por este camino hasta la cumbre de la montaña y desde esa altura contemplaréis todo lo que ha recorrido vuestro espíritu a través de su evolución.

2. Cada escollo o pedrusco que encontraréis, será una prueba, que al salvarlo os dará méritos.

3. ¿Quién es aquel que pueda asegurar que ha comprendido los misterios de la Naturaleza, haber penetrado en el Más Allá, en el misterio de lo que no se ve ni se escucha, haber penetrado en el Arcano divino y conocido sus designios? ¿Quién es aquel que ha podido conocerse a sí mismo de tal manera que pueda encauzar sus actos en armonía con su naturaleza material y espiritual?

4. Aún sois la débil criatura que transita sin rumbo, porque aun cuando el conocimiento que lleváis os ha preparado para servir a la humanidad, no habéis desarrollado vuestros dones espirituales y aún no estáis espiritualizados para vivir en armonía Conmigo y con vosotros mismos. Si no podéis conoceros a vosotros mismos, tampoco podréis conocer a los demás, ni orientarlos con perfección. ¿Cómo queréis ser los guías de la humanidad si antes no habéis aprendido a encauzar vuestros pasos por el camino de la verdad?

5. Al hablaros así, pueblo de Israel, no es que menosprecie vuestro trabajo dentro de mi Obra, es para haceros reconocer que vuestros pasos de espiritualidad no tienen límites, que a cada paso de adelanto alcanzaréis más luz para comprender la grandeza de mi Obra.

6. He dotado al hombre de inteligencia que le permite escudriñar la composición de la Naturaleza y sus manifestaciones y le he permitido contemplar parte del Universo y sentir las manifestaciones de la vida espiritual. Porque mi Doctrina no estanca a los espíritus ni detiene la evolución del hombre, por el contrario, lo liberta y lo ilumina para que analice, razone, investigue y trabaje. Mas lo que el hombre cree como lo más alto de su investigación intelectual, es apenas el principio.

7. Todo ha sido preparado para la evolución del espíritu. Vosotros, preparaos para que enseñéis a la humanidad del mañana a comunicarse Conmigo de espíritu a Espíritu. En este tiempo el mundo se ha confundido a través de sus diferentes ideas y es la Luz de mi Espíritu Santo la que puede iluminarlo, para que al recibir mi inspiración desarrolle los ideales puros que puedan espiritualizarlo para vivir en paz.

8. Mi Doctrina Espiritualista viene a unificar a los hombres en un verdadero entendimiento y en la comprensión de los valores espirituales. Yo soy el centro de unión, la fuente de inspiración para su desenvolvimiento espiritual.

9. A mi Espíritu habéis de venir con vuestras penas, goces y problemas. Yo os doy a cambio de vuestro dolor la alegría de sentiros nobles y dignos de Mí, la oportunidad de que purifiquéis vuestras faltas.

10. Cada hombre será bañado con la Luz de mi Espíritu Santo que lo inspirará en el mundo y todos se unificarán dentro de una misma fuerza, acción y pensamiento; y lo que no ha logrado ninguna religión, lo logrará la inspiración de Dios captada por los hombres. Por eso, en este Tercer Tiempo a todos doy la misma oportunidad para llegar a Mí. Mi Doctrina Espiritualista no establece diferencias.

11. Si por el momento vuestros oídos no me escuchan y vuestros ojos están con una venda de oscuridad, ¡oh, humanidad!, llegará el día en que veréis la Luz del Espíritu Santo y escucharéis mi palabra cual música divina.

12. Israel, reconoced que todos vuestros hermanos son dignos de alcanzar las gracias que vosotros habéis alcanzado. Extended vuestra mano al que veáis confundido, porque bien sabéis que todos tenéis que alcanzar un mismo fin.

A vosotros os he concedido escuchar mi palabra a través del entendimiento humano, mas la verdad de esta manifestación, muchos de vuestros hermanos la negarán y negarán también que os he venido a preparar el camino nuevamente en este tiempo, que estoy derramando mi gracia entre vosotros y que mi Rayo universal descansa sobre el pedestal preparado por mi caridad divina. No podrán comprender cómo mi Divinidad puede manifestarse por medio de una criatura imperfecta, por cuyo entendimiento me comunico con vosotros; en cambio, en sus antiguas prácticas y ritos de sus religiones, en las formas materiales seguirán buscándome. Para Dios que es Omnipotente, ¿acaso es difícil comunicarse a través del entendimiento humano?; ¿acaso sólo queréis sentir la fe en Mí, a través de las imágenes y prácticas rituales?

13. Si creéis en el Padre como Omnipotente, como Creador, como Autoridad Universal que ejerce influencia sobre todos, si creéis que Yo estoy en toda mi Creación, entonces no debéis dudar que haya preparado el entendimiento de mis escogidos para comunicarme por su conducto.

14. Yo me manifiesto en el aire que estáis respirando, en la inmensidad del espacio donde existen los mundos. En el Sol que proyecta sus rayos hacia vuestro planeta. En lo visible y en lo invisible para vosotros.

15. No os levantéis, pueblo escogido, en juicio o en crítica para los demás, extended vuestra mano y estrechad la de vuestros hermanos que me buscan en forma diferente; habladles para que lleven el conocimiento que vosotros tenéis, mas vosotros escuchad mansamente sus razonamientos, para que recibáis también alguna orientación, porque nadie se basta a sí mismo, todos necesitáis de mi sabiduría y de vuestros Semejantes.

16. Como Espiritualistas, debéis relacionaros con amor con vuestros Semejantes, pertenezcan a la religión que fuere, de esta manera testificaréis que habéis sido preparados por Mí y vuestras acciones nobles llegarán a todos los corazones y seréis comprendidos por todos los que razonen sin egoísmo.

17. Pueblo mío, el Espiritualismo carece de formas materiales, no necesita de esas manifestaciones, de esos ritos; mientras lo incomprensible, lo misterioso, se manifieste en vuestros actos no podréis ser el verdadero Espiritualista. La figura, la expresión, la forma, el objeto que necesitabais para impresionaros han quedado apartados, porque mi palabra tiene la suficiente fuerza para que vosotros me reconozcáis y os elevéis hacia la perfección.

18. Después del año 1950, el verdadero Espiritualista habrá comprendido la lección que os he dado y la practicará con el único fin de impartir mi caridad en donde la necesiten.

19. Mañana los hombres estarán capacitados para comprender mejor esta palabra, que ha sido escuchada sólo por muy pocos, y será ampliamente comprendida.

20. No importa que al terminar el año de 1950 mi palabra no haya sido comprendida por todos, con la poca semilla que quede será suficiente para que el fruto se logre en el futuro.

21. Discípulos amados: Sois a semejanza de una estrella. Sois a semejanza de un faro en la inmensidad del mar. Luchad para conservar vuestra vestidura, limpiad vuestro corazón y convertidlo en el Santuario donde la antorcha del Sexto Candelero alumbre día y noche a todo espíritu.

22. Sed como Yo, humildes y mansos de corazón, Amaos los unos a los otros, perdonaos. Sed como un río de agua cristalina, llevad en vuestras manos un solo fruto, mostrad la enseñanza de un solo libro y mostrad una sola barquilla de salvación para la humanidad.

23. Venid a Mí que os estoy esperando, al que pida le daré, el que busque encontrará y al que llame a esta puerta, se le abrirá. Yo os pulimentaré como a las rocas con el cincel de mi palabra, y os bañaré con la Luz de mi Espíritu Santo.

24. ¡Oh, amados discípulos!, apartaos de las tentaciones del mundo, porque he venido a prepararos para que el mañana seáis a imitación de vuestro Maestro.

25. En el último día de mi comunicación entre vosotros a través del entendimiento humano, las mismas piedras llorarán, más a todos haré sentir el ósculo de mi paz, a cada uno reclinaré en mi pecho. Y después, cuando os contemple preparados, entonces desde la nube os diré: “He aquí el desierto, cruzadlo y entregad al mundo lo que os he dado”.

26. ¡Oh, discípulos!, os hablo del mañana y os fortifico para que en el momento de mi partida, no gimáis de dolor, porque no quiero que permanezcáis después tristes, quiero veros enseñando, entregando el agua cristalina de la fuente y dando el fruto en abundancia a esta humanidad.

27. Dad el testimonio, al igual que mis profetas, anunciad que cual Espíritu Santo me encuentro entre vosotros. Ya no me escucharéis a través de los portavoces, mas espiritualmente seguiréis recibiendo eternamente mi enseñanza. Si os espiritualizáis seréis llenos de gozo porque me sentiréis, recibiréis la inspiración y en todas vuestras pruebas veréis que estoy con vosotros. Escucharéis mi voz de Espíritu a espíritu que os alienta a seguir adelante en vuestra lucha y os sentiréis fortificados porque Yo estaré con todos mis hijos.

28. Hoy me manifiesto entre vosotros como Padre, como Hijo y como Espíritu Santo y soy con vosotros por esencia, presencia y potencia.

29. Acercaos multitud, que formáis parte de mi pueblo de Israel, venid a Mí las mujeres que en la Tierra sois las madres que vais a imitación de María; venid a Mí las doncellas, los mancebos, los niños y los ancianos, que Yo os recibo y os doy mi ósculo de paz.

30. Dejad que vuestro espíritu venga a Mí, porque Yo soy el que puede entregarle lo que ha menester. Yo soy el Dador que derramo mi gracia en los espíritus encarnados y desencarnados.

31. Pueblo escogido de Israel, ya no sois los niños porque habéis ido evolucionando dentro de este camino espiritual y habéis adquirido muchos conocimientos a través de vuestras diferentes reencarnaciones. Ahora en este Tercer Tiempo, sois los discípulos del Divino Maestro que estáis aprendiendo las lecciones que, día tras día, he venido entregándoos para que seáis grandes de espíritu, conocedores de lo desconocido para la humanidad. Israel será grande en los tiempos venideros por sus conocimientos, por su reconocimiento de mi Obra, por su unión, por su lucha, por su obediencia, por el amor a mi Divinidad y a sus hermanos. Porque si mi pueblo no llevare esta espiritualidad, el mundo verá mi Obra como una doctrina más en la Tierra.

32. Todo esto acontecerá, si mi pueblo no se prepara a sí mismo, si no me comprende, si no se espiritualiza. Por ello os digo a vosotros: Es el tiempo en que debéis regeneraros y elevaros espiritualmente a través de la práctica de mi Doctrina.

33. Mas no en vano he venido en este Tercer Tiempo a manifestarme entre vosotros con la Luz de mi Espíritu Santo, porque sois los primeros a quienes he venido a lavar y a desmanchar, a forjaros y a doctrinaros para que quedéis preparados para el cumplimiento de vuestra delicada misión y para que os levantéis cual apóstoles, como hermanos mayores de la humanidad, para que seáis como las estrellas del firmamento ante la humanidad y así vuestros hermanos puedan reconocer el cumplimiento de las profecías entregadas por Mí y por conducto de los enviados de los tiempos pasados. Israel, vosotros surgiréis entre los pueblos, entre las naciones para que también ellos se alimenten con el pan de Vida Eterna.

34. A vosotros os estoy preparando como un libro abierto en el cual existe la profecía, mis enseñanzas, la revelación divina y el testimonio de mi presencia. Este libro se abrirá ante aquel que busque este conocimiento, vosotros contestaréis a muchas interrogaciones con la luz y la verdad. No seréis los prevaricadores, defenderéis mi Obra y no dejaréis que el mundo la profane.

35. Esta enseñanza no sólo es para vosotros, porque cuando estéis preparados a imitación de vuestro Maestro, os levantaréis para dar testimonio de Mí con vuestras palabras y obras. Acercaré a los filósofos, a los científicos que se han creído grandes en sus conocimientos, mas vosotros no tengáis temor ante ellos por su ciencia, porque ante mi sabiduría son muy pequeños.

36. Mientras el entendimiento de la humanidad no esté libre de toda ofuscación, ni se despoje de la tiniebla que lleva, no podrá comprenderme ni podrá recibir a mis enviados, a mis apóstoles, ni a los que como maestros se levanten el mañana.

37. Meditad, pueblo de Israel, y despojaos de todo fanatismo, de toda vanidad del materialismo, para que podáis desempeñar a perfección vuestra misión.

38. Si mi pueblo no se levantare a luchar como es mi voluntad, sus pruebas serán muy grandes para hacerle reconocer su error y serán tan fuertes, como fuerte es él, para que sepa reconocer y comprender cuál es su deber.

39. En el cuerpo de cada uno de vosotros, he puesto un átomo de luz que es parte de mi Espíritu y todas esas partículas tienen que volver cuando el tiempo sea llegado, a mi Seno divino.

Los espíritus que han encarnado en el resto de la humanidad son iguales a los vuestros y en ellos hay seres que también me buscan, también ellos se saben elevar hacia mi Espíritu para interrogarme. Otros me buscan para preguntarme el por qué de la conmoción que sufre la humanidad y me dicen: “Padre, ¿por qué no nos escucháis?; ¿por qué no sentimos tu fuerza para no debilitar?; ¿acaso no somos tus hijos?” Así me claman los espíritus, mas ellos no saben que se encuentran purificando, no saben que están viviendo el Tercer Tiempo, no saben que están en el tiempo de la resurrección para encarnados y desencarnados.

Los hombres se han engrandecido con lo que pertenece a este mundo, se han llenado de soberbia y no han dejado que sus espíritus se eleven a Mí.

40. En este tiempo es mi voluntad que todos vengan a Mí, que me busquen en lo espiritual, en donde encontrarán a su Padre.

41. En este tiempo, Israel, sabréis hacer méritos y con vuestro ejemplo enseñaréis a la humanidad a convivir Conmigo.

42. Si os hablo de vuestros errores, es porque para vuestro Señor no hay nada oculto y es menester que os regeneréis para que seáis vasos limpios ante Mí. Yo os he entregado mi palabra y en ella está mi fuerza para que venzáis todas las tentaciones y pruebas.

Os he iluminado para que comprendáis lo que pertenece a vuestro espíritu y lo que pertenece a vuestra vida humana y así podáis cumplir con los mandatos divinos, porque sois mis discípulos a quienes vengo a aleccionar para que vuestro espíritu se eleve cada vez más y ya no caigáis bajo el peso del materialismo, bajo las prácticas rutinarias que habéis llevado dentro de mi Obra. Ya no podéis deteneros ante lo superfluo, porque tenéis la fuerza y el conocimiento necesario para vencer todos los obstáculos. Vosotros debéis de caminar incansablemente hacia adelante.

43. A medida que vayáis penetrando a la limpidez, a la desmaterialización, vuestro culto tendrá que ser más espiritual, vuestras prácticas dentro de mi Obra menos complicadas. Vosotros pusisteis y quitasteis en mi Obra según vuestra voluntad y no supisteis conduciros dentro de la espiritualidad, no preparasteis vuestro corazón para elevarme vuestra oración y sólo verbalmente me elevasteis las oraciones escritas, imitando así a vuestros hermanos. Vuestros ritos, vuestro culto, vuestras tradiciones, eran las mismas que los hombres presentaban ante la humanidad. ¿Y en qué os diferenciabais? ¿Qué os hacía distintos a los demás? Nada, Israel, vosotros materializasteis mi palabra y lo mismo hicisteis con mi Mundo Espiritual; vuestras prácticas descendieron a un materialismo igual al de la humanidad, vuestros símbolos fueron los mismos y también imitasteis su desunión y su lucro dentro de mi Obra.

44. Entonces, ¿cómo podría creer la humanidad en vosotros?; ¿cómo podría reconocerme por vuestro conducto, si presentabais lo mismo que vuestros hermanos? Contemplando que vuestro paso era muy lento y muy materializado, no tuve más tolerancia con vosotros y fue cuando os ordené reuniros y congregaros para sorprenderos con mi palabra terminante y sin más complacencias os ordené que os despojarais de todo materialismo, que depuraseis vuestras prácticas porque eran más materiales que espirituales. Mi Obra es espiritual, mi Obra tiende a elevar al espíritu, a regeneraros en vuestra vida humana para que carne y espíritu lleven una vida elevada. Ya no era mi voluntad que mi pueblo fuera cayendo al abismo y allí llevar mi Obra.

45. Por eso, al recibir mis mandatos hubo confusión en Israel, por su materialismo, mas otros se levantaron con respeto y obediencia ante ese mandato, sus espíritus reconocieron que había llegado la hora del nuevo despertar de Israel, que el Padre lo había sacado de su rutina y de sus antiguas costumbres y le dieron gracias.

46. Todas estas pruebas os han conmovido, pueblo, ya os habíais acostumbrado a la rutina, porque habíais estacionado vuestro entendimiento, vuestro espíritu, en prácticas erróneas.

47. Ya sabéis pueblo, que si no practicáis la enseñanza que os he entregado para cumplir con vuestro deber, entonces de nada habrá servido escucharme; mi voluntad es que al recibir mi palabra la pongáis en práctica, porque el final de mi comunicación a través del entendimiento humano se acerca para vosotros, 1950 en que también dejaréis de escuchar a mi Mundo Espiritual.

48. No es mi voluntad que sintáis por esta causa dolor en vuestro espíritu, Yo os he preparado para que seáis los espíritus fuertes, para que el mañana seáis cual arbustos que darán sombra al caminante cansado y agobiado por el Sol candente.

Tampoco quiero que en el instante de mi partida deis a mi Espíritu el dolor semejante al que me disteis en el Segundo Tiempo, no quiero que volváis a poner en mis hombros la cruz de vuestro pecado, de vuestra desobediencia, de vuestro incumplimiento. Quiero contemplar en Israel la obediencia, el cumplimiento, la regeneración, la espiritualidad, vuestra elevación para comunicaros Conmigo de espíritu a Espíritu.

49. Israel, ya no es el tiempo en que durmáis, tenéis que despertar de lleno para que os dediquéis a despertar a la humanidad, porque a pesar de que mi luz se encuentra iluminando a todo entendimiento, Yo contemplo a mis hijos aletargados, contemplo mi Ley en libros empolvados y vosotros, pueblo escogido, tenéis que guiarle y velar por ella.

50. Sois vosotros los que sin fanatismo hablaréis al mundo de la Doctrina Espiritualista.

51. Practicad la comunicación de espíritu a Espíritu, la cual iréis perfeccionando cada día más, porque así es mi voluntad que os comuniquéis Conmigo, vosotros y la humanidad. A través de esta comunicación iréis recibiendo mis inspiraciones, mis mandatos y Yo recibiré a vuestro espíritu, escucharé vuestra oración y dejaré que vuestros brazos espirituales me estrechen.

52. Cuando hayáis aprendido a comunicaros Conmigo de espíritu a Espíritu, vuestros dones quedarán desarrollados y en vuestras prácticas, esos dones florecerán en grandeza y en espiritualidad. Entonces me buscaréis en lo espiritual y vuestro culto será perfecto.

53. Esta comunicación a través del entendimiento humano no volverá a ser entre vosotros, no quiero que después de mi partida sintáis la orfandad, ni que la muerte os sorprenda, ni que la debilidad sea entre vosotros. Después de 1950 os prepararéis y me buscaréis de espíritu a Espíritu, viviréis en armonía y en paz, entonces recuperaréis el tiempo perdido y alcanzaréis el grado de espiritualidad que os haga acercaros a mi Reino aún viviendo en este planeta, y demostraréis al mundo que vosotros no necesitáis de ritos y ceremonias ni símbolos materiales para elevarme vuestro culto; que vuestra forma de adoración es elevada y espiritual, y que vuestra fe es una antorcha que extiende su flama en los caminos, en los corazones y en el espíritu de los hombres.

54. Ha sido bastante el tiempo de mi comunicación para que vosotros alcancéis ese grado de espiritualidad, que os conducirá a la regeneración y a la elevación de vuestro espíritu.

55. Yo os estoy ayudando a escalar la montaña, Yo os conduzco de la mano hacia esa meta y os he concedido que mi Mundo Espiritual os ayude también, que aumenten vuestra fe, que hagan que vuestros pasos sean firmes para que ya no haya titubeos en vuestro cumplimiento, que ya nada os haga retroceder en el camino que habéis venido andando durante tantos años y siglos. Yo he puesto en vuestra travesía lo necesario para vuestro sustento, y por eso os encontraréis ahora muy cerca de Mí.

56. Va a llegar el instante en que finalice mi comunicación a través del entendimiento humano y entonces os levantaréis a seguir vuestra caminata, porque aquí en la Tierra no está vuestro final ni vuestro descanso. Quiero que estéis debidamente preparados para la lucha que os espera y con los dones que os he entregado seréis los maestros, mis apóstoles y mis testigos. Quiero que seáis como una gran antorcha que lleve mi luz a los diferentes pueblos que forman esta humanidad.

57. Estáis Conmigo gozando de mi paz, escuchando mi enseñanza para que os preparéis, mas no os olvidéis de vuestros hermanos, del mundo que está en caos, apurando un cáliz muy amargo, no olvidéis la confusión que reina en este mundo, no quiero contemplaros insensibles, porque el clamor del mundo tiene que llegar hasta vosotros.

58. Sois los más responsables ante mi Espíritu, porque a vosotros he entregado mi palabra a través del entendimiento humano. Quiero que vuestras prácticas dentro de mi Obra sean más perfectas y espirituales; no está lejano el día en que llevaréis mi Doctrina por todos los lugares preparados por Elías y por mi Mundo Espiritual, porque mi Reino espera a los unos y a los otros y todos tenéis que llegar a Mí, con vuestros méritos y con la humildad en vuestro espíritu.

59. Muchas veces me habéis dicho en lo más profundo de vuestro corazón: “Padre, ¿por qué si tu Obra es tan delicada y tan profunda te has dignado entregarla a hombres tan pecadores e indignos de ella?; ¿por qué has depositado en nuestras manos esta responsabilidad tan grande?; ¿por qué contemplando a este pueblo que Tú llamas Israel, tan torpe e ignorante has depositado toda tu confianza en él?; ¿por qué habiendo pasado por tantas pruebas, tanto fanatismo e idolatría, nos has escogido?” Y os digo, mis hijos: “Porque sois el pueblo que mucho habéis purificado y en medio de vuestras pruebas me habéis reconocido, porque las pruebas os han acercado a Mí y Yo os he mostrado ante las demás naciones como un pueblo escogido y donado, para que por vuestro conducto ellos reciban y conozcan mi Obra para su regeneración y espiritualidad. No os he escogido porque tenga más predilección por vosotros ni porque os ame más que al resto de la humanidad, y no os he hecho poseedores de los dones y gracias, porque seáis más dignos ante vuestro Padre. Si habéis pasado por vuestras purificaciones, es porque también habéis sido el pueblo que más habéis pecado, más errores habéis cometido y os habéis hecho acreedores a mayor restitución”.

60. Interrogad a vuestra Conciencia, pueblo, y contemplad si acaso sois dignos ante Mí, ved si vuestros méritos son grandes para que sean tomados en cuenta por vuestro Padre, recordad vuestro pasado y contemplad si lo que habéis hecho en la travesía por este mundo os hace dignos de que os coloque a mi diestra. Decidme una vez que hayáis contemplado vuestro pasado, si os habéis hecho acreedores a poseer mi gracia, mis dones, mis caridades y mi Ley. “No, -me dice vuestro corazón- ya muchas veces nos habéis dicho que somos el pueblo ingrato, el pueblo que siempre te ha desobedecido”. Y os digo: Os he derramado mi gracia, con el gran deseo en mi Espíritu de que algún día lleguéis a ser el pueblo limpio de pensamiento, que hagáis grandes obras, que alcancéis gran elevación espiritual.

61. Serán los hijos de vuestros hijos los que harán florecer la semilla de la verdad, vosotros la sembraréis primero en los vuestros y entre la humanidad.

62. Israel, después de 1950 todo cambiará para vosotros, vuestras prácticas, vuestros conocimientos serán más adelantados, vuestras obras más espirituales, vuestros pensamientos y vuestra oración más elevados, y penetraréis más a la espiritualidad, porque entonces ya no viviréis dentro del materialismo.

63. Yo estoy haciendo sensible vuestro corazón para que sintáis el dolor de la humanidad, y si ahora a vosotros os estoy entregando mi palabra, mañana seréis vosotros los que tengáis que entregarla al mundo; si la humanidad no ha querido venir a Mí, mañana vosotros iréis a ella y en mi Nombre le entregaréis el Mensaje de Amor que le he dejado como heredad.

64. Grande será vuestra lucha y la faena que tengáis que desempeñar entre esta humanidad, que se encuentra sin fe, sin esperanza, sin Dios, aún teniéndome cerca no me ha sentido y no ha contemplado mi presencia, porque quiere verme a través de su materialismo y como no me ve con los ojos de su espíritu, me rechaza y se olvida de su Padre. El instante va a llegar en que os levantéis como mis apóstoles y con vuestra voz potente y espiritual despertéis a las multitudes y les levantéis a la fe, a la espiritualidad.

65. En este tiempo no son solamente doce corazones de los cuales me valdré después de 1950, para que den testimonio del Maestro, ahora son 144,000 los escogidos, en los cuales he puesto toda mi esperanza y mi confianza para que a través de ellos la humanidad conozca mi Obra.

66. Seréis los fuertes entre la humanidad y cumpliréis vuestra misión hasta el final, más siempre seréis protegidos por mi Espíritu; Yo seré vuestra defensa y espiritualmente os confiaré mi esencia, mi presencia y mi potencia, a medida que sintáis y practiquéis el amor, el Amor espiritual que se manifiesta en toda la Creación.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s