Enseñanza 260

1. Volvéis en este tiempo ante el Maestro para escuchar la nueva lección, para recoger la hoja de mi Doctrina que habíais olvidado y buscar el Libro de mis revelaciones que los hombres os habían ocultado.

2. Yo he venido a abriros un capítulo más del Libro de la Vida, el Sexto Sello, que contiene infinita sabiduría, que es la que os estoy revelando en forma sencilla y comprensible. Esta revelación os esclarece los misterios en los cuales no podíais penetrar.

3. El Sexto Sello se encuentra abierto en plenitud y sus páginas un tras otra, las voy mostrando a vuestros ojos.

4. Cuando ha sido grande vuestra preparación al oírme, siempre habéis alcanzado grandes manifestaciones divinas. Sois los herederos del Libro de la Sabiduría, por lo que si os preparáis, el contenido del Sexto Sello se derramará en vosotros para que seáis el testigo que afirme que la voz que oyó, era mi voz y deis testimonio de ello con vuestras obras.

5. Si el Padre no se diese a conocer a sus hijos, ¿podría esperar de ellos una comprensión y un amor perfecto? Recordad cómo de tiempo en tiempo he manifestado mis lecciones ante vuestro espíritu, cada vez con mayor sencillez.

6. He de deciros que aunque viviendo en el Tiempo del Espíritu Santo, aún no me conocéis en plenitud, no tenéis una idea perfecta de lo que Soy, ni habéis comprendido lo que os he revelado. Pero vuestro amor os llevará al fin de la jornada, alentados por mi palabra de Maestro.

7. Venís caminando por el desierto espiritual, estáis iluminados por la luz de un faro divino. No son las arenas candentes las que están quemando vuestros pies, ni los rayos del Sol hiriendo vuestra sien; no es la escasez de agua y de pan lo que os martiriza y sin embargo la vida que atravesáis, con sus sacrificios, sus necesidades y vicisitudes, también son un desierto por el cual venís caminando lentamente, pero con la firme esperanza de llegar al reino de la paz.

8. Elías es el guía, el que en este tiempo camina delante del pueblo, señalándole el camino y alentándole en la lucha.

9. Esta jornada dejará adelanto y perfeccionamiento en vuestro espíritu, mas reconoced que si en el Primer Tiempo fuisteis párvulos en el Segundo fuisteis discípulos, y en este tiempo estáis recibiendo la preparación para convertiros en maestros. Debéis estar alerta porque los hombres se levantarán a escudriñar mi Obra, a la que algunos juzgarán científica; entonces vosotros la daréis a conocer, como la Doctrina espiritual que transformará el mundo y daréis testimonio de ella con vuestras obras de amor para vuestros hermanos.

10. No es que venga en contra de la ciencia del hombre, ya que ciencia es saber, conocimiento, luz; mi enseñanza está sobre todo conocimiento humano. En mi palabra vengo a hablaros del espíritu, del conocimiento de lo espiritual, de lo divino, del conocimiento de una Vida superior, que está más allá de todo lo que es sustancia y materia. En verdad os digo, que la ciencia que los hombres han desarrollado en beneficio de la humanidad, Yo la bendigo.

11. Este es el tiempo en que se hablará mucho de espíritu y de ciencia. La ciencia no es sólo privilegio de los que se preparan materialmente para estudiarla, porque ella es luz que brota del espíritu, el cual la recibe de Dios.

12. Mi divina enseñanza es una Ciencia superior que os enseña a perfeccionar el espíritu, para ello os he dado el cerebro y el corazón para que ahí pulimentéis vuestra inspiración y vuestros sentimientos.

13. La enseñanza que os estoy dando no tiene límites, es universal, es infinita, en ella encontraréis el verdadero conocimiento de la vida espiritual y de la material.

14. Os encuentro capacitados para comprender mi enseñanza y penetrar en sus secretos. Por medio de la ciencia material habéis llegado a conocer las leyes que rigen la Creación, leyes que están condensadas en vuestro propio cuerpo, y cuando habéis llegado a conocer lo que antes era un misterio para vosotros, os habéis dado cuenta de que os encontráis ante los umbrales del Más Allá, donde habéis palpado el Corazón del Padre, quien trata a cada instante de comunicarse con vosotros. ¿Qué podéis ignorar conociendo mi Doctrina?

15. Por eso os digo que mi enseñanza, os da el Conocimiento superior, que impedirá que vuestro corazón flaquee en presencia de los sabios de este mundo.

16. Para que comprendáis el sentido o el significado de cualquier acontecimiento de la Naturaleza o de vuestra vida, no tendréis que recurrir a los libros de ciencia; os bastará preparar vuestro entendimiento y limpiar vuestro corazón, para que de vuestros labios fluya la inspiración.

17. ¡Es tan grande mi amor hacia vosotros, que siendo tan pequeños os vine a ofrecer mi Reino y descendí hasta vosotros para daros mi sangre!

18. Este pueblo que estoy doctrinando, no será por ello más grande que los demás, pero sí más responsable de lo que en él he depositado y de lo que le he revelado. Vuestra misión consiste en participar a los demás de lo que poseéis y hacerlos iguales a vos, para que habiendo sido el primero en recibir, sepáis ser el último por humildad.

No temáis que los que vienen tras de vosotros alcancen mayores adelantos. Mientras más deis, más crecerá vuestro saber. En cambio, si de lo que habéis recibido del Padre, nada disteis, vuestro espíritu quedará desnudo, vuestro corazón vacío y vuestras manos sin potestad. Habréis perdido el tesoro y se habrá cerrado el libro, vuestra boca enmudecerá para hablar de las lecciones espirituales y perderéis el bálsamo que os he confiado.

19. Vuestra misión entre la humanidad es de paz y de amor, esa misión trajo vuestro espíritu desde el Primer Tiempo. Aquél en que fuisteis los párvulos de mi Ley, en que os tomé como instrumentos para dar lecciones y ejemplos a los hombres de todos los tiempos. En el Segundo fuisteis los discípulos de Cristo, ya que de mis labios oísteis lo que los doce apóstoles escucharon y difundieron para que el pueblo entero fuese testigo. Por eso después de mi partida surgieron muchos discípulos de Cristo y muchos mártires.

20. Pueblo: En este tiempo en que vengo como Espíritu Santo, os dejaré preparados como maestros, dispuestos para la comunicación directa con mi Divinidad.

21. Multitud de criaturas humanas, no van a escucharme a través del entendimiento del hombre, pero recibirán de vosotros mi enseñanza. Ya se acerca el instante en que retenga para siempre esta forma de daros mi palabra en este mundo, y muchos pueblos que no me oyeron, me oirán a través de vosotros. Ahora mi pacto con vosotros no será con mi sangre, sino con mi luz.

22. No tendréis que preguntar a los hombres lo que tenéis que hacer, ni titubear o enmudecer ante sus preguntas. Lleváis interiormente al Maestro que os hablará e inspirará. Vuestra oración llegará a tener fuerza y poder suficiente para hacer prodigios.

23. Mirad cómo el mundo ante sus grandes tribulaciones, medita en las promesas que hizo Cristo en Segundo Tiempo, de volver entre la humanidad, y estudia a los profetas de los primeros tiempos, con la esperanza de que los acontecimientos que rodean esta Era sean el indicio de mi próxima llegada.

24. Si estando dentro de mi Obra, os sintieseis inferiores y despreciables ante vuestros hermanos, os llamarán torpes e ignorantes.

25. Es sólo una forma de expresión la que uso cuando os digo, que me comunico a través de un ignorante; porque un cerebro que deja pasar mi inspiración, revela luz en el espíritu y la luz es sabiduría.

26. Nuevamente os digo: Luchad, porque mientras el espíritu se encuentre en camino de evolución, estará expuesto a las tentaciones. Por eso os enseño y os doy fortaleza, para que venzáis las malas inclinaciones.

Si vuestro espíritu está fuerte, él dará fuerza a la mente y voluntad firme al corazón para vencer los deseos de la carne. Cuando falta luz al hombre, su espíritu no evoluciona, entonces todas las vicisitudes repercuten con fuerza en su corazón y es como una barquilla que naufraga en medio de la tempestad.

27. Cuando el hombre está preparado espiritualmente, es como si llevase una coraza invulnerable contra las asechanzas de la tentación.

28. A vosotros os he revelado estas enseñanzas para que cuando por un instante caigáis o tropecéis en el camino, reconozcáis vuestra falta y busquéis nuevamente el camino de la enmienda.

29. Si os portáis con humildad, vuestro caudal espiritual aumentará en la vida que os espera. Entonces obtendréis la paz, que os dará la sensación más hermosa de vuestra existencia. Y nacerá en vuestro espíritu el anhelo de servir al Padre, siendo un fiel guardián de todo lo creado por Mí, siendo un consuelo para el que sufre y paz para el que no tiene sosiego.

30. No es sólo mi palabra la que os anuncia mi presencia en estos momentos, es vuestro propio espíritu el que me siente profundamente en medio de esta paz que vengo a entregaros.

31. El Maestro es con vosotros. Ante mi mesa celestial se ha sentado vuestro espíritu. En verdad os digo, que en esta mesa no existen lugares de preferencia, todos son iguales porque están dentro de mi caridad.

32. Mi amor se infiltra en vuestro ser para que lleguéis a amar a vuestros Semejantes como os amo Yo y para que en vuestro corazón no existan primeros ni últimos lugares. Si ya os hubierais levantado en pos de las naciones, de las comarcas y las aldeas, encontraríais una humanidad sin amor, sin caridad, encontraríais por todas partes el dolor y la miseria. Doquier encontraríais tierra propicia para sembrar mi simiente.

33. La humanidad siente mi presencia sin saber en qué forma he venido a comunicarme, y en su oración angustiosa me dice, que sólo mi sangre podrá salvarle, que si vengo a darle mi pan no perecerá de hambre y sed de amor, y que sólo mi luz dará solución a sus conflictos. Su voz doliente y desesperada me pregunta: “¿Por qué no venís? ¿Por qué no os acercáis al que os llama e invoca en su dolor?”

34. Ellos no saben que hay quienes me están escuchando día tras día, y recibiendo la presencia de mi Espíritu, que con su gracia convierte a los parias en servidores de la Divinidad.

35. Si supiesen que ya estoy próximo a partir, os juzgarían severamente de ingratos por vuestra indiferencia ante su necesidad de consuelo, de una palabra espiritual, de un rayo de luz.

36. Ahora os preparo para después de mi partida, para que permanezcáis unidos a pesar de las vicisitudes, porque el Verbo seguirá vibrando espiritualmente en vosotros, porque seguiré revelando grandes inspiraciones.

Cuando os reunáis a conversar sobre manifestaciones espirituales, recibiréis de Mí inspiraciones divinas y sentiréis en esos instantes el calor del Maestro y el dulce peso de su mano que se posa en vuestra cabeza. Entonces os parecerá escuchar una grata y querida voz que os dará mi paz.

37. Yo os doy una gota de bálsamo, para que cuando seáis perseguidos, hagáis prodigios de curación entre la humanidad, porque en las grandes epidemias, cuando surjan las enfermedades extrañas y desconocidas para la ciencia, se manifestará la potestad de mis discípulos.

38. Os confío una llave con la cual abriréis el cerrojo más enmohecido, o sea el más reacio corazón y abriréis aun las puertas del presidio para dar libertad al inocente y salvar al culpable. Caminaréis siempre con paz y confianza en Mí, porque doquier que vayáis estaréis protegidos por mis ángeles. Ellos se unirán a vuestro cumplimiento y os acompañarán a los hogares, hospitales, presidios, campos de discordia y de guerra, doquier que fueseis a depositar mi semilla.

39. Entonces brillará con fuerza la luz del Sexto Sello, que será como una antorcha universal cuyos rayos serán vistos por todos y el nombre de mi Doctrina surgirá entre la humanidad.

40. Este jirón de Tierra donde en este tiempo me he manifestado, será un reflejo de la Nueva Jerusalén, la cual abrirá sus doce puertas para dar acceso a los forasteros que en caravanas llegarán preguntando: “¿En dónde estuvo el Maestro en este tiempo?”; a pedir testimonio de los milagros que hizo y las pruebas que dio, a estudiar su palabra y observar a los que fueron sus discípulos. Muchos traerán las Escrituras con las profecías de los tiempos pasados para confirmar si en verdad estuve entre vosotros.

41. De mis discípulos, unos permanecerán donde ahora están, pero otros tendrán que levantarse en busca de otras tierras y ellos en su camino de apóstoles y misioneros contemplarán los campos de batalla donde el exterminio y la muerte han dejado la huella de su paso. Verán las ciudades muertas, los escombros y la miseria. Entonces será la lucha por volver los muertos a la vida de la fe, de la luz, del amor. Mas si los hombres dudasen de la veracidad de mis labriegos, Yo haré milagros por su conducto, y los increyentes se convertirán, llorarán y sobre el corazón de estos enviados desahogarán su dolor las multitudes.

42. No sabéis ante quiénes seréis entonces llamados y recibidos, pero doquiera que vayáis y ante quienes os presente, hablaréis siempre revestidos de humildad y mansedumbre. Explicaréis la Ley, las revelaciones y enseñanzas de los tiempos pasados, y lo que en este tiempo ha sido revelado por el Espíritu Santo. Hablaréis en sentido figurado, pero sabréis explicar mis metáforas y parábolas, para que los hombres comprendan, los niños despierten y los ancianos no quebranten su entendimiento.

43. Los que se conviertan a esta palabra se unirán a los labriegos y se levantarán conquistando corazones y espíritus para Mí.

44. La lucha será intensa pero fructífera, porque antes el dolor habrá fecundado los corazones.

45. He aquí los cambios que se verificarán por causa de mi Doctrina:

46. El poder material quedará aniquilado, la ciencia confundida, la soberbia humillada y las pasiones retenidas.

47. El espíritu de la humanidad que ya se encuentra desarrollado por su evolución, pronto comprenderá y asimilará las revelaciones de mi Doctrina. Detrás del materialismo, de los intereses y las vanidades, existe el espíritu que está en espera de mi llegada.

48. Procurad que la semilla que vais a sembrar sea pura como Yo os la he confiado.

49. Encontraréis hombres que piensan diferente de vosotros, que sienten y viven en forma distinta y que además, sus costumbres, sus condiciones, sus leyes, sus doctrinas y sus ritos, tienen raíces muy profundas en su corazón.

50. Seréis testigos de las luchas de ideas y doctrinas, unas apegándose en parte a mi Ley, otras apartándose por completo de estos principios, Yo permitiré que se enfrenten unas a otras y luchen.

51. En esta contienda veréis a las grandes religiones usar más de la fuerza y la injusticia que del amor y la caridad. Veréis sus ambiciones por absorber a los débiles.

52. La derrota será en todos porque la verdad tiene sus propias armas para defenderse que están dentro de la misma verdad. Y cuando de los hombres surja esta pregunta: “¿En dónde está la verdad?” Responderéis vosotros: En el AMOR.

53. Discípulos: Es grande vuestro regocijo porque aún tenéis mi palabra entre vosotros, esta palabra que os ha dado vida, que os ha sostenido en las horas de prueba y que os ha alimentado, al contacto de la cual habéis visto cerrarse vuestras heridas y transformarse vuestra vida.

54. ¡Cuántas ambiciones materiales murieron en vuestro corazón, con gran regocijo de vuestro espíritu que vio la ocasión de aprovechar la vida haciendo obras buenas con simiente espiritual! Volvéis vuestros ojos al pasado juzgando cómo fuisteis ayer y cómo sois ahora, advertís el progreso espiritual que habéis tenido y me dais gracias desde lo más profundo de vuestro ser.

55. Cuando habéis faltado os he corregido con dulzura sin delataros ante los demás, porque no quiero que el mundo vea defectos entre vosotros y os corrija, el mundo es cruel, y en su justicia no existe misericordia.

56. Dejad que mi Mundo Espiritual os corrija, ellos son vuestros mejores amigos, son vuestros hermanos en el amor, los que no publican sus obras de caridad. ¡De cuántos abismos y peligros os han salvado, de cuántas malas determinaciones os han hecho desistir; cuántas veces han sellado vuestros labios para que la violencia de vuestro corazón no se desbordara en palabras que podrían ser una sentencia para vosotros mismos!

Cuando habéis fracasado en una mala empresa que creíais buena, ellos os han trazado luego el buen camino. Son incansables a vuestro lado como enfermeros y como protectores. Ellos también dejarán de comunicarse cuando Yo cese de hablaros, pero no os olvidéis de esos seres todo caridad porque estarán muy cerca de vosotros y os seguirán prestando su ayuda.

57. No porque Yo deje de hablaros y mi Mundo Espiritual también, mi Obra habrá terminado; por el contrario, se iniciará el tiempo de la comunicación perfecta con el Padre en la que escucharéis su voz espiritualmente.

58. No se oirá mi palabra como la oyó Moisés en el Sinaí, materializada en el estruendo de la tempestad, ni humanizada como en el Segundo Tiempo en labios de Jesús, ni tampoco a través de portavoces humanos como la habéis escuchado del Espíritu Santo en este tiempo. Todo el que se prepare alcanzará la comunicación de espíritu a Espíritu, que no será privilegio sólo de algunos.

59. Es lo más natural que los espíritus sepan comunicarse y conozcan el lenguaje del Espíritu del cual brotaron.

60. La espiritualidad traerá el despertar de los dones o facultades adormecidas y la sensibilidad de todas las fibras del corazón.

61. Mi presencia será palpable. Cuando habléis de mi Obra, estaréis inspirados por Mí y hablaréis con frases de inmensa sabiduría que sorprendan aun a los hombres de mucho saber. Los que lleguen a alcanzar gran adelanto en esta comunicación, recibirán no sólo palabras, frases o ideas, sino Cátedras llenas de perfección. Vuestras manos podrán ser como las de las Plumas de Oro escribiendo, como la de Juan el apóstol bajo la inspiración del Espíritu Santo.

62. Cuando os encontréis rodeados de increyentes, de escribas y sacerdotes y os sintáis llenos de mi Espíritu, no digáis a nadie que es el Padre el que habla por vuestra boca, pero Yo estaré hablando a la humanidad a través de vosotros. En esta comunicación tendréis vuestros ojos abiertos, y vuestro espíritu extasiado, maravillándose de lo que los labios estén revelando en ese instante.

63. El don de la profecía por medio de la videncia se desatará también y os descubrirá misterios no revelados y os dejará ver el futuro. Pero el vidente no será nunca juez o delator de sus hermanos.

64. Esa será la comunicación de espíritu a Espíritu bajo algunas formas, por lo que vuelvo a deciros que en 1950, cuando cese mi palabra entre vosotros, mi Obra no habrá concluido. Seguirá su destino, su misión en todo el Universo.

65. Os prepararéis y siempre que os encontréis reunidos ya sea en estos recintos, en vuestros hogares o en los valles, allí, en esas reuniones, sentiréis espiritualmente mi presencia.

66. Pero velad, porque surgirán también los falsos discípulos, pregonando que se comunican directamente con el Padre, e irán transmitiendo falsas órdenes e inspiraciones. Yo os he enseñado a distinguir la verdad de la impostura, a conocer el árbol por su fruto.

67. Yo probaré a unos y otros y veréis a los verdaderos discípulos salir avante por la fe y a los falsos caer por su debilidad.

68. Cuando me encuentre entregando mi última Cátedra, veréis tristes a los que no aprovecharon mis enseñanzas y en los que comprendan el sentido de mi partida veré satisfacción por su adelanto.

69. Os dejaré como escala para llegar a Mí: La oración; no aquella que pronuncian los labios, ni las que decís con cánticos, sino aquella que está impregnada de pensamientos puros y nobles sentimientos.

70. Si llegaseis a ser combatidos por estas actividades, no temáis; si sois juzgados porque no os postráis delante de altares e imágenes, tampoco temáis, llegará vuestro instante de hablar y convenceréis con la verdad. Mostraréis que vuestro culto no es público ni ostentoso, sino interior y espiritual. Buscarán errores en todo esto los hombres y no los encontrarán.

71. Sed firmes y veréis a los idólatras reconociendo su error y destruyendo con sus propias manos sus ídolos.

72. En verdad os digo, que antes pasarán los cielos y la Tierra, que dejar de cumplirse mi palabra.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s