Archivos en la Categoría: Tomo 01 – LVV: 001 al 028

Enseñanza 021

1. Habéis olvidado la forma de orar que os enseñé en el Segundo Tiempo y he venido a recordárosla.

2. La oración debe ser para vosotros algo más grande y poderoso que repetir las palabras aprendidas de memoria con las que nada alcanzáis si no tenéis elevación espiritual.

3. No acostumbréis orar únicamente con palabras, orad con el espíritu. También os digo: Bendecid con la oración, enviad pensamientos de luz a vuestros hermanos, no pidáis nada para vosotros, recordad que quien se ocupe de lo mío, siempre me tendrá velando por él. Leer Más

Enseñanza 020

1. El Libro de mi palabra es el Libro del divino y verdadero amor, en el encontraréis la Verdad inmutable. Acudid a él y encontraréis la sabiduría que os ayude a evolucionar y alcanzar la paz en la eternidad. Faltará quien altere o modifique su esencia e infringirá gravemente mi Ley, quien quitare o agregare una sola palabra que sea desacorde con mi Doctrina perfecta.

2. Conservad esta palabra con su original pureza, porque ella es la más bella heredad que dejaré al hombre. Escribid mi enseñanza y hacedla conocer a vuestros hermanos, conservadla fielmente, porque vosotros sois responsables de esta heredad.

3. Mañana el hombre encontrará en ella la esencia de mi Revelación, la cual os conducirá con la luz de sus enseñanzas por el camino de la verdad. Leer Más

Enseñanza 019

1. Humanidad: Sosegad vuestra mente agitada por las vicisitudes y azares de la vida.

2. ¡Cuánto lucháis tratando de libraros de la oscuridad en que vivís, a pesar de encontraros en pleno Tiempo de la Luz! Grande es vuestra lucha y por eso venís cansados; os he llamado precisamente para que descanséis unos instantes, porque tendréis que proseguir en el cumplimiento de vuestra misión que apenas habéis principiado.

3. De tiempo en tiempo he venido descorriendo los velos de mi Arcano de acuerdo con vuestra evolución, porque sólo quien recorra este camino podrá llegar a Mí. Leer Más

Enseñanza 018

1. Humanidad: Sosegad vuestra mente agitada por las vicisitudes y azares de la vida.

2. ¡Cuánto lucháis tratando de libraros de la oscuridad en que vivís, a pesar de encontraros en pleno Tiempo de la Luz! Grande es vuestra lucha y por eso venís cansados; os he llamado precisamente para que descanséis unos instantes, porque tendréis que proseguir en el cumplimiento de vuestra misión que apenas habéis principiado.

3. De tiempo en tiempo he venido descorriendo los velos de mi Arcano de acuerdo con vuestra evolución, porque sólo quien recorra este camino podrá llegar a Mí. Leer Más

Enseñanza 017

1. Humanidad muy amada: Aquí tenéis un mensaje más del Divino Maestro, el cual os hará dar un paso adelante en la comprensión de mis enseñanzas, porque no debéis deteneros en el sendero de vuestro progreso espiritual.

2. No vengo a formar hábitos de estancamiento o retroceso en vosotros. Yo siempre os conduzco al camino de evolución.

3. Mi palabra os trae mensajes variados, todos de exquisito sabor espiritual. Leer Más

Enseñanza 016

1. La paz del espíritu y del corazón, sea en todos los que me amen.

2. Recibid en este día mi caricia espiritual, oh, multitudes; os doy la bienvenida y os lleno de gracia.

3. Oíd, discípulos: Daos cuenta de que un átomo de mi presencia está manifestándose entre vosotros. Una vibración de la Potencia divina os está doctrinando. Un efluvio de su Esencia universal os está iluminando.

No ha existido tiempo alguno en el cual la manifestación de Dios no haya sido. En todos los tiempos, en todas las Edades fue, es y será esa Vibración divina. En el curso de los tiempos no he dejado de entregaros la caridad de mi amor, porque en mi Espíritu como en la Creación, toda vibra, todo es actividad y vida, y los acontecimientos de este mundo, son eco y reflejo de la vida espiritual. Leer Más

Enseñanza 015

1. En esta alba de conmemoración os pregunto: ¿Qué habéis hecho de la Ley, que por conducto de Moisés envié a la humanidad? ¿Acaso esos mandamientos fueron dados solamente para los hombres de aquel tiempo?

2. En verdad os digo, que aquella bendita simiente no está en el corazón de los hombres, porque no me aman ni se Aman los unos a los otros; no honran a sus padres ni respetan lo ajeno y sí, en cambio, se quitan la vida, adulteran y se causan deshonra.

3. ¿No escucháis en todos los labios la mentira? ¿No os habéis dado cuenta de cómo un pueblo le roba la paz a otros pueblos? Y sin embargo, la humanidad dice conocer mi Ley; ¿qué sería de los hombres si olvidasen por completo mis mandatos? Leer Más

« Entradas Anteriores Últimas entradas »