Enseñanza 333

1. Venid a Mí si estáis cansados. En mi palabra encontraréis, bálsamo, consuelo y caricia. Después de escuchar mi lección, Yo os aseguro que os sentiréis fortalecidos para emprender con fe la jornada que os lleve a conquistar mi Reino.

2. Son los instantes en que muchos corazones llegan en busca de mi manifestación, cuando doy prueba de mi presencia haciéndoles sentir mi Espíritu muy próximo al suyo, sorprendiéndoles con la perspicacia de mi mirada al leer en cada uno de ellos su pasado, sus cuitas, sus peticiones y necesidades.

3. Muchos de ellos con sólo escucharme han creído, porque han encontrado en mi palabra la verdad, sin embargo, otros muchos han dudado a pesar de manifestarme ante ellos con tanta claridad. A estos corazones Yo pregunto en este instante: ¿Cuál es la prueba que necesitáis para creer en Mí? Y ellos me responden: “¡Que nos concedas lo que cada quién está deseando!”

4. ¡Ah, humanidad! ¿Qué sería de vosotros si sólo hiciese lo que deseáis? Sin embargo, he de concederos algo de lo que pedís, para probaros que a quién habéis escuchado a través de estas manifestaciones ha sido vuestro Maestro.

5. ¿Es preciso que obre milagros y realice prodigios para que mi Obra, apareciendo ante vuestros ojos como sobrenatural, la llaméis maravillosa y verdadera? O, ¿basta que os hable con sencillez, que haga llegar mi esencia a vuestro espíritu y os haga sentir mi presencia en lo más tierno de vuestro corazón?

6. Yo puedo daros cuanto me pidáis; pero sólo debo daros aquello que verdaderamente sea en bien de vuestro espíritu.

7. Aprended a orar y a meditar a la vez, para que surja en cada uno de vosotros el conocimiento y la comprensión. Sólo el que sabe no duda ni desconfía. La duda proviene de la ignorancia. ¿Veis por qué no he querido realizar ante vuestros ojos esas obras que llamáis maravillosas? Porque con ellas sólo lograría que creyeseis en que Yo las había hecho, pero vuestra ignorancia seguiría siendo la misma. Yo he preferido ofreceros el milagro oculto en la esencia de mi palabra para que buscándolo, halléis sabiduría, luz, conocimiento, revelación y verdad, porque entonces se disiparán todas las incertidumbres y las dudas.

8. Comprended ahora por qué en este Tercer Tiempo, sólo he querido llamaros para que escuchaseis mi palabra, sabiendo que en ella se encierra cuanto vuestro espíritu y corazón puedan anhelar o necesitar.

9. No seáis malos discípulos ante mi enseñanza. Sed sensatos y comprensivos para que vuestro juicio sea justo.

10. Sois testigos de esta palabra, para que cuando seáis llamados a responder de ella no vayáis a enmudecer.

11. ¡Os aseguro que si os proponéis penetrar con interés y con amor al sentido de estas enseñanzas, tendréis que descubrir a cada paso verdaderas maravillas y prodigios de sabiduría espiritual, de amor perfecto y de justicia divina, pero si miráis con indiferencia estas revelaciones, tendréis que ignorar cuanto ellas encierran!

12. No paséis delante de mi manifestación como muchos pasáis ante la vida: Viendo sin mirar, oyendo sin escuchar y pensando sin entender.

13. Los hombres de la Tierra son testigos de cuantas maravillas y bienes he depositado en ella; pero sólo saben estimar sus tesoros y descubrir sus secretos quienes se interesan por saber, por penetrar y por elevarse. Esos son los que se recrean descubriendo a cada paso nuevas manifestaciones de poder, sabiduría y bondad divinas.

14. Os vuelvo a decir, que Yo no vine en este Tercer Tiempo a realizar el milagro inexplicable o el prodigio exterior para impresionaros o sorprenderos, sino a traeros una palabra sencilla en su forma, pero profunda en su contenido, para que sea estudiada ante la luz de la Conciencia. En ello os doy una prueba más de mi verdad, porque debéis tener presente que en aquel Segundo Tiempo previne a la humanidad, anunciándole que en el mundo surgirían falsos profetas haciendo prodigios para enseñar a los hombres, haciéndoles creer que soy Yo.

15. Yo no he traído esa clase de milagros, ni he venido a obligar a nadie a creer en esta palabra, ni he tratado de sembrar temor si no me seguís. Sólo he venido a cumplir una promesa hecha a los hombres, de enviar el Espíritu de Verdad a explicarles todo aquello que no hubiesen comprendido bien o hubiesen interpretado mal.

16. Aquí tenéis mi palabra prometida. Bienaventurados quienes sepan penetrar en su interior, porque de cierto os digo, que ahí encontrarán mi divina presencia.

17. Soy incansable hablándoos de vuestra misión. Unos me hacéis presente con regocijo vuestra obediencia, otros entristecidos me presentáis las pruebas por las que habéis pasado y Yo deposito en vosotros mi fortaleza. Sed fuertes, y os digo, las pruebas pasarán, esperad y recibiréis, luchad y triunfaréis.

18. Me he derramado en vuestro espíritu para que llevéis el Mensaje a la humanidad, ella espera a mis escogidos. Yo os prepararé con mi palabra y vuestro espíritu siempre estará iluminado. Cuando vuestros pensamientos y espíritu estén en armonía con vuestra Conciencia, os habréis unificado y la espiritualidad será en vosotros, seréis el espejo de la humanidad y como el buen discípulo, seréis difundiendo mi enseñanza.

19. Trabajad, pueblo amado, mas el galardón, Yo lo tengo preparado en mi Mansión divina, allí los ángeles os darán la bienvenida.

20. He depositado en vosotros un tesoro de valor incalculable, los unos os sentiréis indignos de mi caridad, mas os digo: Sois mi obra más preciada. Practicad mis enseñanzas y veréis que vuestras obras serán luminosas, en ellas estará la verdad. Ahora sois como párvulos, después seréis los discípulos; mas mi enseñanza no tiene límite, porque siempre en vuestro espíritu estará irradiando la Luz de mi Espíritu Santo. Yo soy el Camino, la Luz y todo el que viene a Mí, halla la paz y la conformidad en su vida.

21. Vosotros, los que estáis bajo la sombra del árbol corpulento, que es mi enseñanza, sois los indicados para velar por él para cultivarlo y hacer que cada día se extiendan más sus ramas, para que den abrigo al caminante que cansado se acerque a recibir su sombra. Si queréis que los frutos de este árbol que es mi divina Palabra, se multipliquen, debéis encontraros preparados, y entonces veréis que sus ramas se seguirán extendiendo para que vengan las multitudes y se alimenten con sus frutos.

22. Os hablo en sentido figurado para que analicéis y comprendáis mis enseñanzas. Mi Luz divina os inspirará para que habléis a vuestros hermanos y les deis testimonio de mi manifestación como Espíritu Santo. Trabajad con mayor ahínco y preparaos más y más para estar espiritualizados.

23. Del Maestro venís a escuchar y a aprender, pero más tarde vosotros daréis la enseñanza que os he entregado; porque los corazones siguen siendo las rocas endurecidas y los espíritus siguen en tiniebla y es menester luchar para romper sus cadenas y libertarlos, es necesario levantar a los muertos y convertir a los que han delinquido.

24. Esta es vuestra misión, pueblo amado, no os sintáis débiles, ni digáis después de 1950 que vuestro trabajo ha terminado; no queráis descansar, porque mucho tenéis que trabajar para que mi luz ilumine a toda la humanidad.

25. Mi presencia ha sido entre vosotros, para que al escuchar mi palabra a través del entendimiento humano, quedéis preparados para el cumplimiento de vuestra misión; para que la humanidad, al recibir nuevamente por vuestro conducto mis enseñanzas, penetre a la espiritualidad.

26. Sois mis parvulitos a quienes entrego cada día una lección más, una página más de aquel Libro de la Vida que los videntes contemplan, cada vez que os hablo de la Vida Verdadera.

27. He concedido que mis Plumas de Oro graben mi palabra que os he dado en este Tercer Tiempo, con la cual se formará el Tercer Testamento, el cual llegará más tarde a las manos del hombre. En el mañana las nuevas generaciones lo estudiarán y sabrán conducirse dentro de la moral, sabrán espiritualizarse y sentirán que el Padre está con ellos. Yo confiaré guardianes y consejeros que estén a la diestra y custodia de la humanidad.

28. Pueblo amado: Vos sois el discípulo a quien he venido preparando desde el principio de mi comunicación, para que después de concluida la etapa de mi palabra podáis sentirme en vuestro espíritu.

29. El año de 1950 ha llegado a su plenitud. Es el año marcado por mi voluntad como el último de mi comunicación a través de la mente y de los labios de estos portavoces. Es el año mil veces mencionado en mi palabra para que ninguna congregación ignorase el día postrero de mi manifestación.

30. La palabra que tanto bálsamo ha derramado en vuestras heridas, vais a dejarla de escuchar. La voz que ha sido vuestro recreo espiritual y vuestro consuelo, está próxima a cesar, pero no vais a mostrar ni por un instante inconformidad, más bien reconoceréis humildemente que si fue mi voluntad enviaros por un tiempo esta luz, también por mi voluntad tendrá su término.

31. No digáis que os parece breve el tiempo en que me he manifestado en palabra entre vosotros, porque a Mí no debéis atribuirme imperfección alguna en mis determinaciones. ¿Acaso creéis que ignoraba que al llegar el año de 1950 ibais a estar impreparados? No, discípulos, todo lo sabía, sin embargo fue mi voluntad señalar este año como el último y este designio debéis tomarlo como perfecto.

32. En aquel Segundo Tiempo también con anticipación estuve anunciando mi partida a mis apóstoles, a pesar de que sabía que aún estaban débiles; prueba de ello fue que uno de ellos dudó de mi Divinidad y se sintió defraudado en sus ambiciones materiales, y al comprobar que los tesoros que Yo venía prometiendo no eran de este mundo, optó por entregarme a los enemigos de mi Doctrina, cegado por el pago con que habrían de retribuir su servicio.

33. Ved si no había aún tinieblas en aquel corazón que puso precio a la vida de su Maestro.

34. Luego, cuando fui tomado por aquella turba para comparecer ante sacerdotes y gobernantes, vi cómo la confusión y el desconcierto se apoderaron del resto de mis discípulos, quienes presas de temor huyeron a ocultarse. Cuando Pedro fue descubierto como uno de los que me acompañaban, me negó, jurando no haberme visto nunca.

35. Todas estas fueron pruebas de que al tiempo de mi partida los discípulos no habían alcanzado su madurez.

36. Es que aquellos tres años que duró mi predicación fueron marcados para entregar a la humanidad un divino Mensaje, mas no porque en el mismo término tuviesen los discípulos que alcanzar la máxima elevación y perfeccionamiento.

37. Aquellos tres años fueron de preparación para el tiempo de lucha que vendría después de mi partida.

38. Mi sacrificio se consumó, mas sabiendo que aquellos corazones me necesitaban más que nunca, porque en su interior se había desatado una tempestad de dudas, sufrimientos, confusiones y temores, presto me acerqué a ellos para darles una prueba más de mi infinita caridad. En mi amor y piedad por aquellos párvulos de mi palabra, me humanicé tomando la forma o imagen del cuerpo que llevé en el mundo y me dejé ver y me hice oír, y con mis palabras encendí de nuevo la fe en aquellos decaídos espíritus. Era una nueva lección, una nueva forma de comunicarme con quienes me habían acompañado en la Tierra y se sintieron fortalecidos, inspirados, transfigurados por la fe y el conocimiento en mi verdad.

39. A pesar de aquellas pruebas, de las que eran testigos todos, hubo uno que con obstinación negaba mis manifestaciones y pruebas que espiritualmente venía a dar a mis discípulos y fue menester permitirle que palpara hasta con sus sentidos materiales mi presencia espiritual para que pudiese creer.

40. Pero no solamente entre los discípulos que más cerca de Mí estuvieron se suscitó aquella duda; no, también entre las multitudes, en los poblados, en las ciudades y en las aldeas, entre los que habían recibido pruebas de mi poder y por esas obras me seguían, surgió la confusión, la interrogación angustiosa, la sorpresa, el no saberse explicar, por qué todo había terminado en aquella forma.

41. Yo tuve caridad de todos y así como a mis más cercanos discípulos les di pruebas de no haberme apartado de ellos aunque ya no les acompañase en cuanto hombre en la Tierra, a cada corazón, en cada hogar o familia y en cada pueblo, me manifesté ante los corazones que creían en Mí, haciéndoles sentir mi presencia espiritual en multitud de formas. Entonces comenzó la lucha de aquel pueblo de cristianos que necesitaron perder en la Tierra a su Maestro, para levantarse a predicar la verdad que Él les había revelado. Todos conocéis sus grandes obras.

42. Vosotros también tendréis que perder esta comunicación para poderos levantar a dar testimonio de mi palabra. Mas antes de levantaros me manifestaré de Espíritu a espíritu con mi pueblo para apartarle sus dudas, para corregirle sus errores y librarle de sus confusiones, porque os vuelvo a decir, que cuando Yo haga cesar mi palabra, tampoco vosotros estaréis preparados, por lo que habrá traidores, habrá quienes me nieguen y quienes pongan en duda mi comunicación de Espíritu a espíritu. Mas Yo os inspiraré y os daré nuevas pruebas de mi verdad para que también os levantéis plenos de amor, de fe y espiritualidad a la lucha que os espera.

43. Escuchad mi voz, pueblo, ella desciende a llenaros de valor y de ánimo para la lucha que pronto habréis de emprender. El camino os espera, la etapa de vuestro cumplimiento se aproxima y necesitáis estar fuertes.

44. Mi palabra, grabada desde ahora en vuestro espíritu, será vuestra guía, ella os conducirá paso a paso hasta la meta feliz que os he trazado, para que lleguéis a morar en la luz por una eternidad.

45. Cada uno de los que me han oído y aprendido la divina enseñanza, será un mensajero de mi palabra en el sendero. Su corazón será una alforja llena de bendiciones para derramarse en sus hermanos necesitados de salud, de paz, de consuelo.

46. Cruzarán mis discípulos las grandes extensiones en pos de ciudades y pueblos, donde sin saber, muchos corazones les esperan. Ya una vez en el camino de vuestra misión, no tendréis a nadie que preguntar si vais por la verdadera senda o si os habéis desviado, porque la Conciencia os iluminará y mi palabra os instruirá en todo lo que deberéis hacer.

47. La caridad con que tratéis a vuestros hermanos, será premiada por Mí con prodigios y obras que conmuevan el corazón más duro y frío.

48. Ahora podréis explicaros por qué desde hace tiempo os encontráis sujetos a una purificación, porque es indispensable que quienes van a hablar de pureza, lleven limpidez en su corazón, y lleven paz los que van a sembrar de paz y de concordia los hogares.

49. Mi palabra os llena de fortaleza, porque ya es tiempo de que vosotros surjáis en la Tierra como emisarios y apóstoles de la espiritualidad; la humanidad está horrorizada por la guerra, el hambre y la perversidad.

50. No deberá faltaros la presencia de ánimo cuando os enfrentéis al dolor, a la miseria y a la muerte, porque será precisamente ahí donde brille la luz que lleváis, iluminando la vida de vuestros hermanos.

51. Dichoso este pueblo porque en él se cumplirán las profecías de los tiempos pasados, en que fue dicho que surgiría en la Tierra el pueblo de Dios, y bienaventurados quienes lo sepan reconocer y lo reciban, porque ellos quedarán unidos a mi pueblo.

52. Nada es imposible a mi poder, por lo tanto Yo os moveré de un punto a otro, os conduciré y os haré llegar a donde vuestra presencia sea necesaria, porque en cada hijo de este pueblo enviaré un consuelo a los que sufren, a los que hace mucho tiempo están esperando el advenimiento de la justicia y de la paz en la Tierra.

53. Cuando mi pueblo llegue a las naciones y se aproxime a sus hermanos, se sentirá sorprendido al encontrar cierta preparación o disposición en los hombres para comprender esta Doctrina. Esto se debe a la evolución natural que cada criatura ha alcanzado y a la vibración incesante de mi Espíritu sobre toda la humanidad.

54. De los hombres de ahora, faltos de espiritualidad y de amor, haré brotar a las generaciones tantas veces profetizadas por mi palabra; pero antes voy a preparar a estos pueblos que hoy se desconocen, se hacen la guerra y se destruyen y cuando la acción de mi justicia haya pasado sobre todos y la mala hierba haya sido arrancada de raíz, una nueva humanidad comenzará a surgir, sin que en su sangre lleve ya la semilla de la discordia, del odio o de la envidia, porque la sangre de sus padres se purificó en el crisol del dolor y del arrepentimiento y Yo les recibiré y les diré: Pedid, pedid que se os dará, como os dije en el Segundo Tiempo, mas ahora añado: Sabed pedir.

55. Cuán pocos han sido los que verdaderamente han sabido pedir. Vosotros mismos que estáis escuchando esta palabra, muchas veces no sabéis cómo pedir ni qué pedir. Mas en mi caridad por vosotros siempre voy adelante y os doy más de lo que necesitáis, aunque no siempre sea lo que habéis solicitado, porque sólo Yo sé lo que más conviene a cada quién.

56. Vosotros pedís para ahora mismo, Yo os doy para el futuro. Vosotros pensáis en vuestro mejoramiento material, Yo pienso en vuestro perfeccionamiento espiritual. No sólo os digo, que sea más importante el espíritu que la materia, sino que ésta siempre estará en un segundo término. Todo aquello que no atañe al espíritu, os es dado por añadidura.

57. Yo todo os lo doy y, ¿qué os pido en cambio? Sólo que cumpláis con vuestra misión, tomando con amor lo que os he concedido, comprendiendo que ello será suficiente en demasía para alcanzar la meta a donde debéis llegar.

58. Os estoy hablando como Padre, no como Juez, aunque mi palabra en sí lleve justicia, porque ahora es cuando debéis trabajar con vuestro pensamiento, procurando mejoraros moral y espiritualmente.

59. Vuestra labor ha comenzando hoy, no esperéis mañana para iniciar la jornada, porque podrá ser tarde, ya que a cada quien le ha sido fijado un corto tiempo en la Tierra para aprovecharlo en beneficio del espíritu.

60. Os estoy llamando hijos de la luz, porque el conocimiento de mi Doctrina os está dando la comprensión sobre la vida en general, por lo tanto, nadie espere llegar al trance final de su existencia en la Tierra con las manos vacías y confiando en una tregua o en una nueva oportunidad, porque nada hará variar mi justicia.

61. Si sabéis comprender mi Doctrina, ella os ofrecerá muchas satisfacciones, muchas oportunidades de poderos elevar. Aprended a orar antes de tomar cualquier determinación, porque la oración es la forma perfecta de pedir a vuestro Padre, ya que enmedio de ella estaréis demandando luz y fortaleza para salir avante en la lucha.

62. Al orar, pronto llegará a vuestro entendimiento la iluminación que os permita distinguir con claridad el bien del mal, lo conveniente y lo que no debéis hacer, y ello será la prueba más palpable de que supisteis prepararos para escuchar la voz de la Conciencia.

63. Mi Doctrina llega al corazón del hombre en este Tercer Tiempo, para enseñarle la forma de lograr la comunicación perfecta con Dios y la comunión interior con la Conciencia, como una prueba de que vuestro espíritu ha alcanzado un grado de evolución y capacidad que antes nunca tuvo y que le permite comprender las nuevas revelaciones del Espíritu Santo.

64. El camino está preparado y la puerta abierta para todo el que quiera venir hasta Mí.

65. Es estrecho el sendero, eso ha mucho tiempo que lo sabéis, nadie ignora que mi Ley y mi enseñanza son infinitamente limpias y estrictas, para que alguien pensara en reformarlas a su conveniencia o voluntad.

66. El camino espacioso y la puerta amplia no son precisamente los que lleven a vuestro espíritu a la luz, a la paz y a la inmortalidad. El camino amplio es el del libertinaje, la desobediencia, la soberbia y el materialismo, camino que los hombres en su mayoría siguen buscando al huir de su responsabilidad espiritual y del juicio interior de la Conciencia.

67. Ese camino no puede ser infinito porque no es verdadero ni perfecto, por lo tanto al encontrarse limitado como todo lo humano, un día llegará el hombre a su final, en donde se detendrá para asomarse horrorizado al abismo que marca el límite del sendero. Entonces seguirá el caos en el corazón de los que por mucho tiempo se apartaron del camino verdadero.

68. En unos habrá arrepentimiento, por lo que encontrarán luz suficiente para salvarse; en otros surgirá la confusión ante un final que ellos considerarán injusto e ilógico; y en otros habrá blasfemia y rebeldía, mas de cierto os digo, que ese será el principio del retorno hacia la luz.

69. Os bendigo, discípulos del Tercer Tiempo, que sabéis trasponer los umbrales de este mundo para venir en busca de mi Espíritu. Os invito a orar día por día, a congregaros para analizar y deliberar sobre mi palabra, porque son éstos los últimos tiempos en que la tenéis en esta forma.

70. Os invito a penetrar en el Arcano, en la sabiduría que encierra mi Obra, para que os sintáis fuertes enmedio de la lucha que estáis viviendo, en esta batalla que estáis librando.

71. El pueblo escogido, encargado de hacer luz en el mundo, está diseminado en todas las naciones, recibiendo el llamado para que viva atento a mi voz. Unos oirán mi palabra a través de mis portavoces y otros serán instruidos espiritualmente y todos seréis testigos de la verificación de las profecías, anunciadas para este tiempo. Yo conduciré vuestros pasos por la misma senda y un día os encontraréis y os reconoceréis unos a otros.

72. Habéis atravesado Eras, habéis habitado por siglos la Tierra, y en estos tiempos habéis evolucionado, y al fin os encontraréis capacitados para iniciar la comunicación espiritual con vuestro Señor y con el Mundo Espiritual.

73. Os confío un gran cargo y espero vuestra comprensión. Basad todos vuestros actos en la Ley que es rígida y estricta y así preparados caminad con temor, pero con seguridad. Sentid temor de infringir, de no obrar conscientemente, mas también tened confianza, porque Yo soy Guía y Sostén en la senda de cada uno de vosotros.

74. Vosotros sólo poseéis el presente, mas Yo sé por dónde cruzaréis el mañana y los obstáculos que encontraréis. Os digo que si tenéis fe, podréis afrontar los más grandes peligros, lanzaros a las más arriesgadas empresas, siempre seguros de mi protección.

75. Sufrid con paciencia las penalidades y si no alcanzáis a comprender el significado de vuestras pruebas, orad y Yo os revelaré su sentido, para que seáis conformes.

76. Aún no os habéis perfeccionado, no sois justos todavía y por eso encontraréis nuevas pruebas, que pulirán vuestro corazón y perfeccionarán vuestro espíritu.

77. Israel ha sido luchador desde el principio de su gran jornada, y cuando ha flaqueado por la aspereza del camino, mi voz lo ha levantado diciéndole: “Mi brazo fuerte está en vuestro brazo”, y cuando ha orado y velado y observado mis preceptos, ha gozado de mi gracia y privilegios.

78. Ya estáis viviendo los tiempos anunciados y no debéis dudar. Ya está abierto el Libro en sus últimos capítulos, para que leáis con dedicación y extraigáis su esencia. Son los tiempos graves de que os hablé con anterioridad y a pesar de su crudeza, quiero que miréis con alegría y confianza el porvenir, porque vuestros dolores no se prolongarán más allá de los límites que marca mi Ley de amor y de justicia.

79. Orad, para que seáis llenos de paz y buena voluntad; meditad, para que estéis ciertos del lugar que ocupáis espiritualmente. Para alcanzar vuestra mayor elevación, no hay un tiempo determinado, si tenéis fe, podréis dar grandes pasos en ese camino.

80. Mi manifestación a través del hombre, terminará en 1950, mas la Era del espíritu continuará y después de ese año, vendrá el desatamiento de los dones espirituales y con esto la conversión de muchos espíritus.

81. Las ramas que se han desprendido del árbol, volverán a adherirse, todos os uniréis a Mí.

82. Velad por mis revelaciones, para que mi Doctrina se mantenga limpia e intocable. El hombre está cansado de cultos limitados y busca el todo, anhela una enseñanza divina que lo salve hoy en su condición humana y mañana en su espíritu.

83. Todo aquél que se levante con anhelos o aspiraciones elevados, será ayudado y Yo le mostraré el camino más corto para llegar a Mí.

84. Cumplid con la Ley, aun cuando tengáis que sacrificar vuestro corazón o cambiar las costumbres establecidas en este mundo. No tendréis templos ni lugares de adoración, no limitaréis mi Doctrina ni vuestro campo de trabajo, vuestro hogar será el Universo, vuestra familia la humanidad y vuestro Templo mi Espíritu Divino.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s