Enseñanza 050

1. Como la alondra que abre sus alas para cubrir a sus polluelos, así mi amor se extiende sobre vosotros.

2. Esta voz que os llama es la del Divino Maestro; esta palabra, es la del que todo lo ha creado. Quién tiene poder para hacerlo todo, convertirá la piedra de vuestro corazón en su Santuario de amor y elevación, y encenderá la luz en donde sólo había tinieblas.

3. Algunos de vosotros seréis convertidos y preparados con mi Doctrina para que vayáis en busca de los que se han perdido en los desiertos, porque así contemplo la vida humana, como un desierto. Hay quienes se sienten solos en medio de millones de espíritus y quien muere de sed sin que haya quien le ofrezca un poco de agua, ahí enviaré a mis nuevos apóstoles. Quiero que mi Nombre vuelva a ser pronunciado con amor por unos y escuchado con emoción por otros, quiero que sea conocido por quienes lo ignoran. Hay hombres, ancianos, mujeres y niños que nada saben de mi existencia. Yo quiero que todos me conozcan y sepan que en Mí tienen al Padre más amoroso, quiero que todos me escuchen y me amen.

4. Es necesario que os preparéis, porque está próximo el instante en que he de hacerme sentir en vuestro espíritu. Llegaré a vosotros llamando a las puertas de cada corazón. Bienaventurado sea el que sepa darme hospedaje. A unos les pediré pan, a otros agua y como os profetizó Juan mi discípulo: “He aquí que Yo estoy a la puerta y llamo y si alguno oyere mi voz y abriere, entraré a él, cenaré con él y él Conmigo”.

5. Comprended que no serán los objetos materiales los que os venga a pedir, serán las obras de amor de vuestro espíritu, porque mi hambre y mi sed es de que os Améis los unos a los otros y de que viváis en paz.

6. Dejad que mi amor germine en vuestro corazón y mitigad con él la sed que abrasa a esta humanidad.

7. Yo no me he cansado de esperaros, vosotros sí os habéis cansado de tanto andar porque habéis hecho largo vuestro camino. Nadie tema seguirme, porque Yo seré su báculo.

8. Luchad para que la humanidad se espiritualice; si llegáis a verlo gozaréis y me daréis gracias, mas si no llegaseis a contemplarlo, no temáis, dejad sembrada la semilla, que si aquí no recogisteis el fruto, lo recogeréis en la vida que os espera. ¿Cómo será aquella vida? No os preocupéis, tened fe en ella porque es infinitamente más hermosa y perfecta que ésta en la que hoy vivís.

En vuestro lenguaje no existen palabras que describan o expresen lo divino, y si Yo os la describiese en alguna forma, no la concebiríais ni la comprenderíais. En cada morada y en cada escala que alcancéis os diré lo que ahí tengáis que saber. Sin embargo, mucho tengo que revelaros en este mundo, para que podáis elevaros hacia aquellos que os esperan sin tropezar con los obstáculos del camino.

9. Quiero que el hombre llegue a poseer la sabiduría siendo humilde y caritativo a la vez. Mirad cuántos con un poco de saber se envanecen, se sienten grandes, empuñan un cetro y se coronan ante sus hermanos.

Sed humildes de corazón, sed sencillos y accesibles y Yo os coronaré, mas no con vanidades humanas. No será menester que la humanidad contemple este galardón. No busquéis premios entre los hombres, que bien poco tienen que daros; buscad que os compense, Quién es todo justicia y todo lo posee.

10. No os detengáis en vuestra jornada, no retrocedáis en vuestra evolución; recordad con cuántos sufrimientos y vicisitudes habéis llegado hasta aquí. El Pescador de corazones os ha rescatado y os ha puesto a salvo; no volváis a mancharos. Yo os envié a la Tierra a expiar vuestras faltas y no a que las multipliquéis. No porque veáis que a cada falta os perdono, penséis que nunca pueda llegar mi justicia a vosotros y os obligue a despertar de vuestro sueño de grandeza. Dejad que la paz de mi amor os revele cuánto quiero que sepáis y que no sea el dolor de mi justicia el que os hable.

11. Aprended, aprovechad la divina enseñanza y practicadla, ésta será la forma de demostrar que aprendisteis de Mí. Mas cuando os pregunte, ¿qué hicisteis de mi amorosa lección?, no vayáis a contestar que no supisteis lo que oísteis y que todo lo ignoráis. Si vosotros que escuchasteis mis palabras, desmintieseis con vuestras obras mi amor y mi justicia, ¿qué simiente dejaríais en la Tierra?

12. En este instante quiero que oréis por las naciones del mundo, por vuestra hermana humanidad y os prometo descender hacia todos como alondra, como ya he descendido entre vosotros.

13. Con amor y regocijo contemplo que todos os habéis preparado para recibirme, unos con sus buenas obras, otros con su dolor y otros con penitencia espiritual. Por caminos de abrojos habéis tenido que pasar para llegar hasta el árbol donde trina el ruiseñor, cuyo canto da paz al corazón.

14. Cuando partisteis hacia los caminos de la vida, de la experiencia y de la evolución, ibais heredados, mas ahora que venís a escuchar mi voz que os ha sorprendido en mitad del camino, os encuentro desheredados.

15. ¿A qué herencia se refiere el Maestro? A la del espíritu, porque mientras unos la perdieron, otros la cambiaron por las vanidades del mundo. Mas llegó el instante en que sentisteis necesidad de los dones espirituales y al no encontrarlos en vuestro ser, comenzasteis a buscarlos con angustia por uno y otro sendero. Por eso os llamo frecuentemente, hijos pródigos, porque sois semejantes a aquél de quien os hablé en mi parábola.

16. En vuestro espíritu están impresas las señales de las tempestades que por él han pasado; en vuestras plantas están frescas las huellas que en ellas han dejado los cardos del camino, y en todo vuestro ser veo la fatiga de una vida que hoy comprendéis que no puede ser la eterna.

17. Vuestro espíritu vivía una larga noche de insomnio y de lágrimas, mas la esperanza que pusisteis cuando os levantasteis a buscarme, no quedó defraudada, porque una hermosa aurora vino a sorprenderos, cegando por instantes a vuestro espíritu.

18. Al fin el hijo pródigo, presente en cada corazón de los que forman este pueblo, volvió al hogar de su Padre, escuchó de nuevo su voz y se sintió acariciado con infinito amor. La vergüenza de mostrar sus vestiduras desgarradas y sus pies sin sandalias, se disipó al sentir sobre su frente el ósculo paternal, como prueba de que todo estaba perdonado por aquel Padre que por largo tiempo había estado esperando el retorno del hijo.

19. Por eso os he dicho en este día, que todos os habéis preparado para recibirme y que os habéis hecho dignos de mi caricia. Cuando habéis descansado y han cesado en vuestro pecho los sollozos, entonces vuestro Padre, transformándose en Maestro, os ha presentado su lección, para que principiéis a cumplir con la misión para la cual habéis sido creados y enviados a la Tierra.

20. Aquél que lleva en aumento su amor hacia Mí y se convierte en mi discípulo, no podrá ya después equivocar el camino. A todos los hago penetrar en mi Santuario para que mirando la pureza y la perfección que en él existen, no osen mancharlo jamás.

21. El párvulo se extasía ante mi Cátedra de Maestro, y al penetrar en la esencia de mi enseñanza, se da cuenta de que la heredad que creía haber perdido en el camino, siempre estuvo con él, mas sus ojos no la miraban, ni su corazón la sentía, porque se encontraba sordo, ciego e insensible a sus dones espirituales. Ya fuerte, seguro y confiado, amando a su Creador y sintiéndose amado por Él, tiene el deseo de volver a recorrer los caminos que dejara, mas no para perderse, sino para hacer luz en ellos, quitar los abrojos e ir al encuentro de los viajeros perdidos y orientarlos hacia aquel Árbol en donde él recobró la vida y la fe.

22. Bienaventurados los que busquen incansablemente la verdad y aún más, aquellos que habiéndola encontrado no la reserven para sí, sino que la lleven ante la humanidad, para iluminar con su luz el camino de sus hermanos.

23. Os he llamado labriegos y en verdad que podéis serlo. Os he dado el tiempo, la semilla, el agua, las tierras y las herramientas de labranza.

24. Sencillo es el sentido figurado en que os hablo, para que podáis comprender cuánto os quiero decir en estas lecciones.

25. En vuestro espíritu dejo un rocío de amor que os fecunda y acaricia. Ni en los montes, ni en los valles, ni en las flores, he derramado tanta gracia como en vosotros. Mi amor siempre os acompañará, pero esta palabra, que ahora os doy por conducto del entendimiento humano, esa no será eternamente con vosotros.

26. Oíd y guardad mis palabras en vuestro corazón. Si a la humanidad no le concedí volver a la Tierra haciéndome hombre nuevamente, como es el deseo y la creencia de muchos, tampoco os concederé que sigáis escuchándome bajo esta forma después del instante señalado, que es al concluir el año de 1950. Hoy todavía no sabéis lo que tengo dispuesto para vosotros después de este tiempo.

27. Voy a prepararos para que curéis a los enfermos, para que consoléis a las viudas y a los huérfanos, para que convirtáis a los pecadores con palabras de potestad, para que sanéis a los leprosos y llenéis de luz el camino espiritual de vuestros hermanos.

28. Nuevamente os estoy heredando y confiando la Semilla de la Vida, del Amor y de la Espiritualidad. No os desheredéis más en vuestra vida.

29. Os dejo mi paz, porque Yo soy la Paz que se extiende sobre el mundo, semejante a las alas de la alondra que cubre a sus polluelos en el nido. ¿Cuándo llegaréis a ser espiritualmente como alondras de paz?

30. Os he hecho nacer en este nido de amor, en donde nunca os ha faltado el sustento y en donde mi enseñanza llena de gozo a vuestro corazón. Aún estáis débiles, vuestras alas no han crecido, el plumaje es escaso, pero llegará el día en que os sentiréis fuertes para remontar el vuelo, cruzar las distancias y desafiar la furia de los vientos. No imitéis a los que han querido abandonar el nido antes de tiempo y han caído por tierra, porque aún no han sabido batir sus alas. Esperad a que Yo os marque el camino y entonces no os perderéis. Como parvada de alondras os diseminaréis, llevando la rama de oliva, como símbolo de paz y formaréis nuevos nidos en el follaje de los árboles.

31. Me preguntáis: “¿Por qué he venido en este tiempo entre vosotros?” Yo os digo: ¿No os dais cuenta de todo lo que pasa a vuestro alrededor? ¿No sabéis que lo que en el mundo ha acontecido en los últimos tiempos y lo que pasa en el presente son anuncio de mi llegada y de mi presencia entre los hombres?

32. Mirad cómo la guerra ha envuelto a las naciones más adelantadas, la maldad ha alcanzado su más alto grado de desarrollo, la mentira es tomada como si fuera verdad, la humanidad con su ciencia al revelarle grandes misterios la ha utilizado para la destrucción y, ¡cuántas actividades impuras ha consagrado el hombre como buenas! Entonces es cuando me presento delante de vosotros para iluminar vuestra mente y deteneros en vuestra carrera hacia el abismo.

33. Os hablo con mi verdad eterna y os digo: Si buscáis placeres y ciencia, en Mí encontraréis la verdadera ciencia y el verdadero goce.

34. ¡Cuán pequeño es vuestro planeta, y sin embargo cuán distante vivís unos de otros, cuánta división existe en vuestro mundo!

35. El hombre ya no es ignorante, su evolución espiritual e intelectual es grande, por lo tanto, su responsabilidad en esta hora de prueba también es muy grande. Podrá decir el hombre de este tiempo que ignoraba mis leyes y mi justicia, mas esto no es verdad, porque dentro de sí lleva un espíritu de luz. Es que el espíritu cede ante las tentaciones y atracciones del mundo, ante cuyas plantas deposita sus dones e inclina su cerviz.

36. Humanidad: Por amor a vos he descendido y me he materializado en esta forma, mi Espíritu baja a los abismos y mi caridad se extiende para salvar a la oveja descarriada. Vengo a enseñaros a orar y a pedir con el espíritu y no con los labios, porque el cuerpo no es el que debe pedir, sino el espíritu es quien sabe lo que ambos necesitan, ya que os di la palabra para que os comunicaseis con vuestros hermanos.

37. El lenguaje del espíritu está más allá de vuestro idioma y de vuestro pensamiento.

¿Cómo va a poder expresar la materia lo que siente el espíritu? Siempre tendrán que ser pobres esas expresiones e imperfectas esas manifestaciones de oración. Siempre hablará mejor al Padre una lágrima que se desprenda de vuestros ojos y que muchas veces nadie ve, un sollozo que se ahogue en vuestro pecho, un dolor que me ofrezcáis en silencio y que apuréis con paciencia, o vuestras obras buenas que hacia Mí elevarán su esencia como de las flores se desprende su fragancia.

38. Estoy justificando mi presencia entre vosotros con mi enseñanza. Alguno dirá: “Maestro, es difícil practicar vuestra Doctrina y quizá impropia de nuestra Era materialista”. Mas os digo: Eso mismo dijeron en el Segundo Tiempo de mi palabra y sin embargo, los gentiles y los paganos, fueron los que más pronto se convirtieron a ella.

39. Así como os anuncié estos tiempos de grande amargura, también os digo, que pasada esta confusión, vendrá la armonía entre la humanidad.

40. Los soberbios, los engrandecidos, los faltos de caridad y de justicia, serán retenidos un tiempo en el Más Allá, para que el bien, la paz y la justicia progresen en la Tierra y dentro de ella crezcan la espiritualidad y la buena ciencia. No será necesario que hagáis una vida mística para agradarme, ni será obligado ninguno a seguirme, porque las obras que en forma obligada me ofrecieres no serán recibidas por vuestro Señor. Hasta Mí llegan tan sólo las obras de buena voluntad, los impulsos sinceros, el amor espontáneo. Tampoco quiero que me sirváis por temor a un castigo, ya es tiempo de que sepáis que Dios no castiga a sus hijos, por lo tanto, no me laceréis más con vuestros malos juicios.

41. Que no os guíe jamás el interés, ni deis algo pensando de antemano en la recompensa, porque eso ni es amor ni es caridad. No espere vuestro espíritu recoger en el mundo amor, como recompensa a sus buenas obras, porque no habéis venido a la Tierra a recoger amor, sino a sembrarlo. La cosecha no es de este mundo.

42. Los que han cumplido con su misión en esta vida, la han abandonado con la paz en su corazón, con la sonrisa en los labios, llenos de satisfacción y humildad, bendiciendo a todos, sin pensar en todo el dolor que recogieron a cambio del amor que sembraron. Yo soy la Compensación perfecta y justa a vuestras obras. No olvidéis que os dije: “Cuanto hiciereis con vuestros hermanos, lo estaréis haciendo Conmigo”.

43. Si por un breve acto de arrepentimiento y de elevación espiritual, desciende sobre estas materias mi Rayo divino y pongo en sus labios la palabra que interpreta mi divina enseñanza que os conmueve y os hace estremecer con su amor, ¿qué os dará el Padre, cuando en aquel Más Allá os presentéis llenos de méritos en vuestro espíritu?

44. He llegado a deciros: “Pedidme mi cetro y os lo daré”. Sí, mis hijos, sabed pedir y todo se os dará, que si algún día os hicieseis dignos de mi cetro, Yo no os lo negaría; mas quiero que analicéis bien esta palabra para que no os confundáis.

45. Muchos hombres de reconocida sabiduría en el mundo, no podrán reconocerme bajo esta forma y me negarán, mas no por ello os sorprendáis, ya os lo anuncié tiempo ha cuando os dije: “Bendito seáis Padre, que revelasteis a los humildes tu Verdad y la ocultasteis a los sabios y entendidos”. Mas no es porque Yo oculte mi Verdad a nadie, sino más bien porque los limpios de entendimiento, en su pobreza o insignificancia, pueden sentirme mejor, mientras que los hombres de talento cuyo entendimiento está lleno de teorías, de filosofías y dogmas, no pueden comprenderme ni sentirme. Mas la Verdad que es para todos, llegará a cada quien en el instante marcado.

46. Muchos llegarán a deciros que no soy Yo quien os habla, que no es mi esencia divina la que se derrama en esta palabra; entonces algunos de vosotros dudarán y en su angustia me dirán: “¿Maestro, cómo es posible que pierda yo la fe y tenga que caminar sin Ley y sin Dios?” Mas de cierto os digo, que quien me ha sentido y me ha visto, no puede negarme ya.

47. Un torbellino de ideas y de tinieblas ha mucho tiempo que desunió a los hombres. Un torbellino de luz en este tiempo los unirá. La Torre de Babel que los hombres construyeron ha sido destruida, mas en el corazón de los pueblos y de las razas, esa torre de soberbia ha seguido creciendo. Sólo un torbellino espiritual puede derribarla y esa tempestad comienza a estremecer sus cimientos y sus muros, mas cuando esta torre haya sido destruida, ahí, en su lugar, se levantará otra, la que no podrá ser destruida, porque sus cimientos firmes, no serán de desunión, sino de fraternidad y de armonía.

48. Para ayudaros a comprender mis lecciones os digo: Recibidme en vuestro corazón, para que podáis entender la Doctrina que vengo a revelaros en este tiempo. Esta palabra que os entrego es el nuevo Testamento que os llevará a la Vida Eterna.

Bienaventurado el que reconozca las virtudes de esta palabra, porque en el Más Allá reconocerá las virtudes que ahí existen. No pidáis pruebas para creer, porque imitaríais a los pueblos paganos de la antigüedad, y éstos son ya otros tiempos. No llevéis vuestra materialidad y vuestra duda al grado de negar y hasta de dar muerte a vuestros profetas, como hicisteis en el Primer Tiempo. Habéis reencarnado para dar un paso adelante en el camino de la evolución, no para permanecer estacionados en una misma lección. Si mi nueva enseñanza es más profunda, ved cómo Yo mismo vengo a explicarla, para que la comprendáis.

49. Todos recibís la misma enseñanza, sin embargo, no todos tenéis el mismo número de reencarnaciones. Vivís en el Tercer Tiempo y todavía hay quienes no saben en dónde están, ni cuál es la verdad, ni cuál es el camino certero.

50. Este es el Tiempo de la Luz y del espíritu, y muchos no conocen aún el verdadero culto a Dios; mientras unos no llevan un átomo de temor a mi justicia, otros temen a Dios de un modo erróneo e injustificado.

Yo digo a mis discípulos, que el hombre debe de temer de sí mismo, porque él es el que obra, el que edifica o destruye. Cuán injustos os mostráis Conmigo, cuando en medio del dolor que os vais labrando, me decís: “¿Señor por qué me castigáis?” Yo no pongo corona de espinas sobre la cabeza de mis hijos ni sobre sus hombros la pesada cruz. Ellos se sentencian, se coronan y se abruman de penalidades.

51. Jesús, el Justo, aceptó la corona que le deparasteis y la cruz que le impusisteis, porque su sacrificio y su sangre eran los únicos dignos de trazaros con su ejemplo el camino por el que debéis ascender para limpiaros de vuestros pecados.

52. Soy vuestro Juez, mas mi juicio que es inapelable e inexorable, nace del AMOR.

Hoy vengo a juzgar a vivos y a muertos, mas sabed entender cuáles son los vivos y cuáles son los muertos. Soy Resurrección y Vida, y estoy resucitando a los que habían muerto a la Verdad. Vengo como Rey, mas no traigo corona de vanidad, porque mi Reino es de humildad. Para muchos soy el muerto que resucita, porque he venido en Espíritu a la humanidad a decirle nuevamente: “Mi Reino no es de este mundo”, y que para oír la voz de vuestro Rey y Señor, es menester elevar el espíritu para así llegar a Él.

53. El que durante su estancia en la Tierra ha sucumbido a las tentaciones y ha sido esclavo del mundo y de sus pasiones, tendrá que sorprenderle la muerte sin fortaleza ni elevación en el espíritu, que es como si llevase en sí la muerte.

54. Al mal le levantaron tronos en el mundo y se le rinde culto en todas las formas. Al bien se le escarnece y se le combate, como si fuera perjudicial o inútil; mas si mi voz viene a llamaros desde la eternidad para que lleguéis a Mí por la senda del bien, que es la única que al Padre conduce, es porque Yo soy vuestro Creador y porque me pertenecéis.

Si os busco es porque os amo y no quiero que ninguno pierda la felicidad que para todos tengo preparada. Como ladrón he venido a sorprenderos, mas si algo he venido a buscar, es a vuestro espíritu. Si os he visto cargando una pesada cruz, no habría Yo de venir a aumentar su peso con mi juicio, antes bien he venido a ayudaros a llevarla.

55. En verdad os digo, que aún no puedo pediros obras perfectas, porque nacéis y vivís en el pecado; mas os aseguro que de vuestro corazón haré brotar virtudes con el poder de mi palabra. Los dones que hay en vuestro espíritu y que la humanidad cree que pertenecieron sólo a los justos y a los profetas de otro tiempo, surgirán ahora aun en los grandes pecadores, y por medio de estos dones se salvará la humanidad.

56. Sed tengo de vuestro amor, hambre de vuestra paz, mas si vosotros también tenéis hambre y sed, ¿qué podréis darme? Vuestro cumplimiento espiritual es de paz; velad y orad para que hagáis realidad ese don que os he confiado. Orad brevemente en cada día, y el resto de vuestro tiempo empleadlo en cumplir con vuestros deberes espirituales y también materiales.

57. Decid a la humanidad que el camino de los pecadores lo he iluminado para que puedan escapar del abismo. Vengo en busca de los perdidos, porque los justos ya están Conmigo.

58. Os enseñaré a marchar por el mundo con mansedumbre al mismo tiempo que con firmeza. Cuando se inició mi comunicación en este tiempo, ¿quién podría haberos dicho de todas las complacencias espirituales que ibais a gozar?

59. Escudriñasteis las profecías de los tiempos pasados y comprobasteis que estaba anunciada mi nueva manifestación, mas cuando tuvisteis la comunicación de María, vuestra Madre Celestial, hubo quien se preguntara: “¿También la presencia de María estaría anunciada?” De cierto os digo, que si interpretaseis bien las profecías de Juan el Apóstol, encontraríais que su presencia habría de ser también en este tiempo.

60. ¡Cuántos de los que forman parte de este pueblo ni siquiera han escudriñado las Escrituras, porque la intuición de su espíritu y la fe de su corazón les han dicho desde muy adentro: “Es el Divino Maestro”. “Es nuestra Madre Espiritual”!

61. En verdad os digo, que doquiera se manifieste mi Espíritu, ahí estará presente la ternura y la dulzura de María.

62. ¿Por qué muchos la han desconocido? Pensad que si Ella tan sólo hubiese existido como mujer y su misión se hubiese reducido a traer al mundo el cuerpo donde el Verbo se manifestó, no os la hubiese dejado cual Madre al pie mismo de la cruz, ni mis discípulos la hubiesen reconocido como a su propia Madre, después de que el Maestro partió.

En este tiempo, en que parte de la humanidad niega su Pureza y Divinidad, otra parte si la reconoce como Madre Universal, pero la adoran con cultos fanáticos, ignorantes e idólatras. Os envío mi luz y os concedo Su presencia, para que a través de Su palabra que vierte esencia maternal, ternura infinita y consuelo divino, os levantéis entre la humanidad, llevando en vuestro corazón un Santuario donde vuestra más tierna ofrenda sea aquella que dediquéis a vuestra Madre Celestial.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s